¿Dón­de es­tá mi no­ve­la?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - JU­LIA NA­VA­RRO www.mu­jer­hoy.com www.ju­lia­na­va­rro.com

NI YO MIS­MA me lo ter­mino de creer: he per­di­do 300 pá­gi­nas de mi nue­va no­ve­la. Les cuen­to co­mo ha su­ce­di­do. Ter­mi­né de es­cri­bir a me­dia­dos del ve­rano y, tras fi­na­li­zar la no­ve­la, pa­sé a la fa­se de las co­rrec­cio­nes. Una vez co­rre­gi­das y en­tre­ga­das las pri­me­ras 300 pá­gi­nas, la editorial me las re­en­vió co­mo ga­le­ra­das. Las ga­le­ra­das, pa­ra los que no lo se­pan, son la pri­me­ra prue­ba de có­mo va a que­dar el li­bro y des­de lue­go son ne­ce­sa­rias pa­ra se­guir ha­cien­do co­rrec­cio­nes. Así que co­rre­gí de nue­vo so­bre ellas y una ma­ña­na me dis­pu­se a en­tre­gár­se­las a la editorial. De­ci­dí guar­dar­las en el ma­le­tín del or­de­na­dor pa­ra lle­var­las más co­mo­da­men­te, así que me lo col­gué al hom­bro, pa­ré un ta­xi, le di la di­rec­ción, lle­gué, pa­gué, me ba­jé del ta­xi y me en­con­tré en la puer­ta con Pat­xi Beas­coa, el di­rec­tor co­mer­cial de Pen­guin Ran­dom Hou­se.

–¿Qué ha­ces por aquí? –me pre­gun­tó, des­pués de que nos sa­lu­dá­ra­mos. –Pues he ve­ni­do a en­tre­gar las ga­le­ra­das de las pri­me­ras 300 pá­gi­nas. En ese mo­men­to dí un res­pin­go y gri­té: “¡Las ga­le­ra­das!”. Y co­rrí ha­cía don­de me ha­bía de­ja­do el ta­xi que, na­tu­ral­men­te, ya no es­ta­ba. A par­tir de ese mo­men­to, en la editorial to­ca­ron za­fa­rran­cho de com­ba­te. En­tre to­dos nos pu­si­mos a lla­mar a las dis­tin­tas com­pa­ñía de ta­xis, a la gre­mial, a la ofi­ci­na de ob­je­tos per­di­dos... In­clu­so al­gu­nas de las al­mas bue­nas que tra­ba­jan allí se me­tie­ron a cha­tear en las re­des so­cia­les de los ta­xis­tas pa­ra con­tar­les lo su­ce­di­do, por si aca­so al­guno te­nía no­ti­cia del ma­le­tín per­di­do.

NOS DI­JE­RON que ha­bía que es­pe­rar al me­nos 72 ho­ras. Que si el ta­xis­ta ha­bía en­con­tra­do la car­te­ra, se­gu­ro que la en­tre­ga­ría en la Ofi­ci­na de Ob­je­tos Per­di­dos. Pe­ro pa­sa­ron esas 72 ho­ras y na­die se ha­bía pre­sen­ta­do a en­tre­gar el ma­le­tín. Pu­se la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia an­te un ama­ble po­li­cía, que tam­bién in­ten­tó ani­mar­me di­cién­do­me que, si al­guien se ha­bía subido al ta­xi y por “error” se ha­bía lle­va­do el ma­le­tín, se­gu­ra­men­te lo de­vol­ve­ría por­que pa­ra qué iba a que­rer las ga­le­ra­das de una no­ve­la; o que, co­mo mu­cho, las ti­ra­ría por aque­llo de no com­pli­car­se la vi­da te­nien­do que acu­dir a la Ofi­ci­na de Ob­je­tos Per­di­dos. Bueno, pues ni el ta­xis­ta ni el si­guien­te pa­sa­je­ro se han he­cho pre­sen­tes, así que las 300 pri­me­ras pá­gi­nas de mi no­ve­la es­tán más que per­di­das. Me­nos mal que no era el ma­nus­cri­to y me­nos mal que hoy ca­si to­dos uti­li­za­mos el or­de­na­dor don­de se guar­da cuan­to es­cri­bi­mos. Aún así, me vol­vie­ron a im­pri­mir unas ga­le­ra­das, tu­ve que vol­ver a co­rre­gir y, cuan­do las fui a en­tre­gar a la editorial, lo hi­ce li­te­ral­men­te abra­za­da al ma­le­tín don­de las ha­bía guar­da­do. Pe­ro no de­jo de pre­gun­tar­me: ¿dón­de es­tá mi no­ve­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.