El club de los tra­duc­to­res uni­ver­sa­les

Tra­ba­jan en BATA y de­di­can ho­ras li­bres a pa­sar a pic­to­gra­mas des­de cuen­tos has­ta se­ña­li­za­cio­nes de edi­fi­cios pú­bli­cos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - ROSA ESTÉVEZ

Bus­quen bien en su li­bre­ría de re­fe­ren­cia. En la es­tan­te­ría de li­te­ra­tu­ra in­fan­til pue­de que se en­cuen­tren con el li­bro del que le va­mos a ha­blar, uno de esos li­bros bo­ni­tos pen­sa­dos por Ka­lan­dra­ka pa­ra ha­cer más gran­de el mun­do de los ni­ños. De to­dos los ni­ños, por­que Ni­co­lás va a la bi­blio­te­ca es un cuen­to de lec­tu­ra uni­ver­sal. Los tex­tos se han adap­ta­do al len­gua­je de pic­to­gra­mas, un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción ba­sa­do en di­bu­jos, que per­mi­te que la his­to­ria sea leí­da por prác­ti­ca­men­te to­dos. La tra­duc­ción de es­ta y de otras aven­tu­ras de Ni­co­lás es co­sa de un gru­po de vo­lun­ta­rios. Cin­co tra­ba­ja­do­res de BATA, una aso­cia­ción que lle­va mu­chos años me­jo­ran­do la ca­li- dad de vi­da de las per­so­nas con tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta, se ha en­car­ga­do de ha­cer ac­ce­si­ble el li­bro a ca­si to­do el mun­do.

Mó­ni­ca, Mar­cial y Ma­rio son tres de los cin­co in­te­gran­tes de es­te par­ti­cu­lar club. Fal­tan Cris­ti­na y Lo­li, pe­ro sus com­pa­ñe­ros reivin­di­can sus nom­bres. Por­que el su­yo, di­cen una y otra vez, es un tra­ba­jo en equi­po. Y eso que, co­mo sus ho­ra­rios no siem­pre coin­ci­den, el grue­so de la ope­ra­ción se ha­ce a gol­pe de co­rreo elec­tró­ni­co. Pe­ro pa­ra eso es­tán las nue­vas tec­no­lo­gías, ¿no?.

Lo im­por­tan­te es que, sea vién­do­se las ca­ras, sea a tra­vés de la pan­ta­lla de los or­de­na­do­res, han lo­gra­do sa­car ade­lan­te un nue­vo pro­yec­to. Tie­nen en­tre sus ma­nos el úl­ti­mo li­bro de Ka­lan­dra­ka y re­co­no­cen que les re­sul­ta emo­cio­nan­te po­der pa­sar sus ho­jas y ver el fru­to de va­rios me­ses de tra­ba­jo. Y es que el pro­ce­so de crea­ción de un cuen­to ac­ce­si­ble es lar­go. «Pri­me­ro la edi­to­rial nos plan­tea el te­ma y unas pri­me­ras ideas, pa­ra ver si el cuen­to pue­de re­sul­tar útil», na­rra Mó­ni­ca, que ha­ce las fun­cio­nes de coor­di­na­do­ra. A par­tir de ahí, se pro­du­ce un ir y ve­nir de pro­pues­tas, con­tra­pro­pues­tas, su­ge­ren­cias, co­rrec­cio­nes y mu­cho, pe­ro mu­cho, tra­ba­jo crea­ti­vo. To­do ha de pa­sar el fil­tro de los usua­rios de BATA, con los que se com­prue­ba que la tra­duc­ción a pic­to­gra­mas fun­cio­na. El pro­ce­so es la­bo­rio­so, ya ven. «Cos­tó ha­cer­lo. Ya bro­meá­ba­mos con que el tí­tu­lo es Ni­co­lás va a la bi­blio­te­ca, pe­ro con tan­tas idas y ve­ni­das ha­bría te­ni­do tiem­po de ir has­ta la lu­na», na­rra Ma­rio.

El y sus com­pa­ñe­ros ya van co­gien­do ex­pe­rien­cia en es­to de tra­ba­jar con una edi­to­rial. La alian­za sur­gió de for­ma na­tu­ral. «En BATA tra­ba­ja­mos con per­so­nas con tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta, así que en nues­tro día a día ha­ce­mos mu­cho esa tra­duc­ción de las co­sas a imá­ge­nes», ex­pli­can. Ha­ce tre­ce años, ¡se di­ce pron­to!, pre­sen­ta­ron al­gu­nas de las fi­chas de con­su­mo in­terno a la edi­to­rial. «Ya te­nía­mos al­gu­nos cuen­tos adap­ta­dos al len­gua­je de pic­to­gra­mas y se los en­se­ña­mos». Así na­ció una co­la­bo­ra­ción que se ha sos­te­ni­do en el tiem­po. «Em­pe­za­mos adap­tan­do cuen­tos tra­di­cio­na­les. A ra­ti­ña pre­su­mi­da, O coelli­ño bran­co... ». Y des­de ha­ce un tiem­po, los cuen­tos «de fá­cil lec­tu­ra» tie­nen una co­lec­ción pro­pia, Ma­ka­ki­ños, en la que Ni­co­lás se em­pe­ña en «rom­per las ba­rre­ras de la in­co­mu­ni­ca­ción», se­gún es­cri­be la edi­to­rial en las ta­pas del cuen­to. Ni­co­lás va de com­pras, o Ni­co­lás co­ci­na sin fue­go fue­ron las dos pri­me­ras en­tre­gas de es­ta co­lec­ción, ilus­tra­da por la pon­te­ve­dre­sa Ali­cia Suá­rez.

Pe­ro no se crean que úni­ca­men­te de cuen­tos vi­ve es­te club de tra­duc­to­res uni­ver­sa­les. Su la­bor va mu­cho más allá. Ha­cen el tra­ba­jo de for­ma so­li­da­ria. Ca­da uno de los pic­to­gra­mas que sa­len de sus ma­nos son un pa­so más ha­cia un mun­do me­jor.

En es­te equi­po hay si­tio pa­ra psi­có­lo­gos, edu­ca­do­res e in­te­gra­do­res so­cia­les

Des­de ha­ce años mantienen un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con Ka­lan­dra­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.