La pla­za del Mar­qués de Val­te­rra, el lu­gar don­de el picudo ro­jo ya se co­bró ocho pal­me­ras

Ocho de las pal­me­ras que ha­bía en Mar­qués de Val­te­rra y O Re­guei­ro ya se ta­la­ron

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PORTADA - MARÍA HER­MI­DA

La pla­za de Es­tri­be­la y Can­to­da­rea que mi­ra al puer­to de Ma­rín, ese rin­cón que hace de fron­te­ra en­tre las tie­rras pon­te­ve­dre­sas y ma­ri­nen­ses, aca­ba de au­men­tar su sin­gu­la­ri­dad. Por si no le lle­ga­se a es­te en­torno con la ex­tra­va­gan­cia de per­te­ne­cer a dos con­ce­llos y te­ner dos nom­bres dis­tin­tos, de ser Mar­qués de Val­te­rra pa­ra Pon­te­ve­dra y O Re­guei­ro pa­ra Ma­rín, aho­ra re­sul­ta que es una es­pe­cie de zo­na ce­ro de las con­se­cuen­cias del picudo ro­jo, ese in­sec­to al que se la ha da­do por ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble a las pal­me­ras. De la de­ce­na de ejem­pla­res que lu­cían so­bre la mis­ma ace­ra, en per­fec­ta hi­le­ra, so­la­men­te so­bre­vi­ven dos. El res­to fue­ron ta­la­das por el pie y su úni­co ras­tro es ya un tro­zo de ma­de­ra iner­te a ras de sue­lo. Y lo peor es que a las pal­me­ras que que­dan, co­mo de­cía ayer un pai­sano a pie de ace­ra, «moi­ta vi­da non se lles ve». El jar­di­ne­ro mu­ni­ci­pal ma­ri­nen­se, Lau­reano Ga­lle­go, con­fir­ma que «po­si­ble­men­te una de las que que­da es­té afec­ta­da tam­bién. No la cor­ta­mos por aho­ra pe­ro es pro­ba­ble que ha­ya que ha­cer­lo».

A fi­na­les del 2015, cuan­do to­da­vía no ha­bía subido por to­das par­tes la fie­bre del picudo ro­jo, el Con­ce­llo de Ma­rín ya aler­ta­ba de que el in­sec­to ha­bía em­pe­za­do a ac­tuar en Mar­qués de Val­te­rra, que afec­ta­ba a al­gu­nos ejem­pla­res de Pon­te­ve­dra y que ame­na­za­ba con aca­bar tam­bién con las pal­me­ras ma­ri­nen­ses. Dos años des­pués, las con­se­cuen­cias de la pla­ga son evi­den­tes. So­lo que­dan en pie las dos ci­ta­das pal­me­ras, que es­tán sien­do tra­ta­das pa­ra ver si lo­gran sal­var el ti­po.

En la pla­za a na­die le ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da la ta­la. Ni si­quie­ra las cau­sas de la mis­ma. «Es­ta- ban en­fer­mas e caían as ra­mas, era un pe­ri­go. Non que­dou máis re­me­dio que cor­ta­las», ra­zo­na a me­dia ma­ña­na Ce­les­tino Fran­co, que co­ge agua en la fuen­te don­de es­tá el lí­mi­te en­tre Ma­rín y Pon­te­ve­dra. «Es una pe­na ta­lar ár­bo­les pe­ro es­ta­ban muy mal», aña­de una mu­jer uru­gua­ya que re­si­de en el en­torno. Se les pregunta a am­bos, y a más ve­ci­nos, qué an­ti­güe­dad pue­den te­ner es­tos ejem­pla­res. Na­die lo tie­ne de­ma­sia­do cla­ro. Unos ve­ci­nos de­fien­den a ca­pa y es­pa­da que tie­nen más de me­dio si­glo a sus es­pal­das, otros re­du­cen la ci­fra a 40 años... El jar­di­ne­ro mu­ni­ci­pal ma­ri­nen­se arro­ja al­go de luz: «No son to­das de la mis­ma épo­ca, yo creo que las de la par­te de Pon­te­ve­dra eran las más an­ti­guas y que po­dían te­ner fá­cil­men­te más de me­dio si­glo. Las que per­te­ne­cen a Ma­rín qui­zás ten­gan unos 40 años y hay una más jo­ven, que la ha­bía­mos tras­plan­ta­do des­de la ba­rria­da de San Pe­dro».

EMI­LIO MOL­DES

El Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra ta­ló cin­co pal­me­ras en hi­le­ra y Ma­rín hi­zo lo pro­pio con otras tres en la pla­za que com­par­ten.

E. MOL­DES

¿Se­rán ca­pa­ces de so­bre­vi­vir? Es­tas son las dos úni­cas pal­me­ras que que­dan ya en pie en Mar­qués de Val­te­rra y O Re­guei­ro. Pe­ro su sa­lud no pa­re­ce de­ma­sia­do bue­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.