Tres ves­ti­dos eran de­ma­sia­dos

20 de ju­nio del 2015. Qué­da­te con esta fe­cha. A es­ca­sas se­ma­nas de la bo­da, YES anun­ció que no era oro to­do lo que re­lu­cía en ese amor de ex­ce­sos. Si es que di­me de qué pre­su­mes...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - FAMOSOS - TEX­TO: SIL­VIA RAMOS

Esin­creí­ble. Tu­vo a to­da Es­pa­ña al bor­de de la náu­sea du­ran­te el úl­ti­mo año pero, al pa­re­cer, ella fue la úl­ti­ma en en­te­rar­se del ra­que­ta­zo que es­ta­ba por ve­nir. Al­ba Ca­rri­llo, de blan­co im­po­lu­to y ric­tus des­com­pues­to cual vir­gen de Lour­des, anun­cia a gol­pe de por­ta­da y pre­vio pa­go que su Fe­li —que por lo vis­to no era tan fe­liz co­mo ella lo pin­ta­ba— le pi­dió el di­vor­cio “de ma­ne­ra fría y dis­tan­te”. Si es que no po­día ser. Tan­to bo­do­rrio, tan­tos ves­ti­dos — has­ta tres se pu­so— y tan­to sel­fie so­lo po­dían aca­bar así, con una se­pa­ra­ción a los on­ce me­ses de ma­tri­mo­nio. To­ma bom­ba. Fe­li, tal y co­mo es­ta­ba pre­vis­to, sa­lió por pa­tas una vez más. Qui­ta, qui­ta. Me­jor así que gas­tar en el re­ga­lo de aniver­sa­rio. Que si hay que ir, se va, pero ir pa ná... Lo que no se le pue­de acha­car a ella es que no sea con­se­cuen­te. Las co­sas co­mo son. Por­que la re­per­cu­sión de su ex­clu­si­va pa­ra ven­der el di­vor­cio es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la que mon­tó re­trans­mi­tien­do pri­me­ro los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da, y des­pués si­mu­lan­do la ima­gen de ma­tri­mo­nio perfecto ávi­do de Me Gus­ta. Aho­ra re­sul­ta que la co­sa vie­ne de atrás. Que las fo­tos de Mia­mi en las que su Fe­li dis­fru­tó de la noche con su pri­ma la de Cuen­ca sí que te­nían im­por­tan­cia. Que ha­ce lo me­nos seis me­ses que no eran fe­li­ces. Que ella vi­vía en un dra­ma en el que no se sen­tía apo­ya­da. Y mien­tras, dien­tes y más dien­tes de ca­ra a la ga­le­ría. Dios, si exis­tes so­lo te pi­do una co­sa: que el fin de esta his­to­ria sea rá­pi­do e in­do­lo­ro. Ya he­mos te­ni­do bas­tan­te con el prin­ci­pio.

HISTÉRICA E HISTRIÓNICA

Ha­ce un año, con­cre­ta­men­te el 20 de ju­nio del 2015, avi­sa­mos. Tam­bién lo hi­zo la Uni­ver­si­dad lon­di­nen­se de Bru­nel, que ela­bo­ró un es­tu­dio que con­clu­ye que aque­llas per­so­nas que ex­hi­ben cons­tan­te­men­te sus re­la­cio­nes pre­sen­tan cua­dros de ba­ja au­to­es­ti­ma y va­ni­dad. Ojo al dato. El psi­có­lo­go Ma­nuel La­ge opi­na lo mis­mo. Es más, con­si­de­ra que la de Al­ba Ca­rri­llo es una per­so­na­li­dad que en­ca­ja con la de al­guien con un tras­torno his­trió­ni­co, an­ti­gua­men­te co­no­ci­do co­mo his­té­ri­co. Es­tas per­so­nas, in­di­ca el ex­per­to, “tie­nen ten­den­cia a la re­pre­sen­ta­ción de un pa­pel, a la tea­tra­li­dad y a la ex­pre­sión exa­ge­ra­da de las emo­cio­nes. Ade­más, pre­sen­tan su­ges­ti­bi­li­dad, fa­ci­li­dad pa­ra de­jar­se in­fluir y una afec­ti­vi­dad vo­lá­til y su­per­fi­cial”. El es­pe­cia­lis­ta no ter­mi­na aquí y des­cri­be más ras­gos que le en­ca­jan con Al­ba: “Es­tas per­so­nas tie­nen la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des en las que sean el cen­tro de aten­ción, con un com­por­ta­mien­to y un as­pec­to mar­ca­dos por un de­seo inapro­pia­do de se­du­cir de­bi­do a su ne­ce­si­dad de re­afir­mar­se an­te sus in­se­gu­ri­da­des. Por eso tie­nen una preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va por el fí­si­co, in­dul­gen­cia pa­ra con­si­go mis­mos y una con­duc­ta ma­ni­pu­la­ti­va cons­tan­te”, ase­gu­ra. Aún así, Feliciano tam­po­co es lo que se di­ce un cor­de­ri­to. Su cu­rrícu­lo, co­no­ci­do por to­dos, es el que es. Al­ba no es la pri­me­ra, ni la se­gun­da. Tam­po­co se­rá la úl­ti­ma.Por eso es­to no de­be­ría de ha­ber­le pi­lla­do por sor­pre­sa, que cur­si es un ra­to, pero cues­ta creer que tu­vie­se la ven­da tan bien ata­da co­mo pa­ra no ver una reali­dad tan ob­via. Jui­cios apar­te, el te­ra­peu­ta lo tie­ne cla­ro: «El que es fe­liz de ver­dad es más ce­lo­so de guar­dar esa fe­li­ci­dad». Va­mos, que to­dos esos pe­dorros que te inun­dan el Fa­ce­book con su eter­na lu­na de miel sue­len ser un frau­de. El co­mún de los mor­ta­les pre­fe­ri­mos vi­vir esos mo­men­tos a res­tre­gár­se­los a los de­más.

La re­per­cu­sión del di­vor­cio es pro­por­cio­nal a la del bo­do­rrio”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.