10 EL DE­CÁ­LO­GO DE CHIMAMANDA

Fe­mi­nis­ta, es­cri­to­ra y ma­dre, la ni­ge­ria­na Chimamanda Ngo­zi Adi­chie sal­tó a la fa­ma en 2012 gra­cias a su char­la TED, To­dos de­be­ría­mos ser fe­mi­nis­tas, que acu­mu­la más de cua­tro mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en You­tu­be. En 2016, Ngo­zi usó su per­fil de Fa­ce­book

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Sé una mu­jer ple­na.

“La maternidad es ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro no te de­fi­nas so­la­men­te a tra­vés de ella”, di­ce Ngo­zi. Tra­ba­jar, via­jar o dis­fru­tar de tu ocio tam­bién es un men­sa­je po­si­ti­vo pa­ra tus hi­jos.

Haz­lo to­do en equi­po.

“A ve­ces, las ma­dres, tan con­di­cio­na­das por ha­cer­lo to­do ellas, son cóm­pli­ces a la ho­ra de re­du­cir el pa­pel del pa­dre”, avi­sa la es­cri­to­ra. No es so­lo cues­tión de com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des, sino de que tus hi­jos asu­man esa igual­dad en el te­rri­to­rio do­més­ti­co co­mo al­go na­tu­ral. El pa­dre de tus hi­jos no te es­tá ayu­dan­do, tam­bién es su tra­ba­jo.

De­se­cha los ro­les de gé­ne­ro.

No hay ju­gue­tes pa­ra chi­cos y ju­gue­tes pa­ra chi­cas. Lo mis­mo pa­sa con los co­lo­res. Y con las emo­cio­nes: llo­rar o ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos no es pa­tri­mo­nio de las chi­cas. “Por­que eres una ni­ña” no es una ra­zón vá­li­da pa­ra ab­so­lu­ta­men­te na­da”, es­cri­be Ngo­zi.

En­se­ña a tu hi­jo a amar la lec­tu­ra.

Leer en­san­cha­rá sus ho­ri­zon­tes, le ayu­da­rá a co­no­cer otras ma­ne­ras de pen­sar y a desa­rro­llar el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Aní­ma­le a co­no­cer la his­to­ria de mujeres cé­le­bres y pio­ne­ras.

Uti­li­za el len­gua­je con cui­da­do y en­sé­ña­le a ha­cer­lo.

Al­gu­nas pa­la­bras es­tán car­ga­das de pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos. Al­gu­nas pa­la­bras ha­cen da­ño. Pe­ro tra­ta de evi­tar con­cep­tos abs­trac­tos pa­ra un ni­ño, co­mo “mi­so­gi­nia” o “pa­triar­ca­do”.

Re­cha­za el fe­mi­nis­mo light ba­sa­do en la be­ne­vo­len­cia mas­cu­li­na.

“Ser fe­mi­nis­ta es co­mo es­tar em­ba­ra­za­da. O lo es­tás o no lo es­tás”. Fe­mi­nis­mo es igual­dad en to­das las fa­ce­tas y las es­fe­ras de la vi­da.

Ex­plí­ca­les que la bio­lo­gía no jus­ti­fi­ca

el com­por­ta­mien­to y que

las nor­mas so­cia­les las ha­cen los se­res hu­ma­nos y que, por eso, pue­den cam­biar­se. “A me­nu­do, se uti­li­za la bio­lo­gía pa­ra ex­pli­car los pri­vi­le­gios de los hom­bres”, ar­gu­men­ta Ngo­zi.

Ha­bla con ellos de se­xo y em­pie­za rá­pi­do.

“Es pro­ba­ble que a ve­ces te re­sul­te in­có­mo­do, pe­ro es ne­ce­sa­rio”. Ex­plí­ca­les que no es so­lo un ac­to fí­si­co, sino so­bre to­do emo­cio­nal. Y nun­ca re­la­cio­nes el se­xo con la cul­pa o la ver­güen­za.

En­sé­ña­les so­bre la di­fe­ren­cia.

“Haz que la di­fe­ren­cia sea or­di­na­ria. Haz que la di­fe­ren­cia sea al­go nor­mal”. So­bre to­do, por­que esa es la reali­dad do­mi­nan­te en el mun­do glo­bal. Le es­ta­rás ayu­dan­do a en­ca­jar me­jor en una so­cie­dad di­ver­sa.

Cuén­ta­les que no es su tra­ba­jo

gus­tar­le a na­die ni en­ca­jar en un mo­de­lo, sino ser una per­so­na rea­li­za­da, ho­nes­ta y cons­cien­te de la igual­dad del res­to de las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.