¿Trans­plan­tar un ca­be­za?, ¡qué idio­tez!

PE­DRO CAVADAS Ci­ru­jano de pres­ti­gio mun­dial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: A. E. F

¿DOC­TOR MI­LA­GRO O DOC­TOR FRAN­KENS­TEIN? Re­ci­be am­bos apo­dos. Es el res­pon­sa­ble del pri­mer tras­plan­te com­ple­to de ca­ra en España o del pri­mer tras­plan­te en el mun­do de am­bas ma­nos a la al­tu­ra de los an­te­bra­zos a una mu­jer.

Aun­que que­ría ser ve­te­ri­na­rio de ani­ma­les exó­ti­cos, Pe­dro Cavadas (Valencia, 1965) op­tó fi­nal­men­te por la Me­di­ci­na y se es­pe­cia­li­zó en Ci­ru­gía Plás­ti­ca, pe­ro al no gus­tar­le la ci­ru­gía es­té­ti­ca ni el ti­po de pa­cien­te que con­lle­va aca­bó sien­do ci­ru­jano re­cons­truc­ti­vo, a su jui­cio «la es­pe­cia­li­dad más com­pli­ca­da, agra­de­ci­da y gra­ti­fi­can­te con di­fe­ren­cia». Al­re­de­dor de 1.500 per­so­nas pa­san anual­men­te por sus ma­nos, que no tie­ne ase­gu­ra­das por­que, afir­ma, no se cree «tan im­por­tan­te», y se­ña­la que sus jor­na­das la­bo­ra­les son «lar­gas e in­fer­na­les», lo que no le per­mi­te ver to­dos los días a sus dos hi­jas, Ruo y Xiao, de 16 y 12 años.

Aun­que con­fie­sa que no pla­neó ser el «úl­ti­mo es­ca­lón» o la «úl­ti­ma es­pe­ran­za» de mu­chos pa­cien­tes, se­ña­la que a ba­se de acep­tar «ca­sos com­ple­jos y no de­cir que no a na­da» sus con­sul­tas son una «es­pe­cie de pe­re­gri­na­ción don­de vie­ne la gen­te que no sa­be dón­de ir. Es muy di­fí­cil que un pa­cien­te ven­ga aquí co­mo pri­me­ra op­ción». Cavadas, que tie­ne una clí­ni­ca pri­va­da y di­ri­ge el Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Re­cons­truc­ti­va del Hos­pi­tal de Ma­ni­ses (Valencia), ex­pli­ca que hay pa­cien­tes con los que de­di­ca «mil ve­ces» más tiem­po a ha­blar con ellos que a in­ter­ve­nir­les qui­rúr­gi­ca­men- te. El es­pe­cia­lis­ta va­len­ciano con­si­de­ra que pa­ra ser «un buen ci­ru­jano tie­nes que ser un buen mé­di­co, ha­blar mu­cho con el pa­cien­te y ocu­par­te mu­cho de él. Al fi­nal, apren­der có­mo man­te­ner­le ilu­sio­na­do has­ta el día an­tes de su muer­te». A su jui­cio, la me­di­ci­na «no va de mé­di­cos, va de pa­cien­tes» y sos­tie­ne que la «va­ni­dad qui­rúr­gi­ca» es una «en­fer­me­dad pro­pia de la in­fan­cia» y «se mien­te mu­cho», ya que en al­gu­nos con­gre­sos se si­guen pre­sen­ta­do ca­sos de tras­plan­tes de ca­ra en los que el pa­cien­te ya ha muer­to co­mo si si­guie­ran vi­vos. «Es­tru­ja tus in­di­ca­cio­nes qui­rúr­gi­cas pa­ra que se adap­te al pro­ble­ma de ese pa­cien­te y no lo es­tru­jes a él pa­ra que se adap­te a lo que tú quie­res ha­cer, por­que en­ton­ces es­tás po­nien­do por de­lan­te del be­ne­fi­cio del pa­cien­te tus ga­nas de ha­cer al­go o tu va­ni­dad, y eso es dia­me­tral­men­te opues­to a la esen­cia de la me­di­ci­na», afir­ma.

EL MA­NE­JO MÉ­DI­CO

Cavadas se­ña­la que ca­da vez se ha­cen me­nos tras­plan­tes de par­tes vi­si­bles con tan­ta re­le­van­cia me­diá­ti­ca co­mo los que se hi­cie­ron ha­ce unos años, y ex­pli­ca que des­de el pun­to de vis­ta qui­rúr­gi­co un tras­plan­te de ma­nos o ca­ra «no es de­ma­sia­do di­fí­cil», lo que es «di­fi­ci­lí­si­mo» es el ma­ne­jo mé­di­co des­pués de la in­ter­ven­ción. En es­te sen­ti­do, se­ña­la que en los tras­plan­tes el pro­ble­ma más im­por­tan­te es la me­di­ca­ción y la pre­ven­ción del re­cha­zo, y aun­que en la ac­tua­li­dad se pue­de so­lu­cio­nar re­la­ti­va­men­te a cor­to pla­zo «a cam­bio de cier­ta to­xi­ci­dad», la su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo de los tras­plan­tes «si­gue sien­do la mis­ma que ha­ce 30 años». Re­co­no­ce que le han «lla­ma­do de to­do», des­de Doc­tor Mi­la­gro o Dios, has­ta

Doc­tor Fran­kens­tein, y se­ña­la que si lo di­ce al­guien a quien ha so­lu­cio­na­do un pro­ble­ma «ese día dor­mi­ré me­jor», pe­ro si es fru­to de en­vi­dias, ra­bias o fo­bias, «es una en­fer­me­dad in­fan­to­ju­ve­nil». A su jui­cio, los «lí­mi­tes éti­cos» es­tán en «no ha­cer lo que es­té en tu mano» por ali­viar el su­fri­mien­to de la per­so­na que tie­nes de­lan­te. Cavadas con­si­de­ra una «gran idio­tez des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co, in­mu­no­ló­gi­co y qui­rúr­gi­co» el pri­mer tras­plan­te de ca­be­za que es­tá pre­vis­to rea­li­zar a fi­na­les de es­te año. «Es tan gro­se­ra­men­te men­ti­ra que da has­ta ver­güen­za re­ba­tir­lo, la mé­du­la es­pi­nal no re­ge­ne­ra y lo más que se pue­de es con­se­guir un te­tra­plé­ji­co con de­pen­den­cia res­pi­ra­to­ria». Ha­bla con or­gu­llo de la Fun­da­ción Pe­dro Cavadas que desa­rro­lla su tra­ba­jo en Áfri­ca y cree que es una «obli­ga­ción éti­ca ali­viar el su­fri­mien­to de al­guien que no ha po­di­do ele­gir don­de na­cer y a cam­bio de na­da». «Cuan­do en­tien­des el pla­cer de re­ga­lar una vi­da nue­va o de ali­viar un su­fri­mien­to, es ma­ra­vi­llo­so y em­pie­zas a en­ten­der en qué con­sis­te la cau­sa hu­ma­ni­ta­ria», ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.