His­to­ria.

La ro­cam­bo­les­ca his­to­ria del gran por­taa­vio­nes de Hitler, uno de sus gran­des pro­yec­tos: nun­ca en­tró en com­ba­te y lo hun­die­ron dos ve­ces, los so­vié­ti­cos y los pro­pios na­zis...

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JAN PUHL

Elú­ni­co por­taa­vio­nes de Adolf Hitler, el Graf Zep­pe­lin, no lle­gó a en­trar en ac­ción, pe­ro su­frió to­do ti­po de vi­ci­si­tu­des. Lo hun­die­ron dos ve­ces. Pri­me­ro lo echa­ron a pi­que los pro­pios ale­ma­nes, des­pués los so­vié­ti­cos. ES­TE ENOR­ME AMA­SI­JO DE me­tal ya­ce a 80 me­tros de pro­fun­di­dad en el mar Bál­ti­co. Du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­vo des­apa­re­ci­do, has­ta 2006, cuan­do una em­pre­sa po­la­ca de­di­ca­da a las pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras dio con él gra­cias a sus sis­te­mas de só­nar. El Graf Zep­pe­lin se ha con­ser­va­do mag­ní­fi­ca­men­te. Se re­co­no­ce la enor­me cu­bier­ta de vue­lo, ba­jo la cual se en­cuen­tran los han­ga­res pa­ra los Mes­sersch­mitt y Jun­kers que el por­taa­vio­nes ha­bría trans­por­ta­do. Los ca­ño­nes no es­tán en sus em­pla­za­mien­tos, los ale­ma­nes los des­mon­ta­ron y los lle­va­ron a No­rue­ga. Es­tos res­tos oxi­da­dos cuen­tan una his­to­ria de me­ga­lo­ma­nía, de­li­rios y des­mo­ro­na­mien­to fi­nal. En de­fi­ni­ti­va, la his­to­ria del Ter­cer Reich. El Tra­ta­do de Ver­sa­lles ha­bía im­pues­to a Ale­ma­nia se­ve­ros lí­mi­tes pa­ra reha­cer su flo­ta tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de Hitler era re­vi­sar lo que él lla­ma­ba «el dic­ta­do de Ver­sa­lles». En 1935, el lí­der na­zi anun­ció que Ale­ma­nia vol­vía a «la ple­na so­be­ra­nía mi­li­tar». Es­te osa­do pro­ce­der no se tra­du­jo en san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, al con­tra­rio, in­clu­so fue re­com­pen­sa­do: Gran Bre­ta­ña acep­tó re­ne­go­ciar las con­di­cio­nes. El acuer­do fi­nal, en­tre otros pun­tos, per­mi­tía a Ale­ma­nia re­cons­truir un po­ten­cial equi­va­len­te al 35 por cien­to de la Ar­ma­da bri­tá­ni­ca. El ré­gi­men na­zi se em­bar­có en una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca naval.

CON DES­TINO A ES­CO­CIA. Da­do que los bri­tá­ni­cos, y tam­bién los fran­ce­ses, dis­po­nían de por­taa­vio­nes, los ale­ma­nes no qui­sie­ron que­dar­se atrás. En 1935 se con­ce­dió el con­tra­to pa­ra la cons­truc­ción del por­taa­vio­nes. La idea era que pro­te­gie­ra una es­cua­dra que pa­tru­lla­ría en torno a Es­co­cia con la misión de in­ter­cep­tar los con­vo­yes de su­mi­nis­tros y así mi­nar la re­sis­ten­cia bri­tá­ni­ca. Ber­lín pre­su­pues­tó 93 mi­llo­nes de mar­cos pa­ra la cons­truc­ción del por­taa­vio­nes. El bu­que ten­dría 262,5 me­tros de lar­go y 36 me­tros de an­cho. Con sus mo­to­res de 200.000 ca­ba­llos de va­por, po­dría al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 63 ki­ló­me­tros por ho­ra y trans­por­tar 40 avio­nes: bom­bar­de­ros de ata­que en pi­ca­do, ca­zas, avio­nes de re­co­no­ci­mien­to y tor­pe­de­ros Fi 167. Pa­ra po­der em­bar­car es­tas ae­ro­na­ves, era ne­ce­sa­rio do­tar­las con alas ple­ga­bles. Ade­más, se les co­lo­có un gan­cho tra­se­ro que cap­tu­ra­ría un ca­ble de ace­ro cru­za­do so­bre la cu­bier­ta

Co­mo los bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses te­nían por­taa­vio­nes, los na­zis no qui­sie­ron que­dar­se atrás

en el mo­men­to del ate­rri­za­je. Lo que al prin­ci­pio no se te­nía cla­ro era có­mo iban a des­pe­gar los avio­nes; los in­ge­nie­ros en­sa­ya­ron con ca­ta­pul­tas ac­cio­na­das por ai­re a pre­sión. Hitler asis­tió a la bo­ta­du­ra de su nue­vo y gi­gan­tes­co bar­co en di­ciem­bre de 1938. He­le­ne von Bran­dens­tein­zep­pe­lin, hi­ja del pio­ne­ro de los di­ri­gi­bles, fue la en­car­ga­da de es­tre­llar la bo­te­lla de cham­pán con­tra el cas­co del por­taa­vio­nes, mien­tras que del dis­cur­so se en­car­gó el je­fe de la Luft­waf­fe, Her­mann Gö­ring. El va­ni­do­so Gö­ring exi­gió el man­do so­bre el per­so­nal de vue­lo y sus apa­ra­tos. De es­ta ma­ne­ra, el bu­que y la ar­ti­lle­ría es­ta­ban a car­go de la Ma­ri­na, mien­tras que era la Fuer­za Aé­rea la que te­nía la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la cu­bier­ta de vue­lo, lo que re­sul­ta­ba ro­cam­bo­les­co. No hay que ol­vi­dar que los avio­nes no po­dían ope­rar con in­de­pen­den­cia de un bar­co que, a su vez, te­nía que amol­dar sus ma­nio­bras a las ne­ce­si­da­des de los des­pe­gues y ate­rri­za­jes.

En abril de 1945, an­te el avan­ce del Ejér­ci­to Ro­jo, un co­man­do ale­mán de ex­plo­si­vos hun­dió el bar­co

Al po­co de co­men­zar la gue­rra, tan­to la Luft­waf­fe co­mo la Ma­ri­na com­pro­ba­ron que el Ter­cer Reich es­ta­ba obli­ga­do a es­ti­rar al má­xi­mo sus re­cur­sos. Uti­li­za­ron las uni­da­des aé­reas pen­sa­das pa­ra ser­vir en el Graf Zep­pe­lin pa­ra re­lle­nar los hue­cos de las Fuer­zas Aé­reas. En la pri­ma­ve­ra de 1940 se des­mon­ta­ron los ca­ño­nes an­ti­aé­reos del bar­co, que to­da­vía se en­con­tra­ba en fa­se de equi­pa­mien­to. Sus pie­zas de ar­ti­lle­ría se ne­ce­si­ta­ban en otros lu­ga­res. Po­co des­pués lle­gó la pro­pues­ta de sus­pen­der to­tal­men­te los tra­ba­jos en el Graf Zep­pe­lin, y Hitler se mos­tró de acuer­do. En ju­lio re­mol­ca­ron el bar­co ha­cia el es­te por te­mor a que fue­se víc­ti­ma de los bom­bar­de­ros alia­dos si se­guía en los as­ti­lle­ros de Kiel. En ma­yo de 1941, bi­pla­nos bri­tá­ni­cos tor­pe­dea­ron el aco­ra­za­do ale­mán Bis­marck. Los apa­ra­tos ha­bían des­pe­ga­do des­de por­taa­vio­nes en al­ta­mar. Es­te éxi­to bri­tá­ni­co hi­zo que los man­dos de la Kriegs­ma­ri­ne fue­sen cons­cien­tes de que el fu­tu­ro era de los por­taa­vio­nes.

CAM­BIO DE PUER­TO. Se de­ci­dió re­to­mar los tra­ba­jos en el Graf Zep­pe­lin. Las ex­ca­va­do­ras abrie­ron una dár­se­na pa­ra alo­jar el co­lo­so en el puer­to de Bre­mer­ha­ven. En enero de 1943, el te­ma de la am­plia­ción de la flo­ta se de­ba­tió en la Gua­ri­da del Lobo, el cuar­tel ge­ne­ral de Hitler en Pru­sia Orien­tal. Unos días an­tes, los ale­ma­nes ha­bían per­di­do un des­truc­tor. Hitler pu­so en du­da la uti­li­dad mi­li­tar de las «uni­da­des de su­per­fi­cie pe­sa­das». Aco­ra­za­dos y des­truc­to­res eran ob­je­ti­vos fá­ci­les pa­ra los bri­tá­ni­cos, se­ña­ló. Can­ce­la­ron to­dos los pro­yec­tos de cons­truc­ción, in­clui­do el del Graf Zep­pe­lin. El cas­co vol­vió a ser re­mol­ca­do al es­te y an­cla­do en Stet­tin. Di­se­ña­do pa­ra en­gran­de­cer el pres­ti­gio del ré­gi­men, aca­bó usa­do co­mo al­ma­cén de re­pues­tos. Fi­nal­men­te, la Ma­ri­na or­de­nó des­mon­tar las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas apro­ve­cha­bles. A fi­na­les de abril de 1945, cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo avan­za­ba so­bre Stet­tin, un co­man­do ale­mán de ex­plo­si­vos hun­dió el bar­co. Dos años más tar­de, es­pe­cia­lis­tas de la Ar­ma­da so­vié­ti­ca hi­cie­ron re­flo­tar el cas­co; en sus ma­nos ha­bían caí­do pla­nos y bo­ce­tos del por­taa­vio­nes, que fue­ron en­via­dos a Mos­cú pa­ra va­lo­rar su po­si­ble uti­li­dad. Tras la caí­da del ré­gi­men co­mu­nis­ta, mu­chos do­cu­men­tos fue­ron de­vuel­tos a Ale­ma­nia.

HU­MI­LLAN­TE FI­NAL. Du­ran­te un tiem­po, el Ejér­ci­to Ro­jo uti­li­zó su bo­tín de gue­rra co­mo re­si­den­cia flo­tan­te, con el nom­bre tan fría­men­te so­vié­ti­co de PB10. Por úl­ti­mo, el rey de los ma­res aca­bó de­gra­da­do a dia­na pa­ra las prác­ti­cas de ti­ro; fue tor­pe­dea­do has­ta hun­dir­se a unos 50 ki­ló­me­tros al nor­te de la lo­ca­li­dad po­la­ca de Wlady­la­wo­wo. Ex­per­tos mi­li­ta­res co­mo el his­to­ria­dor Ul­rich Is­rael creen que es­te por­taa­vio­nes no ha­bría su­pues­to nin­gu­na di­fe­ren­cia en el desen­la­ce de la gue­rra. En su opi­nión, in­clu­so fue po­si­ti­vo que no lle­ga­ra a en­trar en ser­vi­cio: los más de 1700 hom­bres que de­bían ha­ber ser­vi­do a bor­do del Graf Zep­pe­lin ha­brían si­do en­via­dos a una muer­te cier­ta. Ul­rich Is­rael es­tá con­ven­ci­do de que «los bri­tá­ni­cos ha­brían de­cla­ra­do su hun­di­mien­to una cues­tión de pres­ti­gio na­cio­nal y lo ha­brían lo­ca­li­za­do y echa­do a pi­que con to­tal se­gu­ri­dad».

El Ejér­ci­to Ro­jo lo re­flo­tó. Pa­só a lla­mar­se PB10. Lo usa­ron co­mo dia­na de prác­ti­cas de ti­ro

PRO­YEC­TO FA­LLI­DO

El por­taa­vio­nes Graf Zep­pe­lin nun­ca en­tró en com­ba­te. Di­se­ña­do pa­ra en­gran­de­cer el pres­ti­gio na­zi, aca­bó usa­do co­mo al­ma­cén de re­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.