Las he­ri­das abier­tas de CA­MI­LLE Prea­ker

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - * Jor­ge Ca­rrión es au­tor de Te­les­ha­kes­pea­re (Erra­ta Na­tu­rae). JOR­GE CA­RRIÓN*

“Es bas­tan­te ex­tra­ño es­tar en ca­sa”.

Ca­mi­lle Prea­ker es adic­ta al do­lor. Cuan­do no so­por­ta la pre­sión de la reali­dad, cual­quier ob­je­to afi­la­do se con­vier­te de pron­to en un ali­vio. Sus bra­zos, sus pier­nas, su es­pal­da: to­da su piel es un te­ji­do de he­ri­das abier­tas, de cos­tras, de ci­ca­tri­ces más o me­nos lejanas. “Qué suer­te tie­nes –le di­jo a su com­pa­ñe­ra de ha­bi­ta­ción en la clí­ni­ca don­de es­ta­ban con­fi­na­das–: yo no pue­do lle­var fal­da des­de que era ado­les­cen­te”. “Me es­tás le­yen­do”, le di­ce a su aman­te ado­les­cen­te cuan­do es­te re­pa­sa con la mirada y los de­dos ca­da una de sus rui­nas cu­tá­neas. El cuer­po co­mo he­ri­da per­ma­nen­te. El cuer­po co­mo es­pe­jo del al­ma. Ca­da una de esas he­ri­das fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca­men­te abier­tas es un tú­nel mi­núscu­lo que co­mu­ni­ca el pre­sen­te con el pa­sa­do. La in­ves­ti­ga­ción que la pe­rio­dis­ta rea­li­za en su pue­blo na­tal – por­que el ase­si­na­to de dos ado­les­cen­tes lo ha con­ver­ti­do en no­ti­cia– con su pro­pia ado­les­cen­cia. Las muer­tes de hoy con la de su her­ma­na cuan­do am­bas eran de­ma­sia­do jó­ve­nes. La ma­dre de hoy con la de en­ton­ces, igual­men­te neu­ró­ti­ca, ma­ni­pu­la­do­ra, in­so­por­ta­ble, cu­yo nom­bre (Ado­ra) re­su­me su per­so­na­li­dad ob­se­si­va. El in­quie­tan­te mon­ta­je de la se­rie con­vier­te el pre­sen­te y el pa­sa­do en una úni­ca tex­tu­ra. Los flash­backs, a me­nu­do bre­ví­si­mos, se in­ser­tan en la na­rra­ción, re­pro­du­cien­do la per­cep­ción de la pro­ta­go­nis­ta, que ve al fan­tas­ma de su her­ma­na, que no ce­sa de re­cor­dar aque­llos años os­cu­ros en los rin­co­nes de la ca­sa fa­mi­liar, en las ca­lles del pue­blo, en el cam­po de fút­bol con el res­to de ani­ma­do­ras, en el bos­que de las pri­me­ras bo­rra­che­ras, los pri­me­ros be­sos, el ho­rror pri­me­ro. Pe­se a los te­lé­fo­nos mó­vi­les, el te­dio de la ju­ven­tud pro­vin­cia­na per­vi­ve, intacto. Ca­mi­lle es una mu­jer precaria, al­cohó­li­ca, en­fer­ma. Pe­ro tam­bién es una mu­jer in­te­li­gen­te, pers­pi­caz y se­duc­to­ra. No es ca­sual que su pro­fe­sión sea el pe­rio­dis­mo. Ni que ten­ga que alo­jar­se en la ca­sa ma­ter­na por­que –de­du­ci­mos– el dia­rio pa­ra el que tra­ba­ja no le pue­de pa­gar un ho­tel. La pre­ca­rie­dad es de ida y vuel­ta. El ofi­cio tam­bién pue­de ser el es­pe­jo del al­ma. Su via­je es al mis­mo tiem­po un via­je a la se­mi­lla y al in­fierno. Ca­pí­tu­lo a ca­pí­tu­lo, los ha­bi­tan­tes del pue­blo le van a re­pe­tir que es be­lla, un mi­to, desea­da. No en­tien­den que lo que ella que­ría era ser ado­ra­da. Que lo que más nos im­por­ta es que nos va­lo­re nues­tra ma­dre.o

Amy Adams in­ter­pre­ta a Ca­mi­lle Prea­ker en Sharp ob­jects.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.