¿Cómo fun­cio­na­rá y en qué me­jo­ra­rá la fá­bri­ca del fu­tu­ro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Aplicaciones De La Investigación -

El sec­tor em­pre­sa­rial ga­lle­go no quie­re que­dar­se atrás en la pro­yec­ción in­dus­trial que vie­ne. Y es que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­tá aso­cia­do de ma­ne­ra in­dis­cu­ti­ble a la ca­pa­ci­dad del te­ji­do pro­duc­ti­vo pa­ra ofre­cer a sus clien­tes productos atrac­ti­vos y, so­bre to­do, una con­fi­gu­ra­ción mu­cho más efi­cien­te. Pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos, en mu­chas oca­sio­nes es pre­ci­so mos­trar a los clien­tes una ofer­ta to­tal­men­te per­so­na­li­za­da ajus­ta­da a ca­da ne­ce­si­dad.

Ese es el ob­je­ti­vo que de­ben mar­car­se los em­pre­sa­rios de la co­mu­ni­dad. El te­ji­do pro­duc­ti­vo ga­lle­go de­be avan­zar ha­cia una eco­no­mía que es­té ca­da vez más sus­ten­ta­da en el co­no­ci­mien­to.

Y no so­lo de­ben ha­cer­lo los sectores con­si­de­ra­dos pun­te­ros y con ca­pa­ci­dad pa­ra crear va­lor aña­di­do y em­pleo. Tam­bién los ám­bi­tos más ma­du­ros y tra­di­cio­na­les de­ben rein­ven­tar­se y avan­zar ha­cia una nue­va con­cep­ción que les per­mi­ta seguir sien­do ele­gi­do por los clien­tes del fu­tu­ro.

Y pa­ra con­se­guir to­das es­tas me­tas es ne­ce­sa­rio abra­zar el con­cep­to de In­dus­tria 4.0, con­si­de­ra­da una nue­va for­ma de or­ga­ni­zar los me­dios de pro­duc­ción y cu­yo ob­je­ti­vo es el de la pues­ta en mar­cha de un gran nú­me­ro de fá­bri­cas in­te­li­gen­tes ca­pa­ces de adap­tar­se mu­cho me­jor a las ne­ce­si­da­des y pro­ce­sos de pro­duc­ción. Pe­ro los be­ne­fi­cios de la in­dus­tria que vie­ne no se que­dan ahí. Ya que es­te mo­de­lo pro­duc­ti­vo per­mi­ti­rá asig­nar de for­ma más efi­caz los re­cur­sos y man­te­ner el equi­li­brio de los mis­mos mu­cho más tiem­po.

La In­dus­tria 4.0 —que to­da­vía no se pue­de con­si­de­rar co­mo una reali­dad ya con­so­li­da­da, sino más bien un hi­to muy cer­cano en el desa­rro­llo de las fá­bri­cas— cam­bia­rá sus­tan­cial­men­te la for­ma de tra­ba­jar. In­ter­net, que ya es­tá ins­ta­la­do en­tre no­so­tros, se uti­li­za­rá de for­ma más in­ten­si­va aún. No se­rá el úni­co. Por­que la red ven­drá de la mano de la tec­no­lo­gía pun­ta, la mis­ma que per­mi­ti­rá a las em­pre­sas desa­rro­llar sus plan­tas has­ta con­se­guir lo que se co­no­ce co­mo fá­bri­ca in­te­li­gen­te, un lu­gar de pro­duc­ción mu­cho más res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te, con ca­de­nas de pro­duc­ción me­jor co­mu­ni­ca­das en­tre sí y con una po­si­bi­li­dad in­fi­ni­ta de adap­ta­ción a la ofer­ta y a la de­man­da.

AL­GU­NAS PIN­CE­LA­DAS

Ya hay quien ha pues­to a vo­lar la ima­gi­na­ción pa­ra pin­tar el que se­rá el fu­tu­ro de las plan­tas pro­duc­to­ras. Y en­tre al­gu­nas de sus pe­cu­lia­ri­da­des es que es­tas ins­ta­la­cio­nes sean res­pe­tuo­sas con el en­torno, sien­do ape­nas per­cep­ti­bles pa­ra el ojo hu­mano. Ade­más, la ro­bo­ti­za­ción se con­ver­ti­rá en una cons­tan­te, dan­do pa­so a un tra­ba­ja­dor ex­per­to en el manejo de soft­wa­re.

A to­do es­to ha­brá que su­mar la efi­cien­cia, pun­to cla­ve pa­ra la pro­duc­ción sos­te­ni­ble del fu­tu­ro.

La ro­bo­ti­za­ción cons­ti­tu­ye uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes de lo que ya se con­si­de­ra el nue­vo con­cep­to pro­duc­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.