«Co­mo me deu pe­na, non a qui­xen ma­tar», afir­ma el acu­sa­do de acu­chi­llar a su ex

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - L. PENIDE

Si en la pri­me­ra jor­na­da re­co­no­ció que ha­bía acu­chi­lla­do a la que era su no­via — «¿Ma­ta­la? Non. Se qui­xe­se ma­ta­la, ela non es­ta­ría aquí»—, Al­fon­so C. B. ayer fue más con­tun­den­te: «Co­mo me deu pe­na, non a qui­xen ma­tar».

Su abo­ga­do so­li­ci­tó una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria en ba­se a la su­pues­ta exis­ten­cia de una exi­men­te por al­te­ra­ción psí­qui­ca, mien­tras que la acu­sa­ción par­ti­cu­lar sos­tu­vo su impu­tación ini­cial de ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va por el que pi­dió nue­ve años y me­dio de pri­sión.

La que sí va­rió sus plan­tea­mien­tos ini­cia­les fue la fis­ca­la. De man­te­ner una acu­sa­ción por in­ten­to de ho­mi­ci­dio, ayer sos­tu­vo que de­be ser con­de­na­do por un de­li­to de le­sio­nes agra­va­das, car­go por el que so­li­ci­tó tres años y me­dio de cár­cel, cin­co de li­ber­tad vi­gi­la­da y sie­te de ale­ja­mien­to. Ex­pli­có el cam­bio de cri­te­rio en que Al­fon­so C. B., en un mo­men­to da­do de la agre­sión, desis­tió de sus in­ten­cio­nes de cau­sar muer­te a la fa­lle­ci­da. De igual mo­do, con­si­de­ra que, a la ho­ra de im­po­ner la pe­na, de­be te­ner­se en cuen­ta la exis­ten­cia de ate­nuan­te analó­gi­ca de al­te­ra­ción psí­qui­ca.

Los he­chos por los que es­te ve­cino de Val­ga se sen­tó en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos se re­mon­tan a la ma­dru­ga­da del 5 de no­viem­bre del 2015.

Al­fon­so C. B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.