Bir­ma­nia. El dra­ma me­dioam­bien­tal y hu­ma­ni­ta­rio del trá­fi­co de ja­de

Es ya el ma­yor ro­bo de re­cur­sos na­tu­ra­les de la his­to­ria mo­der­na, se­gún Glo­bal Wit­ness. Mi­les de per­so­nas, la ma­yo­ría adic­tas a la heroína, tra­ba­jan en las mi­nas del nor­te de Bir­ma­nia, la gran re­ser­va de ja­de del mun­do. El trá­fi­co ile­gal ha con­ver­ti­do su

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­VID LÓ­PEZ CANALES / FO­TO­GRA­FÍAS: ADAM DEAN

ENEL ES­TA­DO DE KACHIN, AL NOR­TE DE BIR­MA­NIA, TE­RRI­TO­RIO FRON­TE­RI­ZO CON CHI­NA, ZO­NA DE MON­TA­ÑAS Y BOS­QUES, CA­DA DÍA MI­LES DE PER­SO­NAS ESCARBAN EN LAS TRI­PAS DE DESCOMUNALES CE­RROS DE PIE­DRA.

CO­LI­NAS QUE CRE­CEN A DIA­RIO

con los nue­vos ver­ti­dos que de­ce­nas de ca­mio­nes ha­cen en ellas, pro­vo­can­do de­rrum­bes y ava­lan­chas en las que anual­men­te mue­ren cen­te­na­res de esas per­so­nas. Más de 300.000 tra­ba­jan, sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción, con las manos des­nu­das, bus­can­do los des­te­llos ver­des del ja­de, la pie­dra ado­ra­da por la jo­ye­ría chi­na, la que cu­brió du­ran­te si­glos a los em­pe­ra­do­res en sus fé­re­tros co­mo sím­bo­lo de po­der y am­bi­ción de in­mor­ta­li­dad. Es­tos mi­ne­ros del ja­de son los gran­des ol­vi­da­dos de un con­flic­to que, al con­tra­rio que el de los dia­man­tes de Sie­rra Leo­na, per­ma­ne­ce ocul­to a la opi­nión pú­bli­ca, fue­ra del ra­dar de los ti­tu­la­res de pren­sa y le­jos de los es­cri­to­rios de los guio­nis­tas de Holly­wood. Pe­ro su his­to­ria es equi­va­len­te. En Kachin se ha­llan las ma­yo­res re­ser­vas del mun­do de ja­deí­ta, una de las pie­dras de las que se ex­trae el ja­de. Por su tex­tu­ra y su tras­lu­ci­dez es la más co­ti­za­da por los jo­ye­ros y los ar­tis­tas, fren­te a la ne­fri­ta, más du­ra y os­cu­ra, que el hom­bre ha uti­li­za­do des­de la Prehis­to­ria para fa­bri­car he­rra­mien­tas y uten­si­lios. El co­mer­cio de ja­deí­ta mue­ve hoy ca­si 30.000 mi­llo­nes de eu­ros al año, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de to­do el pro­duc­to in­te­rior bru­to del país, se­gún una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción

El co­mer­cio de ja­deí­ta mue­ve ca­si 30.000 mi­llo­nes de eu­ros al año, ca­si la mi­tad del PIB de Bir­ma­nia

de la or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Glo­bal Wit­ness, que de­nun­cia los ne­go­cios y re­des ocul­tos tras con­flic­tos y ca­sos de co­rrup­ción o de des­truc­ción me­dioam­bien­tal en el mun­do. De ahí que su con­trol, su ex­trac­ción y su co­mer­cio sean, co­mo lo de­fi­nen, «el ma­yor ro­bo de re­cur­sos na­tu­ra­les de la his­to­ria mo­der­na». Pe­ro en Kachin su­ce­de tam­bién uno de los con­flic­tos más agre­si­vos del país des­de su in­de­pen­den­cia en 1948. Allí, la ma­yo­ría de la po­bla­ción, de

et­nia kachin, cris­tia­na, se opo­ne al con­trol de la ma­yo­ría ba­mar del país, bu­dis­ta. Du­ran­te dé­ca­das, has­ta la tre­gua de 1994, el co­no­ci­do Ejér­ci­to para la In­de­pen­den­cia de Kachin (KIA), fi­nan­cia­do con el co­mer­cio ile­gal de ja­de, se en­fren­tó al Go­bierno cen­tral. Des­de en­ton­ces el KIA per­dió con­trol so­bre el te­rri­to­rio y las mi­nas fren­te al ejér­ci­to gu­ber­na­men­tal y los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res afi­nes. Pe­ro du­ran­te los úl­ti­mos años se han reavi­va­do los en­fren­ta­mien­tos, ya cró­ni­cos en la re­gión, pro­vo­can­do cen­te­na­res de muer­tos y el des­pla­za­mien­to de más de 100.000 per­so­nas.

DÍAS DE IN­MOR­TA­LI­DAD...

Hoy, las mi­nas del Es­ta­do, se­gún Glo­bal Wit­ness, las con­tro­lan em­pre­sas li­ga­das a al­tos man­dos de la Junta Mi­li­tar que go­ber­nó el país du­ran­te dé­ca­das ba­jo una dic­ta­du­ra has­ta 2011. Y una gran par­te del ja­de que se ex­trae de ellas se ex­por­ta ile­gal­men­te a Chi­na. Allí, el au­men­to de la cla­se me­dia ha su­pues­to tam­bién una ma­yor de­man­da de ja­de. Las jo­yas y ob­je­tos ta­lla­dos en es­ta pie­dra son aún, co­mo des­de ha­ce más de dos mil años, sím­bo­lo de es­ta­tus y de po­der eco­nó­mi­co. En ese es­ce­na­rio, los mi­ne­ros de Kachin, pro­ce­den­tes de to­do Bir­ma­nia, tra­ba­jan aho­ra obli­ga­dos a pa­gar un per­mi­so ofi­cial al Go­bierno, pe­ro tam­bién a dar un por­cen­ta­je de sus be­ne­fi­cios, un im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio, al KIA. «Si no lo hacemos y lo des­cu­bren, nos fu­si­lan», con­tó uno de los tra­ba­ja­do­res al fo­tó­gra­fo Adam Dean, au­tor de es­te re­por­ta­je y uno de los po­cos oc­ci­den­ta­les que ha lo­gra­do aden­trar­se en las mi­nas. Allí, so­bre el te­rreno de es­ta cruen­ta y si­len­cia­da gue­rra por el ja­de, pu­do com­pro­bar, ade­más, que la ma­yor par­te de los tra­ba­ja­do­res es­tán en­gan­cha­dos a la heroína ba­ra­ta y ase­qui­ble que lle­ga de las cer­ca­nas es­tri­ba­cio­nes del Hi­ma­la­ya. Y que, sin con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias y sin ac­ce­so si­quie­ra a je­rin­gui­llas para con­su­mir­la, el si­da es una epi­de­mia cre­cien­te en­tre la po­bla­ción, en hom­bres co­mo Hkawng Lum, de 35 años, o Khan Chi, de 42, en­fer­mos y adic­tos en­ve­je­ci­dos an­tes de tiem­po, que ca­da día bu­cean en las mon­ta­ñas de pie­dra a la ca­za del res­plan­dor ver­de os­cu­ro del ja­de. Ellos, co­mo los em­pe­ra­do­res chi­nos, tam­bién as­pi­ran a con­se­guir con él la in­mor­ta­li­dad, aun­que en su ca­so eso sig­ni­fi­que so­lo so­bre­vi­vir un día más.

Los mi­ne­ros tie­nen que pa­gar al go­bierno, pe­ro tam­bién a la gue­rri­lla. «Si no lo hacemos –di­cen–, nos fu­si­lan»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.