LAS jo­yas DE Ju­lie­ta

La fir­ma Sua­rez ce­le­bra su 75 aniver­sa­rio con pro­yec­tos ex­tra­or­di­na­rios, co­mo la co­lec­ción Romeo y Ju­lie­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda - Por ANA SAN­TOS Fo­tos: M. MATENCIO

Pa­ra re­fe­rir­se a las em­pre­sas fa­mi­lia­res hay un re­frán que di­ce: “Abue­lo fun­da­dor, hi­jo gas­ta­dor y nie­to men­di­go”, pe­ro la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la di­nas­tía jo­ye­ra Sua­rez acos­tum­bra a es­cu­char­lo con una son­ri­sa por­que la fir­ma ce­le­bra es­te año el 75 aniver­sa­rio de su fun­da­ción y lo ha­ce en ple­na for­ma. La tien­da-ta­ller que abrió Emi­li­ano Suárez Faf­fián en 1943 en el cas­co vie­jo de Bil­bao, y que he­re­da­ron sus hi­jos Emi­li­ano y Benito sien­do vein­tea­ñe­ros, se ha con­ver­ti­do en la mar­ca es­pa­ño­la de al­ta jo­ye­ría más pres­ti­gio­sa y ya cuen­ta con 20 tien­das en nues­tro país. Pe­ro los tres hi­jos de Benito y los nie­tos de la sa­ga, Emi­li­ano, Ga­briel y Juan Suárez Pas­cual –el pri­me­ro, res­pon­sa­ble de mar­ke­ting, y el úl­ti­mo, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Aris­to­crazy, la otra “jo­ya” del gru­po Sua­rez–, for­man par­te de un equi­po que no se ha dor­mi­do en los lau­re­les del éxi­to y que ha pues­to en mar­cha una evo­lu­ción que afron­ta el fu­tu­ro con nue­vos có­di­gos. “Con­ta­mos con un le­ga­do, una tra­di­ción y un gran pres­ti­gio, pe­ro Sua­rez ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos años. La cri­sis nos ha ser­vi­do pa­ra me­jo­rar mu­chas co­sas en la em­pre­sa y re­plan­teár­nos­lo to­do. Des­de el pro­duc­to que ha­ce­mos a la for­ma de co­mu­ni­car­lo –ex­pli­ca Ga­briel Suárez, di­rec­tor crea­ti­vo–. Du­ran­te una épo­ca he­mos si­do muy ro­sas, pe­ro aho­ra en nues­tras pre­sen­ta­cio­nes no hay pho­to call ni ape­nas ce­le­bri­ties, so­lo ha­bla­mos de jo­yas. Pa­ra no­so­tros si­gue sien­do fun­da­men­tal esa clien­ta que busca un za­fi­ro mon­ta­do a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, y por su­pues­to lo va­mos a se­guir ha­cien­do, pe­ro tam­bién lle­ga­mos a un pú­bli­co más jo­ven. Has­ta ha­ce

“Aho­ra so­mos más trans­gre­so­res y ese ni­vel de CREA­TI­VI­DAD nos trae un pú­bli­co jo­ven”, di­ce Ga­briel Suárez, di­rec­tor crea­ti­vo.

po­co no en­tra­ban en nues­tras tien­das mu­je­res me­no­res de 35 años, sal­vo que fue­ran a ca­sar­se y bus­ca­ran un ani­llo o un re­ga­lo de com­pro­mi­so. Pe­ro eso ya no es así en ab­so­lu­to”.

Clien­tas mi­llen­nials

No hay más que echar un vis­ta­zo a las úl­ti­mas crea­cio­nes de la fir­ma, co­mo la co­lec­ción Romeo y Ju­lie­ta, to­da una de­cla­ra­ción de buen di­se­ño con­tem­po­rá­neo pa­ra to­das las eda­des. O la que han lla­ma­do Orión, en­fo­ca­da a las mi­llen­nials, for­ma­da por pe­que­ñas pie­zas con pre­cios des­de 350 €. “Aho­ra vie­nen chi­cas jó­ve­nes mos­tran­do un pan­ta­lla­zo de Ins­ta­gram pa­ra ad­qui­rir su pri­me­ra jo­ya im­por­tan­te”, cuen­ta Ga­briel. La lí­nea Los amu­le­tos de Fri­da, un su­til ho­me­na­je al Día de los Muer­tos me­xi­cano, ha si­do un enor­me éxi­to de ven­tas. Y la co­la­bo­ra­ción con el ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar cán­ta­bro Oku­da ha da­do lu­gar a una co­lec­ción cáp­su­la de seis pie­zas que ha cautivado a los aman­tes de la jo­ye­ría y el ar­te. “Nues­tro sec­tor es muy con­ser­va­dor y no le gus­ta el ries­go. Pe­ro de acuer­do

En ju­nio ve­rá la luz otra co­lec­ción muy ES­PE­CIAL, ins­pi­ra­da y de­di­ca­da al can­tan­te e icono Tino Ca­sal.

con mi padre, que siem­pre se ha ocu­pa­do del di­se­ño y si­gue sien­do el úl­ti­mo fil­tro, asu­mi­mos que te­nía­mos que ser más trans­gre­so­res. Y es­te ni­vel de crea­ti­vi­dad, que siem­pre su­ma, nos trae nue­vo pú­bli­co jo­ven”, ex­pli­ca Ga­briel, que iba pa­ra pe­rio­dis­ta pe­ro no pu­do re­sis­tir­se a la tra­di­ción fa­mi­liar. Por­que lo que en Sua­rez per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble des­de ha­ce 75 años (y no va a cam­biar) es el pro­ce­so 100% ar­te­sa­nal que hay de­trás de cada pie­za. Ellos son los que via­jan pa­ra se­lec­cio­nar y com­prar las pie­dras – fun­da­men­tal­men­te en Asia–, los que di­se­ñan to­das y cada una de las jo­yas y los que las ela­bo­ran a mano en ta­lle­res de Es­pa­ña e Ita­lia. “Que­da­mos po­quí­si­mos jo­ye­ros de ver­dad. La reali­dad es que el 90% de los jo­ye­ros de to­do el mun­do va a las fe­rias y ad­quie­re el pro­duc­to ya ter­mi­na­do”, cuen­ta Ga­briel. Es­ta fi­lo­so­fía es la que ex­pli­ca, en par­te, sus re­ser­vas a in­ter­na­cio­na­li­zar la mar­ca a cor­to pla­zo. “He­mos re­ci­bi­do ofer­tas, pe­ro que­re­mos ha­cer­lo con nues­tro pro­pio equi­po y man­te­nien­do in­tac­to el ADN de Sua­rez”, apun­ta Ga­briel. En es­ta nue­va eta­pa tam­bién ha te­ni­do mu­cho que ver có­mo ha cam­bia­do la for­ma de com­prar y lle­var jo­yas. Las mu­je­res ya no siem­pre es­pe­ran a que se las re­ga­len, sino que son ellas quie­nes las ad­quie­ren. Y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de­man­dan pie­zas pa­ra lle­var a dia­rio, sin te­ner que li­mi­tar­se a lu­cir­las con un ves­ti­do lar­go en una fies­ta. De he­cho, aun­que en es­te sec­tor las ten­den­cias evo­lu­cio­nan des­pa­cio –“lo que en mo­da du­ra un año, en jo­ye­ría du­ra 10”, apun­ta el di­rec­tor crea­ti­vo de Sua­rez–, las jo­yas muy vo­lu­mi­no­sas ape­nas se lle­van y el oro ama­ri­llo ha ce­di­do el trono al oro blan­co y ro­sa. “In­clu­so no me sien­to có­mo­do cuan­do se aso­cia nues­tra mar­ca al tér­mino lu­jo; si lo bus­cas en el dic­cio­na­rio su sig­ni­fi­ca­do me re­sul­ta ex­ce­si­vo y ex­clu­yen­te”, ar­gu­men­ta Ga­briel. “De­ma­sía en el adorno, la pom­pa y el re­ga­lo”, di­ce la RAE; y aho­ra Sua­rez ex­plo­ra otros mun­dos. Pa­ra con­me­mo­rar el 75 aniver­sa­rio que na­die pien­se en gran­des fas­tos. La ce­le­bra­ción con­sis­te en tra­ba­jar más que nun­ca pa­ra sor­pren­der con una nue­va co­lec­ción prác­ti­ca­men­te cada mes. Una de ellas, im­pen­sa­ble ha­ce años, ha si­do la in­cor­po­ra­ción de un nue­vo “bi­cho” a la ya icó­ni­ca lí­nea Ma­kech, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción con la can­tan­te y ac­triz Chrys­ta Bell, úl­ti­ma mu­sa del ci­neas­ta David Lynch. Y en ju­nio asis­ti­re­mos a un ho­me­na­je en for­ma de jo­yas a Tino Ca­sal, can­tan­te glam y fi­gu­ra in­dis­cu­ti­ble de la Mo­vi­da ma­dri­le­ña. Las de­más irán bri­llan­do en los pró­xi­mos me­ses. Y años.

Va­rias pie­zas de la co­lec­ción Romeo y Ju­lie­ta.

Arri­ba, col­gan­te de oro y pie­dras pre­cio­sas con una es­pa­da de qui­ta y pon que atra­vie­sa el di­se­ño del co­ra­zón. En el cen­tro, pen­dien­te fle­cha.

So­bre es­tas lí­neas, otro de los pen­dien­tes de la co­lec­ción, con pie­zas arries­ga­das y otras de lí­nea más clá­si­ca. Col­gan­te con Cu­pi­do en oro ro­sa, oro blan­co y bri­llan­tes.

Ani­llo con se­cre­to: se abre y su in­te­rior es igual de so­fis­ti­ca­do y tra­ba­ja­do.

Pen­dien­te fle­cha ar­ti­cu­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.