Pa­ten­te de cor­so

De­ma­sia­do le­jos de Tro­ya

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte

ayer an­du­ve un ra­to tras la VI epís­to­la de Ho­ra­cio –nihil ad­mi­ra­ri– en la par­te de mi bi­blio­te­ca ocu­pa­da por los clá­si­cos grie­gos y latinos, com­pa­ran­do va­rias tra­duc­cio­nes. Al ter­mi­nar, el azar me lle­vó a to­mar de su es­tan­te un vie­jo y que­ri­do vo­lu­men que po­seo des­de ha­ce me­dio si­glo: Fi­gu­ras y si­tua­cio­nes de la Enei­da. Ten­go de­vo­ción por ese li­bro, y su ex­ce­len­cia es una de las ra­zo­nes. La otra es que con él em­pe­cé a tra­du­cir a Vir­gi­lio a los die­ci­séis años; y en sus pá­gi­nas, mar­ca­dos a bo­lí­gra­fo los he­xá­me­tros para di­fe­ren­ciar dác­ti­los y es­pon­deos, fi­gu­ra mi pro­pia tra­duc­ción de ca­da ver­so: «Can­to a las proezas y al hom­bre que de las cos­tas de Tro­ya / vino el pri­me­ro a Ita­lia y a la cos­ta de La­vi­nia fu­gi­ti­vo del ha­do…». Me sen­té a ho­jear­lo, mien­tras re­cor­da­ba, y lue­go lo de­vol­ví a su lu­gar con una son­ri­sa me­lan­có­li­ca. Pen­sa­ba en don An­to­nio Gil, el pro­fe­sor sa­bio y pa­cien­te que me guió por esos ver­sos; y en Gloria, la pro­fe­so­ra de Grie­go de be­llas gre­bas que se ca­só –co­mo era de es­pe­rar– con el pro­fe­sor de gim­na­sia; y en José Luis Va­lle­jo, el her­mano ma­ris­ta con quien, en 2º de ba­chi­lle­ra­to, tra­du­je mis pri­me­ras pa­la­bras de la­tín clá­si­co: «Ga­llia est om­nis di­vi­sa in par­tes tres». Y pen­sa­ba en mi ami­go el pro­fe­sor Arís­ti­des Mín­guez, que en el co­le­gio don­de aho­ra se ga­na la vi­da su­ma vein­ti­séis años pe­lean­do jun­to a las ne­gras na­ves, cu­bier­to del pol­vo de los hé­roes, in­ten­tan­do en­se­ñar Cultura Clá­si­ca a chi­cos de quin­ce años; y es­te cur­so no ha po­di­do ha­cer­lo por­que, de un mi­llar de alum­nos ins­cri­tos en su ins­ti­tu­to, só­lo una do­ce­na ha­bía ele­gi­do esa asig­na­tu­ra, que ca­re­ce de la uti­li­dad in­me­dia­ta de, por ejem­plo, la in­for­má­ti­ca o la len­gua au­to­nó­mi­ca de turno. Y eso sig­ni­fi­ca que una pro­mo­ción en­te­ra de es­tu­dian­tes, en ese co­le­gio y en otros cen­te­na­res de to­da Es­pa­ña, aca­ba­rá la en­se­ñan­za se­cun­da­ria sin te­ner ni re­mo­ta idea de quié­nes fue­ron Ho­me­ro o Vir­gi­lio, sin sa­ber lo que nues­tro mun­do de­be a So­lón, Clís­te­nes o Pe­ri­cles, sin re­cor­dar a Só­cra­tes o bus­car el ca­mino a ca­sa con Je­no­fon­te, sin com­pren­der las im­por­tan­tes con­se­cuen­cias de la gue­rra por His­pa­nia que en­fren­tó a Es­ci­pión y Aní­bal. O sin po­der, ja­más, dis­fru­tar de la be­lle­za, la fe­li­ci­dad, de una fra­se tan per­fec­ta y ab­so­lu­ta co­mo «Nox atra ca­va cir­cum­vo­lat um­bra». El de­sin­te­rés, cuan­do no la ig­no­ran­cia cri­mi­nal de los res­pon­sa­bles de la edu­ca­ción en Es­pa­ña en los úl­ti­mos vein­te o trein­ta años, no ha he­cho sino ahon­dar el da­ño. En una so­cie­dad re­suel­ta a sui­ci­dar­se cul­tu­ral­men­te, co­mo la nues­tra, a los chi­cos bri­llan­tes se les acon­se­ja es­tu­diar só­lo ba­chi­lle­ra­tos cien­tí­fi­cos o de cien­cias so­cia­les; a los tor­pes, hu­ma­ni­da­des; y a los zo­pen­cos, ci­clos for­ma­ti­vos. Tal es el tris­te ma­pa de nues­tro fu­tu­ro. Y en ese afán dis­pa­ra­ta­do de bo­rrar de las au­las to­do lo inú­til, las malna­ci­das le­yes y re­for­mas edu­ca­ti­vas del Pe­soe y del Pe­pé han con­se­gui­do que los alum­nos que con 16 años pue­den op­tar por Hu­ma­ni­da­des –mi ge­ne­ra­ción es­tu­dia­ba la­tín bá­si­co y obli­ga­to­rio con 11 o 12–, se en­cuen­tren ahí por primera vez con el la­tín, aun­que des­ca­fei­na­do y de una sim­ple­za ate­rra­do­ra. Pe­ro esa op­ción, ade­más, com­pi­te con otras so­cial­men­te me­jor vis­tas: la cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­ca y la pro­fe­sio­nal, de mo­do que sus po­si­bi­li­da­des son mí­ni­mas. Por no ha­blar del grie­go, cla­ro. En al­gu­nas co­mu­ni­da­des –que ésa es otra, ca­da cual a su ai­re–, en 1º de ba­chi­lle­ra­to pue­de ele­gir­se, es cier­to, en­tre Grie­go y Li­te­ra­tu­ra Uni­ver­sal. Pe­ro los chi­cos no son ton­tos, y sa­ben que el grie­go es di­fí­cil y en­du­re­ce­rá la se­lec­ti­vi­dad. Así que adiós para siem­pre a Ho­me­ro y com­pa­ñía. De­ce­nas de pro­fe­so­res al pa­ro, u obli­ga­dos a im­par­tir ma­te­rias afi­nes de las que no tie­nen ni zo­rra idea. Y lo que es peor: ge­ne­ra­cio­nes de jó­ve­nes ciu­da­da­nos a los que se arre­ba­ta el de­re­cho a una edu­ca­ción in­te­gral; echa­dos al mun­do sin sa­ber, y sin im­por­tar­les un ca­ra­jo, quié­nes fue­ron Ar­quí­me­des, Sé­ne­ca o Ca­ti­li­na, ni lo que de ver­dad y en ori­gen sig­ni­fi­can pa­la­bras co­mo ago­nía, de­mo­cra­cia o iso­no­mía. No ol­vi­do que la primera vez que vi ar­der una ciu­dad, Ni­co­sia en 1974, con vein­ti­dós años, lle­va­ba en la me­mo­ria –y en la mo­chi­la, aun­que eso fue ca­sual– el can­to II de la Enei­da. Y en los grie­gos ar­ma­dos que se des­pe­dían de sus

Sin sa­ber lo que nues­tro mun­do de­be a So­lón, Clís­te­nes o Pe­ri­cles. Sin re­cor­dar a Só­cra­tes o bus­car el ca­mino a ca­sa con Je­no­fon­te

fa­mi­lias re­co­no­cí sin di­fi­cul­tad a Héc­tor, el del tre­mo­lan­te cas­co. Y es que de eso se tra­ta, a fin de cuen­tas. Sin el la­tín, sin el grie­go, sin aque­llos pro­fe­so­res que me guia­ron por ellos, nun­ca ha­bría po­di­do com­pren­der Tro­ya y cuan­to hoy sig­ni­fi­ca y es­cla­re­ce. Me ha­bría per­di­do en­tre los dar­dos aqueos, en la ne­gra y cón­ca­va no­che, sin en­con­trar nun­ca el ca­mino de Íta­ca o de las cos­tas de Ita­lia. Sin la for­ma de mi­rar el mun­do con la que hoy vi­vo, en­ve­jez­co y es­cri­bo. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.