¿LIS­TO O IN­TE­LI­GEN­TE?

EL SA­BER TIE­NE SUS MA­TI­CES. TE CON­TA­MOS LAS DI­FE­REN­CIAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABELENDA

Al sa­bio se le co­no­ce por sus pre­gun­tas, nos di­ce ese sa­ber po­pu­lar que des­ve­la su cla­ve en la hu­mil­dad. Así que, pues­tos a ca­fe­tear al ai­re li­bre de las gran­des du­das co­ti­dia­nas, pre­gun­ta­mos: ¿so­mos lis­tos o in­te­li­gen­tes? No con­tem­ple­mos más op­cio­nes, ¡que tres son mul­ti­tud! Cai­ga­mos en la se­duc­ción del yo y en la pa­la­bra aun­que sea pa­ra dis­cu­tir y des­de­cir a Grou­cho Marx en uno de sus cé­le­bres prin­ci­pios: «Me­jor es­tar ca­lla­do y pa- re­cer ton­to que ha­blar y des­pe­jar de­fi­ni­ti­va­men­te las du­das». ¿Se­ría un lis­to ca­paz de otor­gar?, ¿pue­de un in­te­li­gen­te de­cir en dos pa­la­bras lo que es, lo que sien­te, lo que quie­re y lo que ve don­de pa­ra otros hay so­lo os­cu­ri­dad?

He­mos oí­do ha­blar de la pa­ra­do­ja de «los ge­nios ton­tos», del abu­rri­mien­to en las aulas de men­tes pri­vi­le­gia­das co­mo la de Step­hen Haw­king. Ahí tie­nen a Dar­win, con­si­de­ra­do un va­go so­ña­dor por su pro­pio pa­dre, y a John Gur­don, que al­can­zó el No­bel de Me­di­ci­na con un pau­pé­rri­mo expediente aca­dé­mi­co en la Eton School. Se­gún sus bió­gra­fos, el bió­lo­go aún con­ser­va en­mar­ca­da la no­ta de un pro­fe­sor: «Creo que Gur­don tie­ne la idea de con­ver­tir­se en cien­tí­fi­co. Es­to es bas- tan­te ri­dícu­lo. Si no pue­de en­ten­der da­tos bio­ló­gi­cos sim­ples, no ten­dría nin­gu­na oportunidad de ha­cer el tra­ba­jo de un es­pe­cia­lis­ta». Qué ojo te­ne­mos cuan­do va­mos de lis­tos.

El Dic­cio­na­rio de la Aca­de­mia y los ex­per­tos con­fir­man las pri­me­ras im­pre­sio­nes: in­te­li­gen­cia y lis­te­za pue­den pa­re­cer­se, pe­ro son di­fe­ren­tes. El lis­to, o la lis­ta, son ‘di­li­gen­tes, pron­tos, ex­pe­di­tos’. Su sa­ga­ci­dad tie­ne re­gis­tro aca­dé­mi­co y ex­hi­ben in­clu­so, en­tre sus acep­cio­nes va­rias, la pre­sun­ción de un sa­ber y la ha­bi­li­dad pa­ra sa­car be­ne­fi­cio de cual­quier si­tua­ción. «Por lis­to te­ne­mos a al­guien au­daz, pi­llo, ca­paz de re­sol­ver un pro­ble­ma den­tro de un ám­bi­to muy de­ter­mi­na­do. La in­te­li­gen­cia, más que as­tu­cia, pre­su­po­ne un sa­ber, una am­pli­tud, una ca­pa­ci­dad sin­gu­lar. So­le­mos de­cir que es in­te­li­gen­te la per­so­na que sa­be mu­chas co­sas —afir­ma Jo­sé Ma­nuel Suá­rez San­do­min­go, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pe­da­go­gos de Ga­li­cia, Ape­ga—. La in­te­li­gen­cia es un con­cep­to teó­ri­co; la lis­te­za es al­go prác­ti­co, más vul­gar».

Oí­mos la voz de una se­gun­da opi­nión: «Al lis­to se le ve a ve­ces un sen­ti­do des­pec­ti­vo, tie­ne ese ma­tiz de ser pi­llo, as­tu­to, o de ha­cer las co­sas bus­can­do, so­bre to­do, ob­te­ner su be­ne­fi­cio —di­ce la psi­co­pe­da­go­ga Ana Pra­via—. Pe­ro si eres lis­to, cier­ta in­te­li­gen­cia se te pre­su­po­ne». La de al­can­zar un fin, por pe­que­ño o mez­quino que sea.

Los ex­per­tos nos de­tie­nen en la pre­gun­ta: ¿qué es la in­te­li­gen­cia? «Yo di-

ría que la ca­pa­ci­dad pa­ra an­dar por el mun­do de ma­ne­ra efi­cien­te», plan­tea Pra­via. ¿Pe­ro no es eso más lis­te­za?

He vis­to a gran­des pro­me­sas de la ar­qui­tec­tu­ra ve­nir­se aba­jo por no sa­ber ele­gir en­tre un crua­sán y un ca­ra­col. «Cier­to que, en ge­ne­ral, tien­de a va­lo­rar­se más la in­te­li­gen­cia prác­ti­ca. Pe­ro hay va­rias cla­ses de in­te­li­gen­cia. Y mu­chos as­pec­tos que no pue­des me­dir con exac­ti­tud —ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta—. Se nos es­ca­pan».

UNA GRAN DI­VER­SI­DAD

Nos aso­ma­mos a las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples de Ho­ward Gard­ner pa­ra ob­ser­var la va­rie­dad del sa­ber: in­te­li­gen­cia lin­güís­ti­ca, ló­gi­co-ma­te­má­ti­ca, vi­sual, mu­si­cal, in­tra­per­so­nal, in­ter­per­so­nal (ojo al pre­fi­jo), na­tu­ra­lis­ta e in­clu­so exis­ten­cial. Me­dir la in­te­li­gen­cia no es tan fá­cil co­mo su­mar dos más dos, que siem­pre son cua­tro, ad­vier­ten los ex­per­tos. (De fon­do oí­mos a Ra­diohead y sue­na, de Or­well, eso de: al­gu­nas ve­ces sí son cua­tro, pe­ro otras ve­ces son cin­co. Y otras, tres. ¡Y en oca­sio­nes son cua­tro, cin­co y tres a la vez! «Lo sub­je­ti­vo es di­fí­cil de me­dir —acla­ra Pra­via—. De­pen­de de las cir­cuns­tan­cias, del en­torno. ¿Có­mo me­di­mos la em­pa­tía (una cla­se de in­te­li­gen­cia hoy esen­cial)? Po­de­mos va­lo­rar­la, no me­dir­la». Yo pue­do dis­tin­guir­me por mi ca­pa­ci­dad de en­ten­der al otro, de po­ner­me en su piel, pe­ro, en fun­ción del día que ten­ga, mi res­pues­ta pue­de ser me­jor o peor. Con la em­pa­tía y las emo­cio­nes en­tra­mos en las are­nas mo­ve­di­zas del te­rri­to­rio sen­ti­men­tal, y ahí los test ape­nas tie­nen qué de­cir.

¿Có­mo re­du­cir a un co­cien­te la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal? ¿Pue­de me­dir­se el ta­len­to? ¿Có­mo en­som­bre­cer la in­te­li­gen­cia de John Nash, Una men­te ma­ra­vi­llo­sa, con sus tor­pes ma­ne­ras? Qui­zá re­cuer­dan la fra­se de su bio­pic: «No sé qué ten­go qué de­cir pa­ra que ten­ga­mos re­la­cio­nes. Pe­ro po­de­mos su­po­ner que ya di­je to­do eso. Bá­si­ca­men­te la idea es in­ter­cam­biar flui­dos, ¿no?, ¿po­de­mos ir di­rec­tos al se­xo?». El so­cial no es sa­ber me­nor... ¿O no ha­bla­mos del «sa­ber es­tar»?

«El otro día yo ha­bla­ba con una per­so­na in­te­li­gen­tí­si­ma; al­guien que no ha­bla­ba más que de sí mis­mo, ‘yo yo yo’ —co­men­ta Suá­rez San­do­min­go—, lo que de­mues­tra po­ca agu­de­za pa­ra co­rres­pon­der en una re­la­ción so­cial». Pu­ra in­tui­ción, ese sa­ber ins­tan­tá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.