Los labios de Aa­mi­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉCOSAS! - FER­NAN­DA TA­BA­RÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

La que ven es la bo­ca de una mo­de­lo ugan­de­sa lla­ma­da Aa­mi­to La­gum. Tie­ne 23 años y ha si­do una de las re­ve­la­cio­nes de la Se­ma­na de la Moda de Nue­va York. La fir­ma de cos­mé­ti­cos MAC col­gó esta ima­gen en su cuen­ta de Ins­ta­gram. Los ma­ra­vi­llo­sos labios de La­gum re­pre­sen­ta­ban la gran­de­za de la di­ver­si­dad hu­ma­na en to­do su es­plen­dor. La de­ci­sión de la mul­ti­na­cio­nal, que co­mo to­das uti­li­za su Ins­ta­gram co­mo he­rra­mien­ta de már­ke­ting, pro­vo­có una reac­ción ini­cial en la jo­ven. «Al prin­ci­pio, me sen­tí ha­la­ga­da, por­que de ver­dad creí que mis labios se veían pre­cio­sos», de­cla­ra­ba esta se­ma­na a The New York Ti­mes. Pero en se­gui­da la ini­cia­ti­va alen­tó una co­rrien­te de odio que a su vez ha pro­vo­ca­do una reac­ción pla­ne­ta­ria. Cien­tos de per­so­nas col­ga­ron co­men­ta­rios ra­cis­tas, ve­ja­to­rios, xe­nó­fo­bos, in­dig­nan­tes. «Co­men­cé a leer­los y fue un po­co in­quie­tan­te. Es­cri­bie­ron co­sas ho­rri­bles y no es­ta­ba tan sor­pren­di­da, lo cual re­sul­tó des­alen­ta­dor». La mo­de­lo com­par­tió la foto en un blog so­bre el in­ci­den­te y es­cri­bió: «Mis labios pro­vo­can no­ches de in­som­nio».

MAC reac­cio­nó con ener­gía y de­ci­dió de­nun­ciar an­te las au­to­ri­da­des a to­dos los ra­cis­tas y pro­vo­ca­do­res con­ven­ci­dos de que no era un asun­to me­nor. No so­lo eso. Pu­so en mar­cha una campaña ti­tu­la­da «To­das las eda­des, to­das las ra­zas, to­dos los se­xos» e ins­ti­gó un mo­vi­mien­to eti­que­ta­do en las re­des co­mo #Prett­yLip­sPe­riod que ha alen­ta­do el or­gu­llo por la di­ver­si­dad y la de­ci­sión de neu­tra­li­zar a to­dos aque­llos que vi­ven ins­ta­la­dos en la dis­cri­mi­na­ción y la xe­no­fo­bia am­pa­ra­dos en el ano­ni­ma­to al que tan­tas ve­ces re­cu­rren los co­bar­des.

Se­ría un error pen­sar que los labios de Aa­mi­to son un asun­to me­nor en­mar­ca­do en el con­tex­to una in­dus­tria que tan­tas ve­ces se iden­ti­fi­ca con la fri­vo­li­dad co­mo es la moda. Un te­rri­to­rio que sin em­bar­go in­flu­ye en el com­por­ta­mien­to de mi­llo­nes de per­so­nas y en el pun­to de vis­ta que tie­nen so­bre el mun­do. Mien­tras la jo­ven ugan­de­sa era in­sul­ta­da, mien­tras sus labios se ins­pi­ra­ban el re­cha­zo, en Eu­ro­pa se avan­za­ba un mi­nu­to más en esa es­pi­ral ra­cis­ta en la que en es­tas ho­ras an­da el con­ti­nen­te. Ahí ha es­ta­do, sin ir más le­jos, el Bre­xit, que más allá de un de­ba­te eco­nó­mi­co ha si­do una ex­hi­bi­ción de xe­no­fo­bia en una re­gión del mun­do que ha si­do ca­paz de lo me­jor y de lo peor. Hay aler­tas su­fi­cien­tes en Fran­cia, en Aus­tria, en Ho­lan­da, en Ale­ma­nia pa­ra es­tar preo­cu­pa­dos. Y en ese mun­do pa­ra­le­lo de la Eu­ro­co­pa es­ta­mos vien­do a dia­rio imá­ge­nes de ca­fres dis­fra­za­dos de fut­bo­le­ros hu­mi­llan­do a po­bres a los que ti­ra­ban mo­ne­das; an­tes los vi­mos en la pla­za de Es­pa­ña de Ma­drid. Son siem­pre los mis­mos y hay evi­den­cias su­fi­cien­tes de que, si se les de­ja, son ca­pa­ces de ha­cer de nues­tras vi­das un in­fierno.

Un por­tal de via­jes da­nés lla­man­do Mo­mon­do ha uti­li­za­do el már­ke­ting de gue­rri­lla pa­ra dar una lec­ción so­bre lo ab­sur­do que re­sul­ta abun­dar en el con­cep­to de ra­za. No hay más ra­zas que la hu­ma­na. Ellos lo de­mos­tra­ron jun­tan­do a per­so­nas de as­pec­tos fí­si­cos en apa­rien­cia con­tra­pues­tos, in­di­vi­duos con to­nos de piel di­fe­ren­tes. Los de­ja­ron ha­blar pa­ra que die­ran rien­da suel­ta a sus pre­jui­cios y se re­afir­ma­ran en su ubi­ca­ción ra­cial. Los chi­nos se sen­tían muy chi­nos; los ale­ma­nes muy ale­ma­nes y los in­dios, los más in­dios y dis­tin­gui­dos de la tie­rra. Pero la ini­cia­ti­va, bau­ti­za­da co­mo «The DNA Jour­ney», re­cu­rrió a la cien­cia pa­ra de­mos­trar­les que to­dos es­ta­ban equi­vo­ca­dos. Un sen­ci­llo test ge­né­ti­co les en­se­ñó que to­dos eran mu­cho me­nos pu­ros de lo que creían y que el ne­gro de en­fren­te era más pa­re­ci­do al blan­co de al la­do de lo que am­bos pen­sa­ban.

Mi sue­ño es mi­rar­me al es­pe­jo y en­con­trar en mi bo­ca los ma­ra­vi­llo­sos ras­gos de los labios de Aa­mi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.