Que­jas en Co­to­ba­de por la tar­dan­za en so­fo­car el in­cen­dio de una na­ve

Ve­ci­nos y afec­ta­dos de­nun­cian que la mo­to­bom­ba de la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral, la pri­me­ra que lle­gó al lu­gar, se ne­gó a in­ter­ve­nir por­que no era un in­cen­dio fo­res­tal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PORTADA - SERXIO BA­RRAL

El in­cen­dio que en la tar­de-no­che del pa­sa­do sá­ba­do arra­só la na­ve in­dus­trial de Ta­lle­res Amoe­do y una vi­vien­da con­ti­gua en Co­to­ba­de pu­do ha­ber te­ni­do con­se­cuen­cias me­nos gra­ves. Al me­nos, así lo sos­tie­nen tes­ti­gos pre­sen­cia­les, que de­nun­cia­ron que los ser­vi­cios de emer­gen­cias pro­ce­den­tes del par­que co­mar­cal de O Sal­nés y O Mo­rra­zo, que aca­ba­ron in­ter­vi­nien­do en la ex­tin­ción del fue­go, tar­da­ron más de una ho­ra y me­dia en lle­gar al lu­gar del su­ce­so.

La in­dig­na­ción de es­tos ve­ci­nos es ma­yor por el he­cho de que a los po­cos mi­nu­tos de de­cla­rar­se el fue­go se per­so­nó en el lu­gar una bri­ga­da de la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral, pe­ro se ne­gó a in­ter­ve­nir en la ex­tin­ción de­bi­do a que no se tra­ta­ba de un in­cen­dio fo­res­tal. «Di­cían que o pro­to­co­lo non lles per­mi­te in­ter­vir. ¿Qué te­ría pa­sa­do se hou­be­se vi­das en pe­ri­go?», se pre­gun­ta­ba ayer un tes­ti­go pre­sen­cial, que ex­pre­sa­ba la in­dig­na­ción de los ve­ci­nos. Fue­ron los pro­pios re­si­den­tes en la zo­na y los tra­ba­ja­do­res de una na­ve cer­ca­na los pri­me­ros en tra­tar de apa­gar las lla­mas de un in­cen­dio que ca­da vez al­can­za­ba ma­yo­res di­men­sio­nes.

Las re­des so­cia­les her­vían ayer con que­jas ve­ci­na­les que ha­bla­ban de «in­de­fen­sión» y de «de- sam­pa­ro» al ca­re­cer la co­mar­ca de me­dios pro­pios. Las que­jas se vie­ron acre­cen­ta­das por la si­tua­ción crea­da con la mo­to­bom­ba de Me­dio Ru­ral que se per­so­nó en el lu­gar sin lle­gar a in­ter­ve­nir.

La Guar­dia Ci­vil le­van­tó ac­ta

Los pro­pie­ta­rios de la na­ve cal­ci­na­da tam­bién ex­pre­sa­ron a La Voz su ma­les­tar con la ac­ti­tud mos­tra­da por la bri­ga­da fo­res­tal de la Xun­ta. Ayer, mien­tras tra­ta­ban de en­friar los res­tos del in­cen­dio con una man­gue­ra do­més­ti­ca, se­ña­la­ron que in­clu­so re­qui­rie­ron la pre­sen­cia de la Guar­dia Ci­vil pa­ra le­van­tar ac­ta de la ac­ti­tud de los bri­ga­dis­tas. No se des­car­ta que pue­dan re­cla­mar res­pon­sa­bi­li­da­des o in­clu­so ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les por omi­sión del de­ber de so­co­rro.

La si­tua­ción, sos­tie­nen los em­pre­sa­rios, fue de mu­cho ries­go da­do el ma­te­rial in­fla­ma­ble que ha­bía en una na­ve de­di­ca­da a la car­pin­te­ría. Se te­mió que pu­die­ra ver­se afec­ta­da otra na­ve cer­ca­na o al­gu­na vi­vien­da más.

In­clu­so al­guno de los bom­be­ros que sí in­ter­vi­nie­ron en la ex­tin­ción de las lla­mas re­qui­rió aten­ción mé­di­ca y tu­vo que ser tras­la­da­do a un cen­tro sa­ni­ta­rio.

Los pro­pie­ta­rios y los ve­ci­nos creen que la si­tua­ción pu­do ha­ber si­do me­nos gra­ve si los pri­me­ros en acu­dir al lu­gar hu­bie­ran co­la­bo­ra­do cuan­do el in­cen­dio aún no ha­bía al­can­za­do un ni­vel ex­tre­mo.

EMI­LIO MOLDES

La na­ve que­dó to­tal­men­te cal­ci­na­da, y ayer aún se tra­ba­ja­ba pa­ra en­friar los res­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.