EN RÓTERDAM CON MA­RÍA LEÓN

Que­dó arra­sa­da en la II Gue­rra Mun­dial y se con su ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia. Con Ma­ría de León, via­ja­mos has­ta la ciu­dad por­tua­ria y cos­mo­po­li­ta don­de se res­pi­ra el

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Fo­tos: rein­ven­tó fu­tu­ro.

MER­CE­DES AGUI­LAR

Iz­da., en el Mu­seo Kunst­hal. Aba­jo, ska­ters an­te al puen­te Eras­mo y es­cul­tu­ra de Henk Visch. A la dcha., res­tau­ran­te en el Markt­hal. De­sin­hi­bi­da y to­le­ran­te, con una in­ten­sa vi­da noc­tur­na y una in­creí­ble ofer­ta cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­ca y de shop­ping, des­cu­brir es­ta ciu­dad es una ex­pe­rien­cia fas­ci­nan­te y cos­mo­po­li­ta, ya que en ella con­vi­ven 170 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes. El puen­te Rijn­ha­ven­brug, jus­to al la­do del Ho­tel New York, nos lle­va al ba­rrio de Ka­te­drecht, una de las zo­nas de mo­da. Allí des­ta­can el Fe­nix Food Fac­tory, un pe­que­ño mer­ca­do de co­mi­da or­gá­ni­ca, don­de es ha­bi­tual en­con­trar a gen­te to­man­do al­go con una cer­ve­za. ¿Una su­ge­ren­cia al­ter­na­ti­va? El res­tau­ran­te Pos­se, una na­ve con ai­re re­tro don­de, ade­más de co­mer, po­déis dis­fru­tar de ga­le­ría, li­bre­ría y tien­da. Otro ba­rrio en au­ge es Kruis­plein/kruis­ka­de. En él co­mien­za Chi­na Town y, aun­que has­ta ha­ce po­co tiem­po es­ta no era la me­jor zo­na de la ciu­dad, los jó­ve­nes em­pren­de­do­res es­tán apos­tan­do por ella. Me­re­ce la pe­na pro­bar res­tau­ran­tes co­mo Sha­re Di­ning, don­de se apli­ca el con­cep­to de “to­do pa­ra com­par­tir”. Y me gus­tó es­pe­cial­men­te el res­tau­ran­te Ay­la, con cocina me­di­te­rrá­nea con un to­que con­cep­tual, a cu­yo fren­te es­tá el chef Het­te Het­te­ma.

La Ca­pi­lla Six­ti­na, en un mer­ca­do

Ha­cer shop­ping en Róterdam es to­da una ex­pe­rien­cia que pa­sa, en pri­mer lu­gar, por el Markt­hal, el mer­ca­do in­te­rior más grande de Ho­lan­da. Di­se­ña­do por el es­tu­dio MVRDV, al­ber­ga en su in­te­rior un cen­te­nar de pues­tos de pro­duc­to lo­cal y una grandiosa obra de ar­te: el Cuerno de la abun­dan­cia, de los ar­tis­tas Arno Coe­nen e Iris Ros­kam, rea­li­za­da con más de 4.000 azu­le­jos. Es­te me­ga­mu­ral, con gi­gan­tes­cos pe­ces, fru­tas y ve­ge­ta­les, es co­no­ci­do por mu­chos co­mo la Ca­pi­lla Six­ti­na de la ar­qui- tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. En el mer­ca­do en­con­tra­réis, en­tre otras co­sas, las flo­res de las que es­te país es un gran pro­duc­tor –¡y que no so­lo son tu­li­pa­nes!–. En las in­me­dia­cio­nes, los mar­tes y los sá­ba­dos po­dréis dis­fru­tar del mer­ca­di­llo Bin­nen­rot­te, ubi­ca­do don­de es­tu­vo el pri­mer asen­ta­mien­to de la ciu­dad. Muy cer­ca de allí tam­bién po­dréis dis­fru­tar de las fa­mo­sas ca­sas cú­bi­cas del ar­qui­tec­to Piet Blom, que se cons­tru­ye­ron en los años 80. Pa­ra Blom, una ca­sa cú­bi­ca era co­mo una ca­ba­ña en lo al­to de un ár­bol, así que él veía su di­se­ño co­mo un ár­bol abs­trac­to y el com­ple­jo total co­mo un bos­que. Nues­tra ru­ta de shop­ping si­gue por Nieu­we Markt, con tien­das ma­ra­vi­llo­sas co­mo Pan­tou­fle (di­se­ño re­la­ja­do de ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa), Ima­gi­ne (mul­ti­mar­ca), Very Cherry (vin­ta­ge), Louen (con mu­cho es­ti­lo) o Fleur (mo­da mi­ni­ma­lis­ta). Y en­tre tien­da y tien­da, na­da me­jor que re­po­ner fuer­zas en Sa­joer, un jui­ce

¿Dos pun­tos que no de­bes de­jar de ver? El Markt­hal y las ca­sas cú­bi­cas de Piet Blom.

Izq., an­te el Ayun­ta­mien­to, du­ran­te el bi­ci­to­ur. Dcha., edi­fi­cio Ca­lip­so, del ar­qui­tec­to Wi­lliam Al­sop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.