Án­ge­les Fló­rez, der­ma­tó­lo­ga: «To­mar el sol de for­ma sa­lu­da­ble es de sen­ti­do co­mún»

La der­ma­tó­lo­ga ha­bla­rá de la fo­to­pro­tec­ción en las char­las or­ga­ni­za­das por la Xe­ren­cia de Xes­tión de In­te­gra­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PORTADA - ELENA LARRIBA

Án­ge­les Fló­rez Menéndez, je­fa del Ser­vi­cio de Dermatología del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Pontevedra, inau­gu­ra­rá el ci­clo Char­las Sa­lu­da­bles que or­ga­ni­za la Xe­ren­cia de Xes­tión In­te­gra­da de Pontevedra e O Sal­nés, con la co­la­bo­ra­ción de la Voz de Ga­li­cia. La doc­to­ra Fló­rez ha­bla­rá el pró­xi­mo mar­tes, a las 20 ho­ras, en la se­de de Afun­da­ción, so­bre Fo­to­pro­tec­ción: Por qué?, Có­mo?, Cúan­do?, in­sis­tien­do mu­cho en los da­ños de­ri­va­dos una ex­po­si­ción al sol inade­cua­da y có­mo evi­tar­los.

—¿Có­mo se ex­po­ne uno al sol de for­ma sa­lu­da­ble?

—En­ten­dien­do y sien­do cons­cien­te de los da­ños que pue­de cau­sar la luz so­lar cuan­do uno se ex­po­ne a ella de for­ma inade­cua­da. La cla­ve es­tá en el sen­ti­do co­mún. Hay que evi­tar, so­bre to­do, las ho­ras cen­tra­les del día y las su­per­fi­cies que ha­cen efec­to es­pe­jo, co­mo la nie­ve, la are­na o el agua. La fo­to­pro­tec­ción no es una cre­ma, sino un con­jun­to de re­co­men­da­cio­nes, co­mo to­mar el sol de for­ma len­ta y pro­gre­si­va o te­ner en cuen­ta nues­tro ti­po de piel y sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les, al­go que ge­né­ti­ca­men­te nos con­di­cio­na. El fo­to­ti­po es fun­da­men­tal pa­ra una ex­po­si­ción sa­lu­da­ble.

—¿Cuá­les son los da­ños más gra­ves y me­nos gra­ves que pue­de su­frir nues­tra piel?

—La ex­po­si­ción so­lar tam­bién tie­ne as­pec­tos be­ne­fi­cio­sos. No se tra­ta en nin­gún ca­so de de­mo­ni­zar­la, siem­pre y cuan­do se ha­ga de la for­ma co­rrec­ta. De no ser así, hay da­ños que pue­den apa­re­cer a cor­to pla­zo y pue­den ser agu­dos y me­nos re­le­van­tes pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral, y da­ños a me­dio y lar­go pla­zo que pue­den ser muy re­le­van­tes, tan­to en lo que res­pec­ta al fo­to­en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel, co­mo al cán­cer cu­tá­neo.

—La gen­te sue­le aso­ciar el cán­cer de piel con me­la­no­ma. ¿No siem­pre es así?

—El cán­cer de piel se sub­di­vi­de, sim­pli­fi­can­do mu­cho, en dos gran­des sub­ti­pos, que son el me­la­no­ma y el de­no­mi­na­do cán­cer cu­tá­neo no me­la­no­ma, que a su vez se sub­di­vi­de en dos ti­pos bá­si­cos, el car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar y el car­ci­no­ma es­pi­no­ce­lu­lar.

—¿Cuál es el más fre­cuen­te?

—En es­tos mo­men­tos el cán­cer cu­tá­neo no me­la­no­ma es el más fre­cuen­te en Eu­ro­pa y en ge­ne­ral en to­das las po­bla­cio­nes de ra­za blan­ca o de paí­ses in­dus­tria­li­za­dos

—¿Y es­te ti­po de pa­to­lo­gías van en as­cen­so?

—Van en as­cen­so de for­ma alar­man­te en las po­bla­cio­nes blan­cas. Y es­to es así por­que son po­bla­cio­nes en­ve­je­ci­das, con más tiem­po vi­tal pa­ra que el fac­tor de ries­go nú­me­ro uno, que es la luz so­lar mal to­ma­da, ac­túe. Tam­bién por­que al en­ve­je­cer, los me­ca­nis­mos de re­pa­ra­ción del DNA van sien­do me­nos efec­ti­vos.

—¿Las cam­pa­ñas de pre­ven­ción son efec­ti­vas?

—El co­no­ci­mien­to de los ries­gos es pri­mor­dial. To­dos los años par­ti­ci­pa­mos en cam­pa­ñas de edu­ca­ción pa­ra sa­lud y de pre­ven­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria. En­tre otras co­sas, va­mos a co­le­gios pa­ra dar char­las y en­trar en un gru­po muy sen­si­ble co­mo es el de la in­fan­cia y de la ado­les­cen­cia. Pe­ro sigue sien­do in­su­fi­cien­te.

—¿Ga­li­cia es una po­bla­ción de es­pe­cial ries­go?

—En Ga­li­cia te­ne­mos mu­chas po­bla­cio­nes de ries­go, ya que se ex­po­nen a la luz so­lar du­ran­te años por mo­ti­vos la­bo­ra­les. Ha­bla­mos de ma­ris­ca­do­res, agri­cul­to­res y afi­cio­na­dos o prac­ti­can­tes de los de­por­tes náu­ti­cos. En es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma sí es mo­ti­vo de con­sul­ta cre­cien­te el cán­cer cu­tá­neo

—¿Y qué da­tos tie­ne de Pontevedra?

—En Pontevedra los da­tos que te­ne­mos son li­mi­ta­dos. No me gus­ta crear alar­mis­mo en la po­bla­ción, pe­ro di­ga­mos que en es­ta área sa­ni­ta­ria hay un in­cre­men­to tan­to en el cán­cer cu­tá­neo me­la­no­ma, co­mo en el no me­la­no­ma.

—¿En que se di­fe­ren­cian?

—El me­la­no­ma se de­ri­va de los me­la­no­ci­tos, que son cé­lu­las que dan co­lor a la piel. Es el «lu­nar ma­lo», pa­ra en­ten­der­nos. Es­te sub­ti­po de cán­cer cu­tá­neo es más agre­si­vo por­que pue­de di­se­mi­nar­se a dis­tan­cia y te­ner un im­pac­to en mor­ta­li­dad. Afec­ta mu­cho a adul­tos jó­ve­nes. En cam­bio, el cán­cer cu­tá­neo no me­la­no­ma, el va­so­ce­lu­lar o es­pi­no­ce­lu­lar, tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des de di­se­mi­nar­se, de me­tas­ta­ti­zar y pro­vo­car mor­ta­li­dad. Se sue­le de­tec­tar en zo­nas ex­pues­tas al sol de for­ma cró­ni­ca y en pa­cien­tes de más edad que el me­la­no­ma.

—La gen­te se asus­ta bas­tan­te an­te cual­quier lu­nar o man­cha. ¿Ha­ce bien en preo­cu­par­se?

—Es muy fre­cuen­te que la po­bla­ción ten­ga lu­na­res y la ma­yor par­te de ellos son be­nig­nos. Sim­ple­men­te hay que es­tar aten­to a la apa­ri­ción de le­sio­nes nue­vas o a cam­bios en un cor­to pla­zo de las exis­ten­tes. Si se tra­ta de una le­sión mul­ti­co­lor, asi­mé­tri­ca, de cre­ci­mien­to rá­pi­do, a la que va aso­cia­do un san­gra­do, se de­be con­sul­tar al mé­di­co de ca­be­ce­ra. Pe­ro in­sis­to en que la ma­yor par­te de los lu­na­res son le­sio­nes bue­nas y so­lo un pe­que­ño por­cen­ta­je son me­la­no­mas.

«La ex­po­si­ción so­lar tam­bién tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos y no se tra­ta de de­mo­ni­zar­la»

«El co­no­ci­mien­to de los rie­gos es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar su­frir un cán­cer cu­tá­neo»

—¿Cuan­to más fac­tor de pro­tec­ción más tiem­po de ex­po­si­ción so­lar?

—Esa es una de las co­sas que hay que ex­pli­car de­ta­lla­da­men­te. No tie­ne na­da que ver con los tiem­pos de ex­po­si­ción. Si el fil­tro po­ne pro­tec­ción 50, sig­ni­fi­ca que el fil­tra­do de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B, se ajus­ta a lo que sig­ni­fi­ca el SPF de 50, no que la pan­ta­lla sea ab­so­lu­ta y no de­je pa­sar ni un po­qui­to de energía a la piel. No hay nin­gu­na re­la­ción en­tre el tiem­po y el nú­me­ro de fac­tor de pro­tec­ción. En el ca­so de la pro­tec­ción 50, su­po­ne que del 100% de fo­to­nes de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B, so­la­men­te lle­gan a la piel el 2%.

—¿Nos po­de­mos fiar de la cos­mé­ti­ca der­ma­to­ló­gi­ca, en ge­ne­ral?

—Si es­tá bien he­cha por pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes sí.

¿Que cui­da­dos son re­co­men­da­bles pa­ra la re­pa­ra­ción de la piel des­pués del ve­rano?

— Sim­ple­men­te hay que ha­cer una bue­na y ade­cua­da hi­dra­ta­ción de la piel.

La doc­to­ra Fló­rez inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo mar­tes con una po­nen­cia so­bre fo­to­pro­tec­ción las Char­las Sa­lu­da­bles en la se­de de Afun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.