Alz­hei­mer 10 claves pa­ra no ol­vi­dar­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por BEA­TRIZ GAR­CÍA

En nues­tro país hay más de un mi­llón de per­so­nas afec­ta­das por es­ta en­fer­me­dad y, al rit­mo el que en­ve­je­ce la po­bla­ción, pa­ra el año 2050 la ci­fra se ha­brá dis­pa­ra­do. ¿Hay ma­ne­ra de pre­ve­nir­lo? ¿Ha­brá pron­to una cu­ra? Con mo­ti­vo del Día Mun­dial del Alz­hei­mer re­cor­da­mos los avan­ces so­bre la en­fer­me­dad del ol­vi­do.

El Alz­hei­mer es la cau­sa más fre­cuen­te de de­men­cia y tam­bién de de­pen­den­cia. Aun­que los da­tos ofi­cia­les afir­man que en España hay unos 800.000 en­fer­mos, los ex­per­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía (SEN) ase­gu­ran que se­rían más de un mi­llón, ya que en­tre el 30 y el 40% de los ca­sos es­tán aún sin diag­nos­ti­car. Eso so­lo en nues­tro país, por­que al­re­de­dor del mun­do es­ta en­fer­me­dad va po­co a po­co bo­rran­do los recuerdos y las ca­pa­ci­da­des de cer­ca de 47 mi­llo­nes de per­so­nas, una ci­fra que, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), po­dría ha­ber­se tri­pli­ca­do en el año 2050. La bue­na no­ti­cia es que, aun­que bue­na par­te de lo que su­ce­de en esos ce­re­bros si­gue sien­do un mis­te­rio, los cien­tí­fi­cos le tie­nen de­cla­ra­da la gue­rra a es­te mal del ol­vi­do y los úl­ti­mos es­tu­dios apun­tan a que uno de ca­da tres ca­sos po­drá pre­ve­nir­se. Respondemos a 10 de las pre­gun­tas más fre­cuen­tes. To­do lo que has­ta el mo­men­to la cien­cia ha des­cu­bier­to so­bre el Alz­hei­mer y tú ne­ce­si­tas sa­ber.

1. ¿Qué le pa­sa al ce­re­bro?

SE TRA­TA de una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va, lo que quie­re de­cir que es­tá cau­sa­da por una des­truc­ción pro­gre­si­va de las neu­ro­nas y de las co­ne­xio­nes que exis­ten en­tre ellas (si­nap­sis). Y aun­que no se sa­be cuá­les son las cau­sas pri­me­ras que des­en­ca­de­nan es­ta des­truc­ción, sí se conocen al­gu­nas de las al­te­ra­cio­nes neu­ro­bio­ló­gi­cas que se pro­du­cen y pa­re­ce que en­tre los res­pon­sa­bles se en­cuen­tran dos pro­teí­nas. La pri­me­ra es la be­ta-ami­loi­de, que se acu­mu­la en el ex­te­rior de las cé­lu­las ner­vio­sas for­man­do pla­cas que di­fi­cul­tan su fun­cio­na­mien­to. La otra es la pro­teí­na Tau, cu­ya fun- ción es esen­cial en el man­te­ni­mien­to de la es­truc­tu­ra de las neu­ro­nas y el trá­fi­co de nu­trien­tes en su in­te­rior, pe­ro que por cau­sas to­da­vía des­co­no­ci­das co­mien­za a re­tor­cer­se y en­ma­ra­ñar­se for­man­do ovi­llos. “Am­bos cam­bios pa­to­ló­gi­cos en el ce­re­bro pro­vo­can da­ños en su es­truc­tu­ra y sus fun­cio­nes. Se da­ñan es­pe­cial­men­te las si­nap­sis, que son las vías de co­mu­ni­ca­ción en­tre las neu­ro­nas. Se pro­du­cen tam­bién cam­bios en los neu­ro­trans­mi­so­res, las bio­mo­lé­cu­las que trans­mi­ten la se­ñal en­tre las neu­ro­nas den­tro de la si­nap­sis”, ex­pli­can los doc­to­res No­lasc Aca­rín y Ana Ma­la­ge­la­da, es­pe­cia­lis­tas en neu­ro­lo­gía y au­to­res del li­bro Alz­hei­mer. En­ve­je­ci­mien­to y de­men­cia (RBA).

2. ¿Có­mo po­de­mos dis­tin­guir Alz­hei­mer de des­pis­te?

O LOS PRI­ME­ROS da­ños que cau­sa la en­fer­me­dad se pro­du­cen en el hi­po­cam­po, la zo­na del ce­re­bro res­pon­sa­ble del pro­ce­so de apren­di­za­je y de la me­mo­ria a cor­to pla­zo. Por es­ta ra­zón, en las fa­ses ini­cia­les las per­so­nas con es­ta pa­to­lo­gía tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra re­cor­dar acon­te­ci­mien­tos que han su­ce­di­do re­cien­te­men­te o pa­ra re­te­ner nue­va in­for­ma­ción. Por eso es fre­cuen­te que re­pi­tan una y otra vez la mis­ma pregunta. Es­tos fa­llos de me­mo­ria van más allá de los ol­vi-

Los en­fer­mos de Alz­hei­mer no tie­nen con­cien­cia de ha­ber ol­vi­da­do al­go.

dos co­ti­dia­nos que nos ocu­rren a cual­quie­ra. “En ge­ne­ral, los ol­vi­dos que pre­sen­tan los pa­cien­tes con Alz­hei­mer sue­len ser im­por­tan­tes y fre­cuen­tes. Ade­más, no me­jo­ran con pis­tas y no tie­nen con­cien­cia del ol­vi­do, por lo que sue­len ne­gar que aque­llo que no re­cuer­dan ha­ya pa­sa­do”, acla­ra el dr. Mar­cos Lla­ne­ro, coordinador del Gru­po de Es­tu­dio de Neu­ro­ge­ria­tría de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía.

3. ¿Cuá­les son las se­ña­les de alar­ma?

A ME­DI­DA que la en­fer­me­dad pro­gre­sa ha­cia otras par­tes del ce­re­bro, va afec­tan­do a fun­cio­nes co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra pres­tar aten­ción, re­sol­ver problemas o to­mar las de­ci­sio­nes acer­ta­das. La Fun­da­ción Pas­qual Ma­ra­gall se­ña­la los si­guien­tes sín­to­mas pa­ra acu­dir al mé­di­co: Di­fi­cul­tad pa­ra se­guir ins­truc­cio­nes, rea­li­zar la con­ta­bi­li­dad do­més­ti­ca, to­mar la me­di­ca­ción, co­ci­nar, ir a la com­pra o vestirse. De­so­rien­tar­se en lu­ga­res co­no­ci­dos. Mos­trar di­fi­cul­ta­des pa­ra se­guir una con­ver­sa­ción y em­plear un len­gua­je po­bre. Per­der ob­je­tos per­so­na­les im­por­tan­tes o di­ne­ro. Des­cui­dar la hi­gie­ne. Sen­tir fal­ta de in­te­rés o di­fi­cul­tad pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que an­tes dis­fru­ta­ba y por la in­ter­ac­ción so­cial. Su­frir cam­bios de per­so­na­li­dad (ser más des­con­fia­do, es­tar tris­te...).

4. ¿Có­mo se tra­ta es­ta en­fer­me­dad?

EXIS­TEN me­di­ca­men­tos que pue­den ayu­dar a con­tro­lar sus sín­to­mas du­ran-

te al­gún tiem­po. Una vez que el neu­ró­lo­go es­ta­ble­ce el diagnóstico (a tra­vés de la his­to­ria clí­ni­ca, las prue­bas de neu­ro­ima­gen opor­tu­nas, exá­me­nes neu­ro­psi­co­ló­gi­cos y, si es opor­tuno, un aná­li­sis del lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo), se ini­cia­rá el tra­ta­mien­to que se ba­sa en dos pi­la­res: el no far­ma­co­ló­gi­co (es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va) y el far­ma­co­ló­gi­co. “Por un la­do hay fár­ma­cos es­pe­cí­fi­cos pa­ra la pro­pia en­fer­me­dad (co­mo los in­hi­bi­do­res de ace­til­co­li­nes­te­ra­sa y la me­man­ti­na) y por el otro el tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co de las al­te­ra­cio­nes que pro­du­ce la en­fer­me­dad (co­mo el in­som­nio o la agi­ta­ción)”, ex­pli­ca el dr. Mar­cos Lla­ne­ro.

5. ¿Se es­tá es­tu­dian­do una va­cu­na?

UN NUE­VO en­sa­yo clí­ni­co, en el que par­ti­ci­pa la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra en­tre otros hos­pi­ta­les es­pa­ño­les y eu­ro­peos, bus­ca que el en­fer­mo desa­rro­lle sus pro­pios an­ti­cuer­pos pa­ra com­ba­tir los de­pó­si­tos de ami­loi­de. El en­sa­yo va di­ri­gi­do a pa­cien­tes en una fa­se de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo in­ci­pien­te, en los que la en­fer­me­dad re­per­cu­te aún po­co en su día a día. “Con­sis­te en la in­yec­ción de un frag­men­to de pro­teí­na ami­loi­de, de tal for­ma que el pa­cien­te crea­ría una re­sis­ten­cia y pro­du­ci­ría sus pro­pios an­ti­cuer­pos que irían con­tra esa pro­teí­na”, ex­pli­ca el dr. Ma­rio Ri­ve­rol, es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­lo­gía de la Clí­ni­ca. El pro­ce­di­mien­to se ba­sa en una in­yec­ción sub­cu­tá­nea, que se ad­mi­nis­tra seis ve­ces a lo lar­go de un año y que, de fun­cio­nar, “lim­pia­ría” el ce­re­bro de es­ta pro­teí­na y, por lo tan­to, fre­na­ría el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad.

6. ¿Es una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria?

LA HIS­TO­RIA fa­mi­liar y la ge­né­ti­ca pre­dis­po­nen, pe­ro no de­ter­mi­nan el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad. El ries­go de que un in­di­vi­duo con un fa­mi­liar de pri­mer gra­do (pro­ge­ni­tor o her­mano) afec­ta­do la pa­dez­ca es en­tre dos y tres ve­ces su­pe­rior al de la po­bla­ción ge­ne­ral. La mu­ta­ción ge­né­ti­ca más es­tu­dia­da se ha­lla en el gen Apoe4. La pre­sen­cia de es­ta mu­ta­ción au­men­ta el ries­go de con­traer la en­fer­me­dad en­tre dos y cin­co ve­ces, y re­du­ce la edad de apa­ri­ción en seis o sie­te años. No obs­tan­te, te­ner es­te gen mu­ta­do no sig­ni­fi­ca que se pa­de­ce­rá irre­me­dia­ble­men­te la en­fer­me­dad ni ca­re­cer de él nos po­ne a sal­vo. De he­cho, la Co­mi­sión de Pre­ven­ción y Aten­ción a la De­men­cia, im­pul­sa­da por la re­vis­ta cien­tí­fi­ca The Lan­cet y que reúne a 24 ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les en es­ta en­fer­me­dad, ase­gu­ra que si se pu­die­ra evi­tar el ale­lo Apoe4 los ca­sos so­lo se re­du­ci­rían un 7%.

7. ¿Se pue­de pre­ve­nir?

ESA MIS­MA co­mi­sión in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos se­ña­la que uno de ca­da tres ca­sos, sí se pue­de pre­ve­nir. De he­cho, ha cal­cu­la­do que, adop­tan­do há­bi­tos sa­lu­da­bles y tra­tan­do tras­tor­nos co­mo la hi­per­ten­sión, la dia­be­tes o la de­pre­sión se po­drían re­du­cir los ca­sos de de­men­cia en un 35%. Pa­ra re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar la en­fer­me­dad, en pri­mer lu­gar, hay que con­tro­lar los fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar (ten­sión ar­te­rial, dia­be­tes); en se­gun­do, me­jo­rar la die­ta (au­men­tan­do el con­su­mo de áci­dos gra­sos ome­ga-3) y en ter­ce­ro, in­cre­men­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Pa­ra te­ner­lo más cla­ro: to­do lo que es bueno pa­ra el co­ra­zón, lo es pa­ra pre­ve­nir la de­men­cia.

8. ¿Sir­ve de al­go ha­cer cru­ci­gra­mas?

SÍ, PE­RO no so­lo esos pa­sa­tiem­pos, sino los desafíos men­ta­les de cual­quier ti­po. Tal y co­mo se­ña­la la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía, mu­chos es­tu­dios han mos­tra­do que un al­to ni­vel de edu­ca­ción se aso­cia a una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de man­te­ner en el tiem­po un fun­cio­na­mien­to ce­re­bral ade­cua­do. Ade­más, ta­reas co­mo leer, asis­tir a conferencias o par­ti­ci­par en jue­gos de me­sa, en­tre otras, su­po­nen un me­nor ries­go de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y de de­men­cia si se rea­li­zan con asi­dui­dad. Al es­ti­lo de vi­da car­dio­sa­lu­da­ble y a la ac­ti­vi­dad men­tal e in­te­lec­tual, ha­bría que aña­dir tam­bién una vi­da so­cial ac­ti­va y fo­men­tar sen­ti­mien­tos de au­to­efi­ca­cia y de autoestima.

9. ¿Con­ser­van los en­fer­mos sus sen­ti­mien­tos?

SIN DU­DA, aun­que lle­gue un mo­men­to en el que ya no se­rán ca­pa­ces de ex­pre­sar­los. Lo úl­ti­mo que pier­de un en­fer­mo de Alz­hei­mer es la me­mo­ria afec­ti­va. “Las emo­cio­nes, aun­que se al­te­ran por la en­fer­me­dad, sue­len es­tar pre­ser­va­das. Por ello los pa­cien­tes pue­den re­cor­dar en mu­chos ca­sos acon­te­ci­mien­tos emo­cio­nal­men­te im­por­tan­tes, lo que da ma­yor re­le­van­cia si ca­be a desa­rro­llar los acon­te­ci­mien­tos po­si­ti­vos y man­te­ner con ellos una ac­ti­tud ca­ri­ño­sa”, se­ña­la el neu­ró­lo­go Mar­cos Lla­ne­ro. En mu­chos ca­sos, pue­de que no re­cuer­de que hoy re­ci­bió una vi­si­ta o que al­guien le re­ga­ñó, pe­ro la ale­gría o la tris­te­za que pro­vo­ca­ron es­tos he­chos per­ma­ne­cen. Por eso, des­de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Alz­hei­mer, se­ña­lan al­gu­nos con­se­jos pa­ra fa­mi­lia­res y cui­da­do­res: Haz que el en­fer­mo se sien­ta que­ri­do y pro­te­gi­do. Abrá­za­le, mués­tra­le afec­to. Re­cuer­da que si­gue en­ten­dien­do. Por eso no hay que ha­blar del en­fer­mo co­mo si no es­tu­vie­ra, de­be­mos evi­tar ha­blar de él con otras per­so­nas si es­tá de­lan­te.

10. ¿Hay mo­ti­vos pa­ra el op­ti­mis­mo?

AC­TUAL­MEN­TE hay en mar­cha al­re­de­dor de un cen­te­nar de es­tu­dios, en di­fe­ren­tes fa­ses, en to­do el mun­do. Mu­chos de ellos van en­ca­mi­na­dos a la de­tec­ción de bio­mar­ca­do­res que per­mi­tan un diagnóstico pre­coz y a pro­bar la efi­ca­cia de los fár­ma­cos an­tes de que se desa­rro­lle la en­fer­me­dad, por­que se cree que las fór­mu­las desa­rro­lla­das has­ta el mo­men­to han fra­ca­sa­do por­que se em­pie­zan a ad­mi­nis­trar cuan­do la en­fer­me­dad ya lle­va 15 años ha­cién­do­se fuer­te en el ce­re­bro. “En es­te mo­men­to hay mu­chas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción abier­tas pa­ra co­no­cer más a fon­do la en­fer­me­dad y bus­car nue­vos tra­ta­mien­tos. En al­gún mo­men­to, es­ta­mos con­ven­ci­dos, mu­chas de ellas da­rán re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, por lo que so­mos op­ti­mis­tas al res­pec­to”, ase­gu­ra el doc­tor Lla­ne­ro.

To­do lo que es bueno pa­ra el co­ra­zón, lo es tam­bién pa­ra pre­ve­nir la de­men­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.