«Con 12 años, lu­char con­tra la em­pa­ca­do­ra era co­mo un jue­go»

Con «Em­pa­ca­do­ra. 20 anos des­pois da loi­ta» re­cu­pe­ra en es­te do­cu­men­tal la respuesta del mo­vi­mien­to ve­ci­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA -

Te­nía 12 años cuan­do sus ve­ci­nos se mo­vi­li­za­ron pa­ra im­pe­dir que una em­pa­ca­do­ra se ubi­ca­se en Vilaboa. Tais Fei­joo Ro­drí­guez, rea­li­za­do­ra del do­cu­men­tal Em­pa­ca­do­ra. 20 anos des­pois da loi­ta, vi­vió to­do aque­llo a «una edad com­pli­ca­da. Es­ta­ba en­tre ser una ni­ña y em­pe­zar a en­ten­der el mun­do. Apren­dí a ver las co­sas de otra ma­ne­ra, có­mo fun­cio­na la po­lí­ti­ca o la po­li­cía. De pe­que­ña la tie­nes co­mo idea­li­za­da y ver que, mu­chas ve­ces, pe­gan a tus ve­ci­nos... Eso te im­pac­ta», apun­ta quien re­co­no­ce que «en mi ca­sa se vi­vió in­ten­sa­men­te».

—¿Al rea­li­zar el do­cu­men­tal ha cam­bia­do el re­cuer­do que te­nía de aque­llos días?

—Sí. A raíz de ha­cer las en­tre­vis­tas ves otras co­sas y las ana­li­zas con la men­te de una per­so­na de 32 años. De aque­lla, pa­ra mí mu­chas ve­ces era un jue­go... Lo de las cru­ces en la ca­rre­te­ra, cuan­do íba­mos a ti­rar­le ba­su­ra a un con­ce­jal. Con 12 años es di­ver­ti­dí­si­mo, pe­ro des­de un pun­to de vis­ta adul­to te das cuen­ta de su re­per­cu­sión.

—¿Qué per­ci­bió en­tre las per­so­nas en­tre­vis­ta­das?

—Hay de to­do, pe­ro se sa­can dos con­clu­sio­nes fun­da­men­ta­les. Que se su­frió mu­cho, se pe­leó mu­cho, pe­ro que tam­bién que­dó un po­so de unión. Hu­bo mu­chas amis­ta­des que se for­ja­ron en aquel mo­men­to y esa sen­sa­ción de unión en­tre las dos pa­rro­quias es lo más bo­ni­to.

—¿Me­re­ció la pe­na?

—Sí, con cre­ces. No so­lo es el he­cho que no se pu­sie­ra la em­pa­ca­do­ra, que evi­den­te­men­te es el lo­gro más gran­de, sino que con­si­guie­ron que to­da una ge­ne­ra­ción de ni­ños, la mía, nos lle­vá­se­mos una lec­ción muy im­por­tan­te.

—An­tes alu­día a lo de ti­rar ba­su­ra a los edi­les, lo que hoy son es­cra­ches. ¿No eran el úl­ti­mo es­la­bón de la ca­de­na de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas?

—Pue­de ser, pe­ro creo que ca­da uno, y es­to a lo me­jor es mi vi­sión idí­li­ca, tie­ne un po­der de de­ci­sión. Pu­do ser el es­ca­la­fón más ba­jo, te­nía mu­cha gen­te por en­ci­ma, pe­ro pien­so que siem­pre tie­nes un mar­gen de de­ci­sión. Se pu­so a me­dio pue­blo en con­tra y el pue­blo reac­cio­nó.

—¿Cuan­tas en­tre­vis­tas han rea­li­za­do pa­ra el do­cu­men­tal?

—Si no me equi­vo­co, he­mos en­tre­vis­ta­do a 52 per­so­nas. A ni­vel per­so­nal, evi­den­te­men­te, de 12 a 32 años he cam­bia­do una bu­rra­da y ha­bía gen­te que no me re­co­no­cía, pe­ro yo a ellos sí. Ten­go sus ca­ras gra­ba­das y, a pe­sar de to­do el tiem­po que ha pa­sa­do, me pro­du­jo la sen­sa­ción de que es­ta­ba de­lan­te de un su­per­hé­roe o al­go así.

—¿Cuál fue el tes­ti­mo­nio que más le ha im­pac­ta­do?

—Lo que más me cho­có fue la gen­te más ma­yor que par­ti­ci­pó, que ya por en­ton­ces te­nían se­sen­ta y pi­co años. Y la unión. No sé si se­ría po­si­ble eso mis­mo hoy en día si se vol­vie­ra a re­pe­tir el con­flic­to. No sé si es por- que sien­to que so­mos un po­co más de­ja­dos aho­ra...

—Es­ta era pre­ci­sa­men­te mi si­guien­te pregunta. ¿Una lu­cha co­mo la de hace dos dé­ca­das po­día dar­se en la ac­tua­li­dad?

—Me en­can­ta­ría pen­sar que sí, pe­ro no es­toy se­gu­ra. Su­pon­go que tam­bién fun­cio­na­ría de otra ma­ne­ra por In­ter­net y las re­des so­cia­les. A lo me­jor se le po­día dar un bom­bo des­de el pun­to de vis­ta de los afec­ta­dos que de aque­lla era muy li­mi­ta­do. Qui­zás a ni­vel me­diá­ti­co ten­dría una re­per­cu­sión más gran­de, pe­ro no sé a ni­vel per­so­nal la in­vo­lu­cra­ción hu­bie­ra si­do tan gran­de co­mo en­ton­ces.

E. MOL­DES

El do­cu­men­tal de Tais Fei­joo se es­tre­na­rá el 21 de oc­tu­bre en la Fin­ca Ba­ta­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.