Fac­tor hu­mano

El mar aún im­po­ne res­pe­to a un pro­fe­sio­nal que lle­va dé­ca­das su­per­vi­san­do el atra­que de bu­ques en Marín

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PORTADA - MAR­COS GA­GO

An­to­nio Alon­so, due­ño de Ama­re Marín, el hom­bre que lle­va los bar­cos a buen puer­to

An­to­nio Alon­so (Redondela, 1949), co­mo mu­cha gen­te na­ci­da en la cos­ta, no pue­de vi­vir le­jos del mar. Le im­po­ne, pe­ro no quie­re es­tar le­jos del agua. «La definiría co­mo lo ha­cía la gran poe­ti­sa Ro­sa­lía de Cas­tro, la mar es be­lla, pe­ro es te­mi­ble y hay siem­pre que te­ner­le res­pec­to», sos­tie­ne. Hi­jo del ar­ma­dor re­don­de­lano Ber­nar­do Alon­so, es­tu­dió pe­ri­to in­dus­trial y des­pués, en el ser­vi­cio mi­li­tar, me­cá­ni­co na­val. Na­ve­gó y tra­ba­jó en as­ti­lle­ros, en As­ti­lle­ros y Cons­truc­cio­nes Pau­lino Frei­re. Fue en Vi­go don­de em­pe­zó su re­la­ción con el mun­do de los re­mol­ca­do­res, al for­mar par­te de la pri­me­ra em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en es­te sec­tor en la ra­da olí­vi­ca. De Vi­go dio el sal­to a Marín.

Es­te ser­vi­cio lo lle­va­ba en aque­llos años la Es­cue­la Na­val. Alon­so co­men­zó con unas lan­chas y más tar­de com­pró un re­mol­ca­dor en el País Vas­co. Pos­te­rior­men­te cons­tru­yó la Ga­vio­ta. Es­ta em­bar­ca­ción, to­tal­men­te re­no­va­da, to­da­vía si­gue pres­tan­do ser­vi­cios y fue la pri­me­ra de una flo­ta que hoy cuen­ta con seis uni­da­des.

«Un re­mol­ca­dor es un bar­co pe­que­ño, ma­nio­bre­ro, con mu­cha po­ten­cia en re­la­ción a su cas­co y que sir­ve pa­ra au­xi­liar a bar­cos muy gran­des, pe­ro po­co ma­nio­bre­ros, a los que ayu­da a aso­mar­se en los mue­lles», pre­ci­sa. Cuan­do un mer­can­te de gran­des di­men­sio­nes atra­ca en Marín, lla­ma la aten­ción la agi­li­dad con la que los re­mol­ca­do­res desa­rro­llan sus ta­reas. «Es un tra­ba­jo apa­ren­te­men­te sen­ci­llo, pe­ro no lo es. Ca­da ma­nio­bra es to­tal­men­te dis­tin­ta y el pa­trón tie­ne que te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia por­que no so­lo de­be es­tar pen­dien­te de su bar­co sino tam­bién de la ma­nio­bra del que es­tá asis­tien­do».

La jor­na­da la­bo­ral es va­ria­ble, a ex­pen­sas de las ne­ce­si­da­des de los clien­tes. Tan­to ope­ran de día co­mo de no­che. La prio­ri­dad, ade­más de un ser­vi­cio de ca­li­dad, es la se­gu­ri­dad. «Ca­da día sien­to más res­pe­to y ca­da día pro­cu­ro guar­dar más pre­cau­ción», se­ña­la. «La ex­pe­rien­cia es lo que ha­ce a un buen ma­nio­bre­ro», in­ci­de.

Uno de los co­me­ti­dos de Ama­re Marín es el re­le­vo quin­ce­nal del per­so­nal del fa­ro de Ons. Es una mi­sión que desem­pe­ñan des­de 1990 y una ta­rea de la que ha­cen ga­la sus tri­pu­lan­tes. «Lo lle­va­mos ha­cien­do des­de ha­ce mu­chos años y has­ta hoy no he­mos fa­lla­do ni un so­lo día», aña­de. «Lo he­mos he­cho con gran­des tem­pes­ta­des y pa­ra mí es un or­gu­lo que la is­la de Ons ha si­do asis­ti­da ca­da quin­ce días por Ama­re Marín sin que una so­la vez ha­ya ha­bi­do una dis­cul­pa que im­pi­die­ra su rea­li­za­ción».

Es­ta flo­ta ha to­ma­do par­te en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia na­cio­nal co­mo el Pres­ti­ge. En aque­lla oca­sión, es­tas em­bar­ca­cio­nes co­la­bo­ra­ron en el des­plie­gue de ba­rre­ras an­ti­con­ta­mi­na­ción y por­ta­ron las lan­za­de­ras de ex­trac­ción del fuel tras el nau­fra­gio.

Asis­ten­cia al «El­cano»

Es­te año 2017 ha es­ta­do mar­ca­do por las con­me­mo­ra­cio­nes en la Ar­ma­da es­pa­ño­la. Coin­ci­den dos en el 2017: la ce­le­bra­ción de los 300 años de la crea­ción del cuer­po de guar­dia­ma­ri­nas y el 90 cum­plea­ños del Juan Se­bas­tián de El­cano. El bar­co es­cue­la de la Ar­ma­da es una de las uni­da­des que se apo­ya en los re­mol­ca­do­res ma­ri­nen­ses pa­ra ope­rar en la dár­se­na mi­li­tar al atra­car y al ha­cer­se a la mar. «He­mos par­ti­ci­pa­do en el 300 aniver­sa­rio de los guar­dia­ma­ri­nas con los re­mol­ca­do­res y fa­ci­li­tan­do lo­gís­ti­ca co­mo de­fen­sas, pa­sa­le­ras y grúas y, por su­pues­to, en las ma­nio­bras del El­cano y de las fra­ga­tas», co­men­ta.

El bu­que es­cue­la es pre­ci­sa­men­te uno de los más es­pec­ta­cu­la­res que re­ca­lan en Marín ca­da año y re­quie­re un tra­to es­pe­cial al ma­nio­brar. «Siem­pre pro­cu­ra­mos cui­dar lo má­xi­mo po­si­ble la ima­gen ta­pan­do las de­fen­sas de go­ma, pa­ra no en­su­ciar su pin­tu­ra y al ser un bar­co tan em­ble­má­ti­co y bo­ni­to, no so­lo es un tra­ba­jo, sino un or­gu­llo asis­tir­le», re­la­ta.

Alon­so se ha la­bra­do un lu­gar en la his­to­ria de Marín y es esa bue­na dis­po­si­ción la que la al­cal­de­sa, Ma­ría Ra­ma­llo, qui­so re­co­no­cer el do­min­go, en­tre­gán­do­le una fi­gu­ra de ce­rá­mi­ca con la ima­gen del Car­men. «Año tras año pres­ta su flo­ta, su per­so­nal y tra­ba­ja pa­ra que la pro­ce­sión ma­rí­ti­ma sea un éxi­to y es un es­fuer­zo que me­re­ce ser re­co­no­ci­do», des­ta­ca la re­gi­do­ra.

EMI­LIO MOLDES

An­to­nio Alon­so, jun­to a va­rios de sus re­mol­ca­do­res en una de las dár­se­nas del puer­to de Marín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.