Una man­za­na con za­fa­rran­cho de co­ches y es­ca­sa fe­li­ci­dad

Los ve­ci­nos no es­tán con­ten­tos con su en­torno; di­cen que fal­ta lim­pie­za y que el es­ta­do de ace­ras y cal­za­das de­ja que desear

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - MARÍA HER­MI­DA

Aun­que una ca­lle, cual­quie­ra que sea, per­ma­nez­ca en es­ta­do de­plo­ra­ble siem­pre sue­le apa­re­cer en es­ce­na al­gún ve­cino que de­fien­de el en­torno, que di­ce que vi­vir allí es una ma­ra­vi­lla. Sin em­bar­go, es­ta mis­ma se­ma­na, re­co­rrien­do de ca­bo a ra­bo las ca­lles Pas­tor Díaz, Ale­jan­dro de la So­ta y Cer­van­tes, pre­gun­tan­do a un buen nú­me­ro de re­si­den­tes o vi­si­tan­tes, era mi­sión im­po­si­ble to­par al­guien con­ten­to con el lu­gar. So­na­ban las que­jas por do­quier. ¿Por qué? Por dis­tin­tas ra­zo­nes, al­gu­nas re­la­cio­na­das con el za­fa­rran­cho de co­ches que hay ha­bi­tual­men­te en es­ta man­za­na, ya que tie­ne apar­ca­mien­to li­bre, que es­tá siem­pre a to­pe por su cer­ca­nía al cen­tro, y tam­po­co es ra­ro ver vehícu­los es­ta­cio­na­dos en do­ble fi­la, ha­bi­tual­men­te con el con­duc­tor den­tro.

Em­pe­ce­mos por los co­ches. Hay apar­ca­mien­to li­bre y en ba­te­ría tan­to en Ale­jan­dro de la So­ta co­mo en Pas­tor Díaz. En el ca­so de Ale­jan­dro de la So­ta los co­ches, real­men­te, le co­men un tro­ci­to a la ace­ra al es­ta­cio­nar. Hay di­vi­sión de opi­nio­nes al res­pec­to. Una hos­te­le­ra in­di­ca: «Yo cam­bia­ría otras co­sas, pe­ro el te­ma de los co­ches lo de­ja­ría así, por­que hay que apar­car en al­gún si­tio y los que te­ne­mos ne­go­cios ne­ce­si­ta­mos que se pue­da es­ta­cio­nar». Dos ve­ci­nas, que se­ña­lan que lle­van to­da la vi­da en la ca­lle tie­nen una opi­nión dis­tin­ta. «Es­ta­mos fue­ra del mo­de­lo pea­to­nal, es­tas ace­ras no son an­chas ni có­mo­das. Es­tá cla­ro que hay que apar­car en al­gún la­do, pe­ro es que aho­ra vie­nen to­dos los co­ches ha­cia es­ta zo­na y ca­si na­die en­cuen­tra hue­co», se­ña­la una. «Es­ta­mos a un pa­so de Mi­che­le­na y pa­re­ce que es­ta­mos a ki­ló­me­tros», sen­ten­cia la otra.

Lue­go es­tá el asun­to de la lim­pie­za. Ahí, sí que sí, hay una­ni­mi­dad: los ve­ci­nos re­cla­man que se ba­rra más y que tam­bién se bal­deen las ca­lles con una ma­yor fre­cuen­cia. ¿Y las ace­ras? No pue­de ha­blar­se de uni­for­mi­dad. Hay dis­tin­tos pa­vi­men­tos en la zo­na re­ser­va­da pa­ra pea­to­nes, unos en me­jor y otros en peor es­ta­do, y se da una cir­cuns­tan­cia pe­lia­gu­da en es­te en­torno que tie­ne al la­do el pul­món ver­de del par­que de las Pal­me­ras y un po­co más allá la Ala­me­da: al lle­gar a una es­pe­cie de ba­ja­da que hay des­de Pas­tor Díaz a Raí­ña Vic­to­ria el pea­tón tie­ne que ele­gir en­tre unas es­ca­le­ras o la ca­rre­te­ra, no hay ace­ra que val­ga. «Yo voy siem­pre por el vial por­que me cues­ta su­bir la es­ca­le­ra», di­ce una mu­jer de me­dia­na edad.

En cuan­to al pa­vi­men­to de las cal­za­das, el ma­yor pro­ble­ma se en­cuen­tra en Pas­tor Díaz. Ahí se con­ser­va to­da­vía el vie­jo ado­quín, que va su­frien­do acha­ques en dis­tin­tos pun­tos. Pre­sen­ta bas­tan­tes irre­gu­la­ri­da­des, por no ha­blar de que la se­ña­li­za­ción ho­ri­zon­tal, so­bre to­do los pa­sos de pea­to­nes, ne­ce­si­tan una ca­pa de pin­tu­ra de for­ma ur­gen­te.

Los ve­ci­nos in­sis­ten en que es­tán fue­ra del mo­de­lo de ciu­dad. Aún así, hay un rin­cón de la man­za­na que sí re­cuer­da a la Pon­te­ve­dra que or­de­nó el trá­fi­co. «Es­to es una ma­ra­vi­lla», pre­ci­san dos mo­to­ris­tas, cas­co en mano. Y aña­den: «Es­tá en pleno cen­tro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.