Me da­ban el re­per­to­rio impuesto, me gus­ta­ra o no”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA -

1 ¿Có­mo re­sis­tió en su día el ci­clón de «OT»?

Yo siem­pre di­je que cuan­do tie­nes un pro­yec­to de­bes in­ten­tar ha­cer lo me­jor po­si­ble, por­que hay pú­bli­co pa­ra to­do. En­ton­ces no te­nía mie­do, pe­ro sí res­pe­to pa­ra ha­cer­lo me­jor y bus­car mi hue­co. Fui el pri­mer ar­tis­ta que tu­vo Va­le Mu­sic en ma­yo. En oc­tu­bre con­tra­tan a 16 mu­cha­chos. Di­je: «¿Qué es­tá pa­san­do?», y me pu­se las pi­las.

2 ¿Es el ar­tis­ta de «Que la de­ten­gan»?

Fí­ja­te, esa can­ción sa­lió en la épo­ca del pri­mer OT. Fue un éxi­to muy gran­de. So­na­ba en pa­ra­le­lo a Ave Ma­ría de Bisbal y ahí es­tá­ba­mos los dos, in­clu­so com­par­tien­do pú­bli­co. Fue un te­ma cla­ve, pe­ro pa­ra mí Di­le que la quie­ro es más bo­ni­ta. Que la de­ten­gan es más hit.

3 ¿Qué im­por­tan­cia tu­vo «Gran Her­mano»?

Mu­cha. Que la de­ten­gan se la can­ta­ban a una de las con­cur­san­tes que era un po­co po­lé­mi­ca. Eso la po­ten­ció. Es­ta­ba en el mo­men­to cla­ve, el lugar opor­tuno y pre­pa­ra­do pa­ra ello.

4 ¿Vol­ve­ría a Eu­ro­vi­sión?

Si me de­ja­sen ele­gir la can­ción, pues­ta en es­ce­na, ima­gen au­dio­vi­sual y es­pec­tácu­lo, sí. Ne­ce­si­ta­ría li­ber­tad crea­ti­va e iría en­can­ta­do. Si me lo dan ya ro­da­do, no. Por­que en­ton­ces no es­ta­ría dan­do lo que yo soy. Si no ha­go na­da des­de la li­ber­tad, aho­ra no me in­tere­sa.

5 ¿Exis­te mu­cha fór­mu­la im­pues­ta en la música?

Lo de ves­tir y bai­lar, to­tal­men­te. Al me­nos en la épo­ca que yo vi­ví. ¿Qué es­ta­ba de mo­da? Lo la­tino. Pues venga, to­do la­tino. Hoy, si me mo­vie­ra con­di­cio­na­do a eso, es­ta­ría ha­cien­do re­ga­tón. Y no lo voy a ha­cer. He he­cho pop. Pe­ro en aquel mo­men­to me da­ban el re­per­to­rio impuesto y, me gus­ta­ra o no, lo ha­cía. Ten­go suer­te de que me gus­ta­ba lo que ha­cía, pe­ro ve­nía to­do a una velocidad de vér­ti­go. He si­do un gran eje­cu­tan­te de mis ata­du­ras pro­fe­sio­na­les, que me han be­ne­fi­cia­do mu­cho y que he sa­bi­do ad­mi­nis­trar. Pe­ro no he te­ni­do tan­ta li­ber­tad. Ni yo ni ca­si na­die de los que em­pie­zan en la in­dus­tria del dis­co.

6 ¿Te­nía mie­do de que­mar­se en­ton­ces?

Humm... No. So­lo te­nía la sen­sa­ción de que te­nía que dar un gi­ro a mi ca­rre­ra. Pe­ro no es­ta­ba en mi mano ha­cer­lo. Cuan­do tie­nes el quin­to éxi­to con­se­cu­ti­vo es ago­ta­dor. Le di­ces a la com­pa­ñía: «Oye, ne­ce­si­to ha­cer otro ti­po de dis­co». Y sur­gió No bas­ta­rá, un dis­co más pop, más di­rec­to y más sincero. Eso no qui­ta que me gus­ta­se Bye Bye, que me en­can­tó. Los ni­ños me man­da­ban ví­deos bai­lán­do­lo y eso me ha­cía mu­cha ilu­sión.

7 ¿Por qué ti­tu­la su sin­gle co­mo «No soy un ca­na­lla»?

Es un men­sa­je con­tun­den­te. Es una re­fle­xión co­mo pa­dre de qué mundo le es­ta­mos de­jan­do a la ge­ne­ra­ción ve­ni­de­ra. Lle­va­mos un año y pi­co so­cio­po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co te­rri­ble. De­be­mos re­fle­xio­nar so­bre qué lí­de­res ele­gi­mos en to­dos los ám­bi­tos. Se de­ben ele­gir des­de los va­lo­res. A mí me ha en­can­ta­do dis­fru­tar de la bue­na di­rec­ción y la bue­na educación. Y aho­ra da mie­do to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.