ADRIA­NA UGAR­TE

Los fran­ce­ses la des­cu­brie­ron con Julieta y se enamo­ra­ron de su be­lle­za clá­si­ca y su per­so­na­li­dad. Aho­ra, se es­tre­na en el ci­ne ga­lo co­mo ob­je­to de de­seo de Ge­rard De­par­dieu. Y que­ma. Por GUI­LLER­MO ES­PI­NO­SA Fo­tos: JO­NAT­HAN SE­GA­DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

“Los sen­ti­mien­tos no se eli­gen ni se pien­san: se tie­nen y pun­to”

Sen­ci­llez. Cer­ca­nía. En­tu­sias­mo. Esas son las im­pre­sio­nes in­me­dia­tas que vie­nen a la ca­be­za cuan­do uno co­no­ce a Adria­na Ugar­te, la ac­triz ma­dri­le­ña que du­ran­te ca­si un lus­tro reinó en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la los lu­nes por la no­che, gra­cias a sus pa­pe­les de épo­ca en La Se­ño­ra y El tiem­po en­tre cos­tu­ras. Ves­ti­da con va­que­ros cla­ros y un hol­ga­do sué­ter de hi­lo blan­co, la ac­triz pi­co­tea al­go mien­tras es­pe­ra la ho­ra de pa­sar a ma­qui­lla­je. No hay una go­ta de di­vis­mo, más bien esa di­si­mu­la­da ten­sión que no­ta­mos en los ni­ños cuan­do se ven obli­ga­dos a re­tra­sar el co­mien­zo de un jue­go. En es­te ca­so, una se­sión de fo­tos. Su trans­for­ma­ción an­te la cá­ma­ra es pro­di­gio­sa, si­gue sor­pren­dien­do lo efec­ti­vos que son ca­da uno de sus pe­que­ños ges­tos, po­ses y me­dias son­ri­sas. Adria­na vuel­ve con va­rias sor­pre­sas ba­jo el bra­zo. La pri­me­ra, es la co­me­dia fran­ce­sa Enamo­ra­do de mi mu­jer, de Da­niel Au­teil, una en­tra­da a lo gran­de en la in­dus­tria gala, que la des­cu­brió gra­cias al éxi­to de Julieta, de Pe­dro Al­mo­dó­var. La se­gun­da, el estreno en no­viem­bre de Du­ran­te la tor­men­ta, un th­ri­ller so­bre­na­tu­ral con Ja­vier Gu­tié­rrez y Chino Da­rín. Y la ter­ce­ra: Netflix aca­ba de con­fir­mar que Ugar­te par­ti­ci­pa­rá en la ter­ce­ra se­rie ori­gi­nal que ro­da­rá en nues­tro país, crea­da por una mu­jer, la guio­nis­ta Ve­ró­ni­ca Fer­nán­dez, don­de in­ter­pre­ta- rá una pros­ti­tu­ta bar­ce­lo­ne­sa de los años 70 que aca­ba sien­do ca­be­za de una red de nar­co­trá­fi­co. So­bre ese pri­mer estreno, Enamo­ra­do de mi mu­jer, pro­ta­go­ni­za­da por el pro­pio Au­teil, San­dri­ne Ki­ber­lain y Ge­rard De­par­dieu, di­ce que el di­rec­tor qui­so con­tar con ella sin ha­cer­le nin­gu­na prue­ba. “Ni si­quie­ra por el idio­ma. Cuan­do que­da­mos por pri­me­ra vez, pa­re­cía ha­ber to­ma­do la de­ci­sión. Tu­vi­mos una co­ne­xión in­me­dia­ta”, re­co­no­ce. In­me­dia­ta y muy favorecedora, por­que le to­ca tra­ba­jar con au­tén­ti­cas bes­tias de la in­ter­pre­ta­ción fran­ce­sa. “Cum­plí un vie­jo sue­ño. San­dri­ne Ki­ber­lain es una ma­ra­vi-

lla de com­pa­ñe­ra; el súm­mum del chic francés: ele­gan­te de mo­vi­mien­tos y de al­ma, pura, ge­ne­ro­sa, di­ver­ti­da... Apren­dí mu­chí­si­mo ob­ser­ván­do­la, no so­lo cuan­do in­ter­pre­ta, sino en su ac­ti­tud, en có­mo se di­ri­gía a los com­pa­ñe­ros, al di­rec­tor... con una humildad im­pro­pia de una ac­triz de su ta­lla. Be­llí­si­ma. Y con De­par­dieu... yo es­ta­ba muy ner­vio­sa. Me sa­lió abra­zar­lo, no pu­de re­pri­mir­me. En cuan­to des­hi­ci­mos el abra­zo, me co­gió la mano y me di­jo: “Que­ri­da, ten­go el mis­mo ta­tua­je en la pier­na de­re­cha”. Se re­fe­ría a una pe­que­ña es­tre­lla ne­gra en la mano, que jun­to a otro pe­que­ño co­ra­zón, sin re­lle­nar, en el an­te­bra­zo son los úni­cos ta­tua­jes de la ac­triz. “Me pre­gun­tó que a qué edad me lo ha­bía he­cho y le di­je que a los 18. “Yo, a los 12”, me res­pon­dió él. Así es Ge­rard”. Co­mo to­do ta­tua­je sue­le te­ner una his­to­ria, la pre­gun­to sus mo­ti­vos. Pe­ro me res­pon­de tí­mi­da y ce­lo­sa de su pri­va­ci­dad: “No sé... son in­ti­mi­da­des [son­ríe co­lo­ra­da]. Co­sas que ocu­rren”, zan­ja sin más ex­pli­ca­cio­nes.

La mi­tad de la ima­gi­na­ción

Enamo­ra­do de mi mu­jer es una co­me­dia de gue­rra de se­xos, don­de Au­teil se ve obli­ga­do a in­vi­tar a ce­nar a un ami­go (De­par­dieu) que ha aban­do­na­do a la me­jor ami­ga de su mu­jer (Ki­ber­lain) por una jo­ven 40 años me­nor (Ugar­te). En un tono deu­dor de Woody Allen, pe­ro a la fran­ce­sa, la ce­na des­ple­ga­rá una se­rie de pen­sa­mien­tos fu­tu­ri­bles en un Au­teil enamo­ra­do de su mu­jer, sí, pe­ro dis­pues­to en su fan­ta­sía a ro­bar­le la no­via a su ami­go y huir con ella. “Es ver­dad que ha­bía una car­ga de de­seo ob­je­tua­li­za­do muy en­fo­ca­do al tó­pi­co de la lo­li­ta... y me ape­te­cía lle­var­lo a otro plano me­nos se­xual. Que se con­vir­tie­ra en un per­so­na­je con el que no so­lo quie­res acos­tar­te, sino del que te enamo­ras; ju­gar con una in­ge­nui­dad que no sa­bes si es na­tu­ral o pro­vo­ca­da. Si hay do­ble in­ten­ción o de ver­dad es tan ma­ja. Por­que es agra­da­ble, pe­ro no ton­ta. En reali­dad hay dos Em­mas en es­ta pe­lí­cu­la: la real, que es­tá en la ce­na, y la que él ima­gi­na, más ju­gue­to­na, sexy, ro­mán­ti­ca... pe­ro ya no es mi Em­ma, sino la de Da­niel”, ex­pli­ca. La pe­lí­cu­la si­gue los ra­zo­na­mien­tos de la más clá­si­ca co­me­dia de se­xos y des­de la pers­pec­ti­va de una mas­cu­li­ni­dad in­fan­til de la que se ríe com­pla­cien­te­men­te. Sin ocul­tar, pa­ra bien y pa­ra mal, la pre­emi­nen­cia del pun­to de vis­ta mas­cu­lino y cier­tas pro­vo­ca­cio­nes que po­si­ble­men­te irri­ten a par­te del pú­bli­co fe­me­nino, so­bre to­do al más jo­ven. Ugar­te se de­fien­de rá­pi­da­men­te, y es po­si­ble que no se equi­vo­que: “Creo que ha­bla muy ho­nes­ta­men­te de esa cri­sis de la mas­cu­li­ni­dad cuan­do su­pera los 50. Esa ne­ce­si­dad de gus­tar y se­du­cir, de sen­tir que es­tás to­da­vía en el mer­ca­do... Ese jue­go en­tre la va­ni­dad y el inexo­ra­ble pa­so del tiem­po. Al fi­nal es una cri­sis que afec­ta a hom­bres y mu­je­res. Es una pe­lí­cu­la que aten­ta con­tra la va­ni­dad tan tor­pe del gé­ne­ro hu­mano –es­gri­me–. Mi per­so­na­je pue­de pa­re­cer una lo­li­ta, pe­ro ni es me­nor de edad, ni es una in­cons­cien­te, ni es ton­ta ni uti­li­za su cuer­po o el se­xo co­mo he­rra­mien­ta. Que se­ría muy lí­ci­to, ade­más: ca­da uno pue­de uti­li­zar su cuer­po co­mo quie­ra. Pe­ro es­to ni apa­re­ce en la pe­lí­cu­la. No veo abu­so o uti­li­za­ción de la mu­jer. De he­cho, al fi­nal el que se ve des­ar­ma­do es él: ima­gi­na a una mu­jer que lo do­mi­na, le em­bau­ca, le vuel­ve lo­co y lo de­ja... y no la cul­pa. Por eso creo que es una crí­ti­ca a la va­ni­dad mas­cu­li­na: so­bre­vue­la esa idea de que las mu­je­res sa­be­mos lo per­di­dos que es­tán los hom­bres. Al me­nos, los per­so­na­jes fe­me­ni­nos de es­ta pe­lí­cu­la lo sa­ben”, ex­pli­ca la ac­triz. La Adria­na Ugar­te de car­ne y hue­so, pe­se a que aquí su per­so­na­je ten­ga que vi­vir que un hom­bre bal­bu­cee co­mo un ni­ño al co­no­cer­la, des­lum­bra­do, ar­gu­men­ta que en la vi­da real “no me doy cuen­ta de es­tas co­sas. En es­tos te­mas de la se­duc­ción o de re­co­no­cer in­me­dia­ta­men­te si le gus­tas a al­guien, siem­pre he es­ta­do en la Lu­na”. In­sis­to en que po­cas mu­je­res pue­den ne­gar que hay un mo­men­to en que se dan cuen­ta, en el trán­si­to de ni­ña a mu­jer, que cau­san un efec­to dis­tin­to en los hom­bres. “Eso cla­ro que lo no­tas. A mí me pa­só en­tre los 14 y los 16. De ado­les­cen­te, cuan­do te em­pie­zas a desa­rro­llar... Por un la­do, es co­mo un re­na­cer a los ojos de los otros pe­ro, en cier­ta me­di­da, tam­bién es el na­ci­mien­to de tu pro­pia mi­ra­da so­bre ellos. Dis­fru­tas, so­bre to­do, si la mi­ra­da vie­ne de aque­llos que te atraen. Pe­ro si la mi­ra­da pro­vie­ne de al­guien que no te po­ne, o es una mi­ra­da muy las­ci­va, te ahu­yen­ta. Yo pre­fie­ro gus­tar siem­pre de otra ma­ne­ra: con­ver­san­do, con el tiem­po... Lo otro es de­ma­sia­do ins­tan­tá­neo y, ge­ne­ral­men­te, pe­re­ce­de­ro”. Años atrás, cuan­do Adria­na vi­vía en el co­ra­zón del ba­rrio de Ma­la­sa­ña (Ma­drid) con sus “compañeras”, co­mo lla­ma a sus pe­rras Peach y Noa, preo­cu­pán­do­se cons­tan­te­men­te por­que hu­bie­ra al­guien en ca­sa con ellas o las sa­ca­ra a pa­sear, vi­vía una relación om­ni­pre­sen­te en la pren­sa ro­sa con el ac­tor Álex Gon­zá­lez. “Era alu­ci­nan­te. Lle­ga­ba a te­ner seis paparazzi de­ba­jo de ca­sa. Era co­mo un ake­la­rre. Pe­ro me lle­va­ba muy bien con ellos, eran muy ama­bles y con­si­de­ra­dos con­mi­go”. De he­cho, es­te cronista vi­ve aún hoy justo fren­te a aquel pi­so, y lle­gó a re­ci­bir ofer­tas eco­nó­mi­cas pa­ra per­mi­tir a al­guno de esos paparazzi ha­cer fo­tos des­de sus bal­co­nes, al­go que no de­be ser ni le­gal. ¿De ver­dad los con­si­de­ra­ba sus ami­gos? “Ya, muy fuer­te. Pe­ro yo me lle­va­ba bien: ha­bía tres en con­cre­to que eran siem­pre muy ama­bles y edu­ca­dos. Yo in­ten­to es­tar

“EL PRI­MER DÍA DE RO­DA­JE CON DE­PAR­DIEU ES­TA­BA TAN NER­VIO­SA QUE LE ABRA­CÉ. ME DI­JO QUE TE­NÍA­MOS EL MIS­MO TA­TUA­JE”.

en mi lu­gar y de­jar­les ha­cer su tra­ba­jo. Al­guno ha ve­ni­do in­clu­so al cam­po. [Ri­sas]. Pe­ro ya no han vuel­to mu­cho. Yo in­ten­ta­ba es­tar en mi lu­gar y de­jar­les ha­cer su tra­ba­jo. Pe­ro no me fui de esa ca­sa por la pre­sión me­diá­ti­ca: me fui por mis pe­rras, por su bie­nes­tar”. Su per­so­na­je en la pe­lí­cu­la de Au­teil to­ma una ac­ti­tud de lá­gri­mas y de­mo­le­do­ra sin­ce­ri­dad cuan­do se des­ena­mo­ra, así que le pre­gun­to có­mo ac­túa ella en la reali­dad an­te ese ti­po de si­tua­cio­nes: “Sue­lo zan­jar la relación y dar la ex­pli­ca­ción. A la ca­ra. Y no es fá­cil. Po­si­ble­men­te sea uno de los mo­men­tos más du­ros que se pue­den vi­vir. So­bre to­do, por­que lo ha­ces siem­pre con al­guien a quien quie­res, que te ha he­cho fe­liz. Con­fe­sar que te has enamo­ra­do de otra per­so­na es siem­pre do­lo­ro­so. Arras­tras sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad, una gue­rra in­ter­na muy di­fí­cil. Pe­ro creo que to­dos al fi­nal com­pren­de­mos que los sen­ti­mien­tos no se eli­gen ni se pien­san: se tie­nen, y pun­to”, ra­zo­na.

Yo me ba­jo en Ato­cha

Enamo­ra­do de mi es­po­sa es el se­gun­do pa­so de Ugar­te pa­ra in­ter­na­cio­na­li­zar su ca­rre­ra, tras su de­but en la­ti­noa­mé­ri­ca con el dra­ma fa­mi­liar pe­ruano El sis­te­ma so­lar (ba­sa­do en una obra de Mariana de Alt­haus) que ro­dó el año pa­sa­do. “Ten­go re­pre­sen­tan­tes fue­ra, en Es­ta­dos Uni­dos y en Fran­cia. Y va­mos pro­ban­do co­sas. Pe­ro de ahí a mu­dar­me a Los Án­ge­les… No sé, pre­fie­ro que­dar­me aquí. Y si sa­le al­gún pro­yec­to, iré, lo ha­ré y vol­ve­ré. Si sur­gie­ra al­go más fuer­te que me ata­ra allí, en­ton­ces me que­da­ría una tem­po­ra­da. Pe­ro de mo­men­to mi vi­da es­tá aquí, mi fa­mi­lia es­tá aquí, mis ami­gos y mis ani­ma­les

La ac­triz lle­va un to­tal look de Dior y pen­dien­tes de Aris­to­crazy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.