DENUNCIA CON­TRA UNA DO­CEN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

en los úl­ti­mos me­ses del cur­so es­co­lar, cer­ca de la mi­tad de los pa­dres de alum­nos de se­gun­do de pri­ma­ria in­ter­po­nen una denuncia con­tra una pro­fe­so­ra. Sin ha­ber ha­bla­do so­bre el te­ma con ella, ar­gu­men­tan que no tie­ne con­trol so­bre la cla­se, que gri­ta y que po­ne de­ma­sia­dos de­be­res. Mu­chas ve­ces, sin em­bar­go, los com­por­ta­mien­tos irres­pe­tuo­sos y vio­len­tos se re­pi­ten y en­vuel­ven al do­cen­te en un bu­cle. «No es ra­ro –cuen­ta la de­fen­so­ra ara­go­ne­sa– que el pro­fe­sor se sien­ta nin­gu­nea­do a un tiem­po por la Ad­mi­nis­tra­ción, los equi­pos di­rec­ti­vos y los pa­dres. Por ejem­plo, lo cam­bian de cla­se en el mis­mo cen­tro, pe­ro las ma­dres, a tra­vés de los gru­pos de What­sapp, co­men­tan que el maes­tro es tal y cual; se co­rre la voz, la co­sa se com­pli­ca y, tris­te­men­te, se 're­suel­ve' con una ba­ja la­bo­ral. La Ad­mi­nis­tra­ción de­be­ría orien­tar al pro­fe­sor, a los equi­pos di­rec­ti­vos y a los pa­dres pa­ra so­lu­cio­nar es­tas si­tua­cio­nes». Al su­pri­mir un pa­so tan im­por­tan­te co­mo la pre­sen­cia fí­si­ca, fren­te a fren­te, pa­ra plan­tear des­en­cuen­tros, los gru­pos de What­sapp de pa­dres desem­pe­ñan un im­por­tan­te pa­pel en la vul­ne­ra­bi­li­dad de los pro­fe­so­res. «Es­tá de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.