El po­lí­gra­fo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Inés de Cas­tro fue rei­na de Por­tu­gal?

Los cro­nis­tas por­tu­gue­ses así lo con­fir­man. El in­fan­te Pe­dro de Por­tu­gal se ca­só con la ga­lle­ga Inés Fer­nán­dez de Cas­tro, que du­ran­te mu­cho tiem­po ha­bía si­do su aman­te. A su pa­dre, el rey Al­fon­so IV, le preo­cu­pa­ba que tras su muer­te la ca­sa Fer­nán­dez de Cas­tro acu­mu­la­ra mu­cho po­der en su reino. Ade­más, pen­sa­ba que ese ma­tri­mo­nio no se ha­bía ce­le­bra­do nun­ca, otra ra­zón de pe­so pa­ra evi­tar que en el fu­tu­ro Inés dis­fru­ta­ra del trono con su hi­jo. El mo­nar­ca apro­ve­chó en­ton­ces un día en que el in­fan­te es­ta­ba de ca­za pa­ra acu­dir al mo­nas­te­rio de San­ta Cla­ra, don­de se en­con­tra­ba Inés. Lo acom­pa­ña­ron tres hom­bres de con­fian­za de la no­ble­za por­tu­gue­sa, Alon­so Go­nçal­vez, Pe­dro Coel­ho y Die­go Ló­pez Pa­che­co. Fue­ron ellos los que ase­si­na­ron a pu­ña­la­das a la mu­jer de Pe­dro. Cuan­do le to­có ce­ñir­se la co­ro­na de Por­tu­gal, Pe­dro I el Cruel reivin­di­có el re­cuer­do de su ama­da nom­brán­do­la rei­na de Por­tu­gal. La le­yen­da di­ce que hi­zo des­en­te­rrar su ca­dá­ver pa­ra ves­tir­lo con ri­cos ro­pa­jes y sen­tar­lo en el trono jun­to a él. Lue­go, el mo­nar­ca exi­gió a sus no­bles que le rin­die­ran plei­te­sía, be­san­do la mano mo­mi­fi­ca­da de la rei­na. Los his­to­ria­do­res po­nen en en­tre­di­cho es­ta historia, ya que no hay prue­bas do­cu­men­ta­les de ella. De he­cho, el cro­nis­ta Fer­nan­do Ló­pez no re­se­ña na­da so­bre aque­lla ma­ca­bra ce­re­mo­nia de co­ro­na­ción. Se su­po­ne que la le­yen­da po­dría ve­nir de la cos­tum­bre por­tu­gue­sa de be­sar la mano del ca­dá­ver de los re­yes cuan­do fa­lle­cían. Por otra par­te, en los si­glos XIV y XV exis­tía un cu­rio­so ri­tual que con­sis­tía en co­lo­car fi­gu­ras de ce­ra de los mo­nar­cas so­bre sus tú­mu­los fu­ne­ra­rios. Es pro­ba­ble que el rey Pe­dro I or­de­na­ra el mis­mo ri­to con la fi­gu­ra de Inés en el trono, obli­gan­do a los no­bles a ren­dir­le ho­me­na­je. Es­ta le­yen­da, que pa­só de bo­ca en bo­ca has­ta lle­gar a nues­tros días, fue fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra di­ver­sos li­te­ra­tos, co­mo el gran poe­ta por­tu­gués Luís de Ca­moens o el rap­so­da es­ta­dou­ni­den­se Ez­ra Pound. De los tres ins­ti­ga­do­res de la muer­te de Inés, Pe­dro Coel­ho y Ál­va­ro Go­nçal­ves ex­pia­ron de un mo­do te­rri­ble su cri­men. Al pri­me­ro le arran­ca­ron el co­ra­zón por el pe­cho y al se­gun­do por la es­pal­da. Ló­pez Pa­che­co pu­do es­ca­par a Fran­cia y se per­dió su ras­tro. Los fu­ne­ra­les de Inés fue­ron sun­tuo­sos. Su cuer­po fue de­po­si­ta­do en la ciu­dad de Al­co­baça, en una tum­ba de már­mol blan­co, con una efi­gie co­ro­na­da que Pe­dro ha­bía he­cho pre­pa­rar de an­te­mano.

Pe­dro I hi­zo des­en­te­rrar su ca­dá­ver, lo co­ro­nó y exi­gió a sus no­bles que be­sa­ran su mano mo­mi­fi­ca­da

Co­ro­na­ción de Inés de Cas­tro en 1361, por Pie­rre-char­les Com­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.