En esta cue­va se res­pi­ra sal

EL YO­GA MÁS SALADO Vas a sa­lu­dar al sol y a ha­cer el pe­rro bo­ca aba­jo tam­bién, pero en un en­torno salado. El ha­lo­yo­ga apor­ta los be­ne­fi­cios del yo­ga y de la te­ra­pia con sal de ro­ca re­for­zan­do tus bron­quios, hi­dra­tan­do tu piel y apor­tan­do un es­ta­do de re­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - MUÉVETE - TEX­TO: ANA MON­TES

«Fún­de­te con la sal de la cue­va y de­rri­te un co­ra­zón con ca­da ex­ha­la­ción», nos re­co­mien­da Si­mo­ne, la mo­ni­to­ra de Yo­ga Kun­da­li­ni en Saltium (Ma­drid). A re­co­men­da­cio­nes co­mo esta, en­vuel­tas en me­lo­días yo­guis, es un pla­cer obe­de­cer, mien­tras man­ten­go los pies hun­di­dos en una fi­na y blan­ca sal con la mi­ra­da fi­ja en el te­cho al­go­do­na­do y sa­lino te­nue­men­te ilu­mi­na­do que en oca­sio­nes cam­bia de co­lor pa­ra fun­dir el yo­ga y la cro­mo­te­ra­pia. En esta cue­va de paz y re­lax se prac­ti­ca la ha­lo­te­ra­pia, o sea, se res­pi­ra sal, una téc­ni­ca na­ci­da en Po­lo­nia e im­pul­sa­da por los neu­mó­lo­gos que vie­ron có­mo los mi­ne­ros de las cue­vas de sal es­ta­ban exen­tos de enfermedades res­pi­ra­to­rias fre­cuen­tes en la po­bla­ción. Así que es­tas ins­ta­la­cio­nes de sal de ro­ca, la más es­ta­ble pa­ra ali­viar si­nu­si­tis, EPOC, oti­tis, der­ma­ti­tis ató­pi­cas, so­ria­sis, as­ma, fi­bro­sis quís­ti­ca, bron­qui­tis, neu­mo­nía, la­rin­gi­tis… y su­bir el sis­te­ma in­mu­ne se es­tán ex­ten­dien­do en los úl­ti­mos años por el au­men­to de es­tos pro­ble­mas.

Aun­que tam­bién son un re­man­so de paz pa­ra quie­nes desean des­car­gar­se de la enor­me car­ga elec­tro­mag­né­ti­ca con la que vi­vi­mos. «Es una te­ra­pia muy re­la­jan­te por­que la sal, con sus io­nes ne­ga­ti­vos, con­tra­rres­ta los io­nes po­si­ti­vos que ge­ne­ran to­dos los apa­ra­tos de hoy: wi­fi, inalám­bri­cos, mó­vi­les… que so­bre­car­gan el am­bien­te y va­mos acu­mu­lan­do. So­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que su­fre de con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, una reali­dad po­co co­men­ta­da», ex­pli­ca Clau­dia Aran­go, ge­ren­te de Saltium.

MU­CHO MÁS EQUI­LI­BRIO

Pa­ra prac­ti­car ha­lo­yo­ga, no se ne­ce­si­ta pres­crip­ción fa­cul­ta­ti­va, so­lo hay que te­ner ga­nas. Aun­que al­gu­nos pu­ris­tas no­ta­rán que cier­tas pos­tu­ras de equi­li­brio y ali­nea­ción se lle­van mal con el pi­so de sal, por eso los mo­ni­to­res adap­tan las cla­ses. Las de Si­mo­ne se ba­san en el Kun­da­li­ni —pero tam­bién las hay de Hat­ha— por­que es un yo­ga más me­di­ta­ti­vo y emo­cio­nal, ideal pa­ra es­te en­torno re­la­jan­te y terapéutico que fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción. Es­to per­mi­te «ser más cons­cien­tes de nues­tro cuer­po al no­tar la en­tra­da de la sal en las in­ha­la­cio­nes, por lo que tu cuer­po te ha­bla­rá di­rec­ta­men­te», di­ce la pro­fe­so­ra.

Y de eso se tra­ta. De es­tar a so­las con él. Así que la si­ner­gia en­tre el yo­ga, ba­sa­do en la res­pi­ra­ción, y la ha­lo­te­ra­pia es per­fec­ta por­que du­ran­te el mo­vi­mien­to la sal pe­ne­tra por los po­ros di­la­ta­dos du­ran­te las asa­nas —pos­tu­ras cor­po­ra­les— ha­cien­do que en el proceso que trans­cu­rre des­de las res­pi­ra­cio­nes del pra­na­ya­ma has­ta el can­to de man­tras, to­do sea terapéutico.

FOTO: BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.