¿Cuán­do sur­gió la pa­la­bra 'pro­pa­gan­da'?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR JOSÉ SE­GO­VIA

El pri­mer do­cu­men­to his­tó­ri­co en el que apa­re­ce la pa­la­bra 'pro­pa­gan­da' es de 1622, cuan­do el pa­pa Gre­go­rio XV es­ta­ble­ció la Sa­cra Con­gre­ga­tio de Pro­pa­gan­da Fi­de o «sa­cra con­gre­ga­ción para la pro­pa­ga­ción de la fe de la Igle­sia ca­tó­li­ca y ro­ma­na». De es­ta for­ma se es­ta­ble­ció una ofi­ci­na pon­ti­fi­cia de pro­pa­gan­da para coor­di­nar los es­fuer­zos de la Con­tra­rre­for­ma contra el lu­te­ra­nis­mo. Pe­ro, si­glos an­tes de aque­lla iniciativa pa­pal, la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca ya se uti­li­zó y se ma­ni­fes­tó en múl­ti­ples for­mas. Cro­nis­tas, ar­tis­tas y po­lí­ti­cos pu­sie­ron su ta­len­to al ser­vi­cio de im­pe­rios y re­yes para in­fluir en las emo­cio­nes de las ma­sas y po­ten­ciar su es­pí­ri­tu pa­trió­ti­co. Los es­cri­tos de Ju­lio Cé­sar so­bre su con­quis­ta de la Ga­lia son sin du­da una de las obras maes­tras de la li­te­ra­tu­ra la­ti­na, pe­ro tam­bién un buen ejem­plo de tex­to pro­pa­gan­dís­ti­co. Su su­ce­sor, el em­pe­ra­dor Au­gus­to, im­pul­só la co­lo­ca­ción de bus­tos su­yos y la cons­truc­ción de tem­plos que fue­ron eri­gi­dos en su nom­bre para for­jar­se la ima­gen de un gran es­ta­dis­ta em­pa­ren­ta­do con los dio­ses. Sus estatuas y la acu­ña­ción de mo­ne­das con su ros­tro te­nían por ob­je­to mos­trar su gran­de­za y su enor­me po­der co­mo em­pe­ra­dor. Al­go pa­re­ci­do hi­zo el his­to­ria­dor Ti­to Li­vio, cu­ya obra Ab ur­be con­di­ta li­bri ('Des­de la fun­da­ción de la ciu­dad') en­fa­ti­za las vir­tu­des de Ro­ma fren­te a las mi­se­rias de los pue­blos bár­ba­ros. El in­ten­to de Fe­li­pe II de con­quis­tar In­gla­te­rra se trun­có en 1588 por las fuer­tes tor­men­tas que obli­ga­ron a los bar­cos de su Ar­ma­da a cam­biar el rum­bo, lo que pro­vo­có que al­gu­nas na­ves se es­tre­lla­ran contra los arre­ci­fes de Ir­lan­da y Es­co­cia. El res­to de la flo­ta re­gre­só a Es­pa­ña sin su­frir gran­des da­ños. La Ar­ma­da In­ven­ci­ble, que es­ta­ba me­jor equi­pa­da que la in­gle­sa, ha­bría lo­gra­do su ob­je­ti­vo de des­em­bar­car un po­de­ro­so ejér­ci­to en el Reino Uni­do de no ha­ber si­do por el mal tiem­po rei­nan­te en la zo­na. El tras­pié de la Ar­ma­da es­pa­ño­la in­du­jo a la pro­pa­gan­da in­gle­sa a ha­blar de la di­vi­na Pro­vi­den­cia y a la rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra a or­de­nar que se acu­ña­sen mo­ne­das con la fra­se «Dios so­pló y ellos fue­ron des­trui­dos». Sus pro­pa­gan­dis­tas lan­za­ron el men­sa­je de que la pro­tes­tan­te y leal In­gla­te­rra, la que com­ba­tía contra la de­ca­den­te Ro­ma pa­pal, ha­bía triun­fa­do so­bre el ca­to­li­cis­mo arro­gan­te y co­rrup­to de la Co­ro­na es­pa­ño­la.

El em­pe­ra­dor Au­gus­to su­po uti­li­zar estatuas, mo­ne­das y tem­plos para en­gran­de­cer su nom­bre

Pa­pa Gre­go­rio XV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.