Es­te ve­rano hay que to­car Ma­dei­ra

La na­tu­ra­le­za de la is­la per­mi­te com­bi­nar el tu­ris­mo de des­can­so y ur­bano con el más ac­ti­vo en me­dio de un ver­gel de cli­ma sua­ve, a so­lo dos ho­ras de vue­lo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIAJES - TEX­TO: CAR­LOS PUNZÓN

Cuan­do re­ca­la­ron en Fun­chal tan­to la em­pe­ra­triz Sis­si co­mo Car­los I de Aus­tria o Wins­ton Chur­chill bus­ca­ron en el jar­dín flo­tan­te que es Ma­dei­ra la mis­ma tran­qui­li­dad que an­sía en­con­trar el tu­ris­mo ma­du­ro que ca­rac­te­ri­za aho­ra al vi­si­tan­te del ar­chi­pié­la­go, atraí­do por un cli­ma sua­ve que os­ci­la en­tre los 17 y los 25 gra­dos. Pero la is­la por­tu­gue­sa se es­tá trans­for­man­do, sin so­bre­sal­tos, pa­ra atraer tam­bién a un tu­ris­mo ac­ti­vo y de me­nor edad.

Atrás ha que­da­do el res­pe­to que im­po­nía la cor­ta pis­ta de ate­rri­za­je de Fun­chal, gra­cias a su am­plia­ción con 180 pi­lo­tes so­bre el mar que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de vi­vir un ate­rri­za­je so­bre la ori­lla con 2.781 me­tros de mar­gen pa­ra fre­nar. La am­plia­ción de la ofer­ta tu­rís­ti­ca de la is­la ha he­cho que ha­yan em­pe­za­do a ope­rar low cost co­mo eas­yJet, que ya acer­ca a dos ho­ras de vue­lo des­de Opor­to y tres días a la se­ma­na to­da una opor­tu­ni­dad pa­ra des­co­nec­tar com­bi­nan­do des­can­so y ac­ti­vi­dad en me­dio de un gran ver­gel.

El 60 % del agua po­ta­ble que se em­plea en la is­la es al­ma­ce­na­da y do­si­fi­ca­da por la ve­ge­ta­ción, y lle­va­da a la ci­vi­li­za­ción a lo lar­go de 2.000 ki­ló­me­tros de ca­na­li­za­cio­nes abier­tas, las le­va­das. Has­ta vein­te ru­tas a pie se pue­den se­guir jun­to a los cur­sos del agua, con tra­yec­tos de en­tre 1,5 y 15,5 ki­ló­me­tros y di­fi­cul­ta­des que va­rían de fá­cil a me­dio-al­ta y que per­mi­ten lle­gar al te­cho de la is­la, el pi­co Rui­vo (1.862 me­tros), o re­co­rrer los bos­ques de lau­ri­sil­va, re­li­quia eco­ló­gi­ca de una es­pe­cie de lau­rel, de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco.

Trec­king, es­ca­la­da en los ca­ño­nes del nor­te de la is­la y su cor­di­lle­ra central o rá­pel en­tre cas­ca­das de agua, tie­nen una de­man­da cre­cien­te.

OFER­TA EN EX­PAN­SIÓN

To­do lo que se plan­ta, crece en Ma­dei­ra. El Mercado dos La­vra­do­res es la prue­ba de fer­ti­li­dad y di­ver­si­dad de una tie­rra cu­yos ha­bi­tan­tes tie­nen por cos­tum­bre ase­gu­rar que fue el cen­tro del mun­do, el pun­to don­de re­ca­la­ban to­das las ru­tas ma­ri­nas des­de que la is­la fue des­cu­bier­ta en 1418. Esa va­rie­dad lle­vó a pre­ser­var­la en 1927 con la pri­me­ra ley de pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za del mun­do. Esa va­rie­dad de pai­sa­je es atra­ve­sa­do por otra de las ac­ti­vi­da­des que va ga­nan­do adep­tos en Ma­dei­ra, el trail run­ning, que cuen­ta in­clu­so con una prue­ba anual in­ter­na­cio­nal.

Ex­cur­sio­nes en jeep, orien­ta­ción, BTT y paseos a ca­ba­llo com­ple­tan una ofer­ta na­tu­ral que tie­ne si­mi­lar di­ver­si­dad en sus op­cio­nes ma­ri­nas. Ob­ser­var ba­lle­nas des­de un ca­ta­ma­rán que par­te del puer­to de Fun­chal es una opor­tu­ni­dad re­co­men­da­ble, co­mo aden­trar­se en al­gu­na de las re­ser­vas ma­ri­nas del ar­chi­pié­la­go.

La con­ver­sión de una de las ca­lles más ca­rac­te­rís­ti­cas del lu­gar, la Rua San­ta Ma­ría en una ga­le­ría de ar­te de 250 puer­tas de­co­ra­das, re­nue­va de atrac­ti­vos la Ma­dei­ra ur­ba­na, uno de los epi­cen­tros del tu­ris­mo mun­dial de la noche de fin de año, fe­cha en la que pue­den lle­gar a coin­ci­dir has­ta on­ce cru­ce­ros en sus aguas.

Ca­si la mis­ma adre­na­li­na que ge­ne­ra al­gu­na de las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas de la ofer­ta lo­cal, la ge­ne­ra tam­bién el ver­ti­gi­no­so des­cen­so sen­ta­dos en ces­tos de mim­bre por las ca­lles más em­pi­na­das de Fun­chal, la ca­pi­tal de una is­la que se es­tá con­vir­tien­do en to­do un mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.