El gran amor de Au­drey

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA MORATÓ

A HU­BERT DE GI­VENCHY

le gus­ta­ba re­cor­dar có­mo co­no­ció a la ac­triz que se con­ver­ti­ría en su mu­sa y su me­jor ami­ga. Él te­nía 25 años y aca­ba­ba de abrir su pro­pio sa­lón de cos­tu­ra cuan­do le anun­cia­ron que la “se­ño­ri­ta Hep­burn” acu­di­ría a ver­le. Aun­que Au­drey ya era una fa­mo­sa es­tre­lla de Holly­wood tras el éxi­to de Va­ca­cio­nes en Ro­ma, en Fran­cia aún no se ha­bía es­tre­na­do la pe­lí­cu­la y era una des­co­no­ci­da. A fi­na­les de ju­lio de 1953, la ac­triz se pre­sen­tó de ma­ne­ra ines­pe­ra­da en el es­tu­dio de Gi­venchy en Pa­rís pa­ra en­car­gar­le el ves­tua­rio de su si­guien­te pe­lí­cu­la, Sa­bri­na. Cuan­do el mo­dis­to sa­lió a re­ci­bir­la pen­só que se tra­ta­ba de la ac­triz Kat­he­ri­ne Hep­burn y se que­dó sor­pren­di­do al en­con­trar­se fren­te a una jo­ven en­can­ta­do­ra ves­ti­da muy chic, con pan­ta­lón to­bi­lle­ro, ca­mi­sa blan­ca, bai­la­ri­nas y una dia­de­ma que su­je­ta­ba su me­le­na cor­ta. Con­ge­nia­ron de in­me­dia­to y, aun­que él no po­día en­car­gar­se del di­se­ño del ves­tua­rio de Sa­bri­na por­que no ha­bía tiem­po, le pro­pu­so que eli­gie­ra al­gu­nos modelos de su nue­va co­lec­ción. Las pren­das, en­tre ellas un ves­ti­do blan­co de fies­ta bor­da­do con flo­res y con lar­ga co­la des­mon­ta­ble, fue­ron uno de los acier­tos de la pe­lí­cu­la. Pa­ra am­bos aquel en­cuen­tro fue al­go más que el ini­cio de una re­la­ción pro­fe­sio­nal. Jun­tos com­par­ti­rían 40 años de com­pli­ci­dad y sin­ce­ra amis­tad. Gi­venchy es­tu­vo a su la­do en los mo­men­tos más im­por­tan­tes y di­fí­ci­les de la vi­da de Au­drey. Cuan­do a fi­na­les de 1992 fue ope­ra­da de un tu­mor ma­ligno en Los Án­ge­les, los mé­di­cos des­cu­brie­ron que el cáncer ya se ha­bía ex­ten­di­do y no ha­bía cu­ra­ción po­si­ble. La ac­triz le pi­dió a su es­po­so y a sus hi­jos que la de­ja­ran re­gre­sar a su ca­sa de cam­po en Sui­za; que­ría mo­rir en La Pai­si­ble, su ho­gar du­ran­te más de 30 años. Pa­ra la fa­mi­lia, tras­la­dar­la en avión era com­pli­ca­do, por­que las com­pa­ñías no acep­tan pa­sa­je­ros en­fer­mos. Ade­más los mé­di­cos les des­acon­se­ja­ron el via­je de­bi­do a su es­ta­do. Creían que no lle­ga­ría con vi­da.

SIN EM­BAR­GO,

sus de­seos fue­ron cum­pli­dos y el 20 de di­ciem­bre Au­drey des­can­sa­ba en su re­fu­gio al pie de los Al­pes. Gi­venchy fle­tó un jet pri­va­do y lle­nó su in­te­rior de ro­sas blan­cas pa­ra ha­cer­le más lle­va­de­ro el via­je des­de Ca­li­for­nia has­ta Sui­za. A ella, que no le gus­ta­ba de­rro­char y se ne­ga­ba a via­jar en pri­me­ra, aquel ges­to de su in­con­di­cio­nal ami­go la con­mo­vió. Cuan­do su hi­jo Sean se lo con­tó, sus ojos se lle­na­ron de lá­gri­mas de ale­gría y gra­ti­tud. Le pi­dió en­ton­ces que le lla­ma­ra por te­lé­fono pa­ra des­pe­dir­se de él. Aun­que ape­nas po­día ha­blar, le su­su­rró: “Oh, Hu­bert… es­toy tan emo­cio­na­da”. Él le res­pon­dió: “Tú has si­do lo más im­por­tan­te de mi vi­da”. Un mes más tar­de, Au­drey Hep­burn fa­lle­cía se­re­na ro­dea­da de sus se­res que­ri­dos. Te­nía 63 años y, has­ta su úl­ti­mo mo­men­to de lu­ci­dez, no ol­vi­dó la ge­ne­ro­si­dad de Gi­venchy. El di­se­ña­dor fue una de las cin­co per­so­nas que por­ta­ron el fé­re­tro de la ac­triz que fue en­te­rra­da en una ín­ti­ma ce­re­mo­nia. Aho­ra que el gran maes­tro de la edad de oro de la al­ta cos­tu­ra nos ha de­ja­do es un buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar es­ta anéc­do­ta que de­mues­tra has­ta don­de lle­gó su ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de amor y de amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.