Che­queo

Joa­quín, uno de los ten­de­ros, se en­car­ga de re­ti­rar pe­ga­ti­nas de las pa­pe­le­ras o de lim­piar gra­fi­tis pa­ra evi­tar el feís­mo ca­lle­je­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PORTADA - MA­RÍA HER­MI­DA

La ca­lle San Ro­mán, de Pontevedra, don­de el feís­mo ca­lle­je­ro es his­to­ria

Ca­da callejuela del cas­co his­tó­ri­co pon­te­ve­drés tie­ne al­go sin­gu­lar; en to­das hay al­gún rin­cón bo­ni­to. Pe­ro San Ro­mán es una ca­lle es­pe­cial por obra y gra­cia de sus co­mer­cian­tes, que se em­pe­ñan en que es­té lin­da de ca­bo a ra­bo, con plan­tas y flo­res, y li­bre de pin­ta­das o pe­ga­ti­nas que en­su­cien las ba­jan­tes y las pa­pe­le­ras. Ca­da uno po­ne su gra­ni­to de are­na. Pe­ro la ma­yo­ría coin­ci­den en que el gran va­le­dor de la zo­na es Joa­quín Diéguez, pro­pie­ta­rio de una ce­re­ría y em­pa­ña­do en no de­jar que na­die en­su­cie el en­torno. Pon­ga­mos un ejem­plo. No ha­ce fal­ta fi­jar­se mu­cho pa­ra des­cu­brir que to­das las ba­jan­tes es­tán bien pin­ta­das, del mis­mo co­lor ver­de. Pues fue Joa­quín quien las pin­tó. Y quien se en­car­ga de re­ti­rar una y otra vez los pa­pe­les que les pue­dan ir col­gan­do. Joa­quín tam­bién lim­pia pin­ta­das, re­co­ge he­ces ca­ni­nas y se bre­ga con las an­ti­es­té­ti­cas pe­ga­ti­nas. «Se tra­ta de man­te­ner el en­torno bo­ni­to», di­ce el hom­bre.

So­lo con la his­to­ria de Joa­quín po­dría es­cri­bir­se una no­ve­la, por­que su ca­be­za no pa­ra de ima­gi­nar y sus ma­nos de ar­te­sa­nos de ur­dir in­ven­tos. Pu­so ban­cos de ma­de­ra a pie de ca­lle, co­lo­có ve­lo­nes blan­cos al la­do de su ne­go­cio, fue uno de los pro­mo­to­res de que to­das las tien­das col­ga­sen ca­jas de fru­tas de co­lo­res con flo­res en las fa­cha­das... Qui­zás im­bui­dos por su es­pí­ri­tu, to­da la ca­lle se fue me­tien­do en el asun­to de la or­na­men­ta­ción. Los hay que, di­rec­ta­men­te, pa­re­cen una pri­ma­ve­ra lle­na de co­lor, co­mo la tien­da de ro­pa en ho­nor de Ma­rilyn Mon­roe. Otros es­tán ador­na­dos de for­ma más dis­cre­ta, co­mo la tien­da de Las­ta­rei­xas, cu­ya due­ña in­di­ca: «La ver­dad es que en­tre to­dos le cam­bia­mos la ca­ra a la ca­lle, pe­ro so­bre to­do es Joa­quín el que lo ha­ce».

En la ca­lle San Ro­mán, don­de la úni­ca no­ta dis­cor­dan­te la po­nen va­rios ba­jos ce­rra­dos que sí tie­nen en­ci­ma al­gu­nas pin­ta­das, hay una mez­cla de ne­go­cios con so­le­ra a otros mu­cho más nue­vos. En­tre los pri­me­ros es­tá, sin du­da al­gu­na, la an­ti­gua far­ma­cia de En­ri­que Ei­ras, que lle­va ahí des­de el año 1872. Tras el mos­tra­dor es­tá Jo­sé Luis Do­mín­guez, ac­tual res­pon­sa­ble, que año­ra tiem­pos an­ti­guos: «An­tes en la pla­za de la Ver­du­ra ha­bía más mo­vi­mien­to, yo creo que aho­ra pa­sa por aquí me­nos gen­te», se­ña­la él, des­de un ne­go­cio que lo con­ser­va to­do de an­tes, des­de los ta­rros añe­jos has­ta las es­tan­te­rías de ma­de­ra. En el la­do opues­to, en­tre los ne­go­cios más nue­vos es­tá por ejem­plo Car­naby, una tien­da con ai­res re­tros, o un lo­cal de ta­tua­jes. Es allí don­de atien­de Rodrigo, que se­ña­la: «A no­so­tros nos en­can­ta es­ta ca­lle, pa­sa un mon­tón de gen­te por aquí», en­fa­ti­za.

Sí hay una que­ja que se re­pi­te en la bo­ca de los co­mer­cian­tes. Creen que los ba­rren­de­ros de­be­rían pa­sar con más fre­cuen­cia por la zo­na. Aun­que la ver­dad es que ellos tie­nen a Joa­quín, que en una con­ver­sa­ción de dos mi­nu­tos a pie de ca­lle ti­ra a la pa­pe­le­ra una ca­je­ti­lla de ta­ba­co aban­do­na­da en un por­tal, arran­ca una pe­ga­ti­na y, de pa­so, cor­ta una ma­la hier­ba. To­do un re­ci­tal de bue­nas prác­ti­cas a pie de ca­lle. «No se pue­de de­jar en­su­ciar», in­sis­te una y otra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.