ADIC­TOS AL'WELL­NESS'

Re­ti­ros para prac­ti­car yo­ga, apli­ca­cio­nes de 'mind­ful­ness', zu­mos ver­des... Lo que em­pe­zó sien­do un es­ti­lo de vi­da 'hip­pie' y al­ter­na­ti­vo es aho­ra un ne­go­cio de 37.000 mi­llo­nes de dó­la­res. ¿Có­mo he­mos lle­ga­do aquí?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Consumo - POR BEN MACHELL / FO­TO­GRA­FÍA: CAIT OPPERMANN

Do­min­go por la ma­ña­na en Los Án­ge­les. Ha­ce calor. Un gru­po de unas 30 per­so­nas prac­ti­ca sen­de­ris­mo en Run­yon Can­yon. y atrac­ti­vos. For­man par­te de un 'co­lec­ti­vo well­ness'. Ade­más de ca­mi­nar y char­lar, prac­ti­can la me­di­ta­ción, ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios di­ri­gi­dos y el qi­gong. En un mo­men­to da­do se de­tie­nen, for­man un círcu­lo, ex­tien­den los bra­zos y cie­rran los ojos. En el cen­tro del círcu­lo, un hom­bre los ex­hor­ta a 'abra­zar' la in­co­mo­di­dad pro­vo­ca­da por el cre­cien­te do­lor. Quien ha­bla es Br­yan Ellis, uno de los cua­tro fun­da­do­res de la Wild­fi­re Ini­tia­ti­ve. Mo­ni­tor de yo­ga y mú­si­co, tu­vo la idea de or­ga­ni­zar es­tos en­cuen­tros se­ma­na­les mien­tras se­guía un ayuno de 30 días en lo al­to del mon­te Shas­ta, un vol­cán al nor­te de San Fran­cis­co. «En­tre los sie­te y los diez días de ayuno co­mien­zas a sen­tir al­go que nun­ca an­tes ha­bías sen­ti­do –di­ce–. Una nue­va cla­ri­dad y una nue­va ener­gía. La ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca es que nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo con­su­me en­tre el 60 y el 70 por

La gu­rú nú­me­ro 1 es Gwy­neth Pal­trow. Asis­tir a un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por su red cues­ta en­tre 400 y 1200 eu­ros

cien­to de nues­tra ener­gía [en reali­dad con­su­me en torno al 10 por cien­to]. De mo­do que, cuan­do en­tra en re­po­so, to­da esa ener­gía se di­ri­ge ha­cia la sa­na­ción y se vuel­ve útil. Duer­mes mu­cho me­nos. Tie­nes una fuer­za fí­si­ca in­creí­ble».

NE­GO­CIO EN AL­ZA

De pie jun­to a Ellis es­tá Crosby Tai­lor, otro de los co­fun­da­do­res de la Wild­fi­re Ini­tia­ti­ve. Tai­lor tie­ne 32 años, es ac­tor y mo­de­lo y re­gen­ta un ne­go­cio de pos­tres sin azú­car ni glu­ten, para clien­tes co­mo Gi­gi Ha­did. Tai­lor y Ellis se co­no­cie­ron en un mer­ca­do de pro­duc­tos or­gá­ni­cos e hi­cie­ron bue­nas mi­gas de in­me­dia­to. Lue­go se unieron otros dos ami­gos, es­pe­cia­li­za­dos en 'ri­tua­les

de gra­ti­tud' y 'ba­ños de im­pre­sión', su­mer­gir­te en agua he­la­da para me­jo­rar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. El gru­po des­pier­ta ca­da vez más in­te­rés. No so­lo or­ga­ni­zan even­tos en Ca­li­for­nia, tam­bién en Nue­va York, y hay pla­nes de mon­tar más cur­si­llos y en­cuen­tros pa­tro­ci­na­dos co­mer­cial­men­te en to­do el país y una red on-li­ne para di­fun­dir te­ra­pias y pro­duc­tos. ¿Có­mo se ex­pli­ca que un gru­pi­to de cha­va­les equi­pa­dos so­lo con cuen­tas en Ins­ta­gram y un 'evan­gé­li­co' en­tu­sias­mo por las prác­ti­cas de sa­lud al­ter­na­ti­vas apa­rez­can de la na­da y, en tiem­po ré­cord, es­tén a pun­to de crear un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal de ne­go­cio? Po­de­mos res­pon­der a es­ta pre­gun­ta con una so­la pa­la­bra: well­ness. Vi­vi­mos en la era del well­ness. Apli­ca­cio­nes aso­cia­das al mind­ful­ness, va­ca­cio­nes cen­tra­das en el yo­ga, zu­mos ver­des, "Lo ge­nial de la mer­ca­do­tec­nia que en­vuel­ve el 'well­ness' es que se tra­ta de al­go que nun­ca pue­des lle­gar a te­ner del to­do"

ayu­nos y has­ta co­mi­da ho­lís­ti­ca para pe­rros. Se cal­cu­la que la in­dus­tria re­la­cio­na­da con el well­ness mue­ve 37.000 mi­llo­nes de dó­la­res, y no pa­re­ce que la bur­bu­ja va­ya a pin­char en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Y da­do que la idea del well­ness lo abar­ca ca­si to­do y es­tá en flu­jo cons­tan­te, con ella ha lle­ga­do la as­cen­sión de una nue­va fi­gu­ra pú­bli­ca: el gu­rú del well­ness. La nú­me­ro uno si­gue sien­do Gwy­neth Pal­trow, quien a tra­vés de su por­tal Goop re­co­mien­da a la gen­te –bueno, más bien a las mu­je­res– la in­ser­ción de hue­vos de ja­de en la va­gi­na para cul­ti­var la ener­gía se­xual; se mues­tra en­tu­sias­ma­da con un tra­ta­mien­to de sa­na­ción que im­pli­ca su­frir pi­ca­du­ras de avis­pas y ha lle­ga­do a pre­gun­tar­se en voz al­ta si hay una vinculación en­tre los su­je­ta­do­res con aros y el cán­cer de ma­ma. Es­te ve­rano tu­vo lu­gar el pri­mer en­cuen­tro Goop, una ex­po­si­ción so­bre el well­ness de una jor­na­da de du­ra­ción, cu­yas en­tra­das sa­lían por en­tre 400 y 1200 eu­ros. En mar­zo, Gwy­neth lan­zó la mar­ca Goop Well­ness de su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos. El pri­mer día re­ci­bió pe­di­dos por va­lor de 100.000 dó­la­res.

AUTORREALIZACIÓN

El doc­tor Ben­ja­min Vo­yer es psi­có­lo­go so­cial y pro­fe­sor de mer­ca­do­tec­nia

en la Lon­don School of Eco­no­mics. Vo­yer es­tá fas­ci­na­do por el well­ness. Se­gún ar­gu­men­ta, en reali­dad es­ta­mos ha­blan­do del con­cep­to psi­co­ló­gi­co de autorrealización: la idea de que, una vez sa­tis­fe­chas to­das las de­más ne­ce­si­da­des hu­ma­nas –em­pe­zan­do por el ali­men­to y el co­bi­jo, si­guien­do por la se­gu­ri­dad per­so­nal, la per­te­nen­cia so­cial y la au­to­es­ti­ma–, lle­ga­mos a un pun­to en el que ya so­lo nos que­da lle­var to­do nues­tro po­ten­cial a la prác­ti­ca. Con­ver­tir­nos «en la me­jor ver­sión po­si­ble de no­so­tros mis­mos».

EN BUS­CA DEL MIS­TE­RIO

Sin em­bar­go, el pro­ble­ma con el well­ness es que nun­ca ter­mi­na­mos de lle­gar a él. Siem­pre hay al­guien que va a de­cir­nos que po­de­mos ha­cer un po­qui­to más, ¡siem­pre un po­qui­to más! Lo que ten­dría que re­sul­tar irri­tan­te, pe­ro Vo­yer con­si­de­ra que, de he­cho, nos en­can­ta. «El well­ness tie­ne mu­cho de as­pi­ra­ción cons­tan­te. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a con­se­guir las co­sas que que­re­mos. Fi­jé­mo­nos en el ca­so de la cirugía plás­ti­ca. ¿Quie­res te­ner una na­riz per­fec­ta? Pue­des con­se­guir­la. Pe­ro lo ge­nial de la mer­ca­do­tec­nia que en­vuel­ve el well­ness es que se tra­ta de al­go que nun­ca pue­des lle­gar a te­ner del to­do. Se tra­ta de al­go que no es tan­gi­ble, pe­ro que a la vez re­sul­ta muy desea­ble. La gen­te se em­pe­ña en lle­gar al well­ness co­mo sea». Hay otros fac­to­res adi­cio­na­les. «El pa­pel desem­pe­ña­do por el gu­rú es in­tere­san­te, por­que ve­mos que per­so­nas muy ra­cio­na­les de pron­to se su­mer­gen en lo irra­cio­nal –di­ce–. La ra­zón es que, lle­ga­dos a cier­to pun­to, es agra­da­ble con­tar con al­guien que te di­ce lo que tie­nes que ha­cer. Ejer­ce­mos el con­trol so­bre to­do cuan­to hacemos en nues­tras vi­das. Y de re­pen­te lle­ga el mo­men­to en que de­ci­mos: '¡Ya bas­ta! A par­tir de aho­ra, du­ran­te es­te re­co­rri­do de dos días por el de­sier­to, o lo que sea, ya no voy a ser el que es­té al man­do'. Di­ría que la gen­te lo en­cuen­tra muy li­be­ra­dor». Vo­yer agre­ga que, en 2017, hay al­go en lo irra­cio­nal que nos fas­ci­na de una for­ma irre­sis­ti­ble. «Vi­vi­mos en un mun­do en el que he­mos per­di­do gran par­te de la ma­gia y el mis­te­rio. To­do tie­ne que ver con la cien­cia». Has­ta cier­to pun­to, nos su­ble­va­mos contra es­te fe­nó­meno. Que­re­mos más mis­te­rio en nues­tras vi­das.

¿UNA IN­DUS­TRIA SIN CON­TROL?

En prin­ci­pio no tie­ne na­da de ma­lo, pe­ro hay un pro­ble­ma. Por de­fi­ni­ción, los gu­rús del well­ness ejer­cen in­fluen­cia. Pe­ro la ma­ne­ra en que uti­li­zan di­cha in­fluen­cia es­ca­pa a to­da re­gu­la­ción. Pue­den de­cir más o me­nos lo que quie­ran. En el cur­so de una re­cien­te en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da, a Gwy­neth Pal­trow le pre­gun­ta­ron por el eart­hing

"El gu­rú re­sul­ta li­be­ra­dor. A dia­rio in­ten­ta­mos con­tro­lar to­do y, de re­pen­te, nos re­la­ja pen­sar ‘ya no soy yo el que es­tá al man­do’"

(el apro­ve­cha­mien­to del po­der y la ener­gía de la tie­rra), su­pues­ta­men­te in­di­ca­do para cu­rar el in­som­nio, o eso se de­cía en su web. «Ah, sí, lo del eart­hing… La ver­dad es que no sé muy bien có­mo fun­cio­na eso del eart­hing», re­co­no­ció. «Hay quien di­ce que per­di­mos la cos­tum­bre de an­dar des­cal­zos so­bre la tie­rra y que per­di­mos no sé qué co­sa elec­tro­mag­né­ti­ca». Así si­guió un buen ra­to, has­ta que es­ta­lló en car­ca­ja­das y ad­mi­tió: «No ten­go idea de qué es­ta­mos ha­blan­do». Lo que preo­cu­pa a Vo­yer es es­to pre­ci­sa­men­te: que na­die se ha­ga res­pon­sa­ble de lo que di­ce. «En el ca­so de las in­dus­trias pu­bli­ci­ta­rias tra­di­cio­na­les, con­ta­mos con unos me­ca­nis­mos de con­trol muy es­tric­tos –re­cuer­da–. Pe­ro es im­po­si­ble con­tro­lar a la gen­te que cuel­ga co­sas en Ins­ta­gram. Si al­guien se mue­re por­que ha es­ta­do si­guien­do una die­ta ab­sur­da, ¿quién es el res­pon­sa­ble?». Así que qui­zá po­de­mos ade­lan­tar una nue­va ten­den­cia de sa­lud que pron­to ha­rá fu­ror: la pro­ta­go­ni­za­da por los 'que­ma­dos' por el well­ness.

Creo que me aca­bo de au­to­rrea­li­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.