En mar­cha pa­ra in­ten­tar no ha­cer­se vie­jos a los 40 años

Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en­ve­je­cen an­tes; en es­ta aso­cia­ción tra­tan de pa­liar los efec­tos que pro­vo­ca la edad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - MA­RÍA HER­MI­DA

Exis­te la cos­tum­bre —lo cuen­tan des­de to­das las aso­cia­cio­nes re­la­cio­na­das con la di­ver­si­dad fun­cio­nal— de tra­tar a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad co­mo eter­nos ni­ños. «Es in­creí­ble, cum­plen 50 años y no son se­ño­res, siem­pre se re­fie­ren a ellos co­mo ni­ños o chi­cos», ex­pli­can los co­lec­ti­vos. Na­da más le­jos de la reali­dad. Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cum­plen años, co­mo to­dos. Pe­ro es que en­ci­ma es co­mo si los cum­plie­sen mu­chí­si­mo an­tes, por­que en­ve­je­cen a eda­des tem­pra­ní­si­mas. La aso­cia­ción Xoán XXIII hi­zo una eva­lua­ción de 150 per­so­nas en sus cen­tros de adul­tos y en 65 ob­ser­vó sín­to­mas pre­ma­tu­ros de en­ve­je­ci­mien­to. Es de­cir, se tra­ta de hom­bres y mu­je­res, que en mu­chos ca­sos ni si­quie­ra lle­gan a los 40 años, que tie­nen sín­to­mas fí­si­cos —sor­de­ra o pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, por po­ner dos ejem­plos— o psi­co­ló­gi­cos —re­la­cio­na­dos, en su ma­yo­ría, con la pér­di­da de me­mo­ria— pro­pios del pa­so del tiem­po. In­sis­ten ellos en que son pro­ble­mas ín­ti­ma­men­te li­ga­dos a la edad, con el he­cho de que en­ve­jez­can jó­ve­nes, y no re­la­cio­na­dos con su dis­ca­pa­ci­dad. De ahí que se ha­yan pues­to en ac­ción.

¿Qué hi­cie­ron? Crea­ron un pro­gra­ma pa­ra com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to. Les ha apo­ya­do la Fun­da­ción Rep­sol, que les otor­gó una sub­ven­ción de 12.000 eu­ros. Na- da me­jor que re­co­rrer las ins­ta­la­cio­nes que tie­ne el co­lec­ti­vo en Pontevedra pa­ra com­pren­der en qué con­sis­te y ver que es po­si­ble lu­char con­tra el en­ve­je­ci­mien­to tan­to de per­so­nas que van al cen­tro ocupacional co­mo de las que tie­nen más de­pen­den­cia y son usua­rias del cen­tro de día.

En una cla­se con una ra­tio muy ba­ja, Jo­se es­tá fren­te a una pan­ta­lla di­gi­tal. Cuen­ta con 47 años, aun­que él se qui­ta unos cuan­tos. Tie­ne que in­ten­tar, con un pun­te­ro elec­tró­ni­co, apar­car un co­che en un lu­gar con­cre­to. Se tra­ta de fo­men­tar los re­fle­jos y la me­mo­ria. Al prin­ci­pio le cues­ta. Pe­ro los aplau­sos que re­ci­be cuan­do acier­ta con el es­ta­cio­na­mien­to le ani­man a se­guir in­ten­tán­do­lo. Lo mis­mo le pa­sa a Chus­co. Es el más ve­te­rano del cen­tro, con sus 63 años. Él tam­bién prue­ba su des­tre­za con el pun­te­ro. Co­mo a Jo­se, le cues­ta al prin­ci­pio, pe­ro aca­ba acer­tan­do. El jol­go­rio de sus com­pa­ñe­ros es tre­men­do pa­ra ce­le­brar ca­da vic­to­ria. Nuria Lu­que, la ge­ren­te, ex­pli­ca que el co­lec­ti­vo ad­qui­rió una pla­ta­for­ma di­gi­tal, lla­ma­da Neu­ro­nup, que les per­mi­te tra­tar de reha­bi­li­tar las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas.

En otra zo­na, lo que se es­ti­mu­lan son los sen­ti­dos. Allí es­tá Ge­na tum­ba­da en una es­pe­cie de so­fás lleno de lu­ces. Di­cen de ella que es ner­vio­sa. Sin em­bar­go, se re­la­jó tan­to en el di­ván que ca­si, ca­si ni sa­lu­da. Be­go­ña tra­ba­ja con las lu­ces y los co­lo­res. Y la mo­ni­to­ra in­di­ca: «Tra­ba­ja­mos la es­ti­mu­la­ción vi­sual y cog­ni­ti­va».

Vi­si­ta­mos lue­go la pis­ci­na. Allí es­tá Ma­ri­mar con una fi­sio­te­ra­peu­ta. Ella tam­bién pa­sa de los 40 años y tam­bién le to­ca lu­char con­tra los pri­me­ros sín­to­mas del en­ve­je­ci­mien­to. Se le pre­gun­ta qué tal ba­jo el agua, y la res­pues­ta es cla­ra: «Bien, bien, bien», di­ce. Pues eso es de lo que se tra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.