No va­le de na­da ser pe­si­mis­ta por­que no fun­cio­na”

Hygge (pro­nun­cia­do ‘ju­ga’) es el nue­vo con­cep­to de moda que nos vie­ne de Di­na­mar­ca, su­per­po­ten­cia de la fe­li­ci­dad. Es­ta for­ma de vi­vir tan da­ne­sa, que en­cuen­tra la fe­li­ci­dad en las pe­que­ñas co­sas, tie­ne en Co­pen­ha­gue su pro­pio ins­ti­tu­to. TEX­TO: ANA MON­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE -

Di­ce Meik Wi­king, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de la Fe­li­ci­dad, que los daneses con unos bue­nos cal­ce­ti­nes de la­na, unas ve­li­tas para dar am­bien­te, una chi­me­nea y una se­ño­ra tar­ta pue­den ser fe­li­ces en su os­cu­ro y gé­li­do cli­ma y re­par­tir fe­li­ci­dad en la in­ti­mi­dad a dies­tro y si­nies­tro, al­go que ya ha­cen ase­so­ran­do a otros Go­bier­nos. Di­na­mar­ca es el país más fe­liz del mun­do, es­tá a la ca­be­za del rán­king de la ONU so­bre la fe­li­ci­dad mun­dial jun­to a otros nór­di­cos. Aun­que les ayu­da te­ner una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca sin so­bre­sal­tos, quie­ren com­par­tir su pe­cu­liar es­ti­lo Hygge, re­ple­to de pe­que­ños detalles «cu­cos», di­ría­mos, re­co­gien­do sus cla­ves en el li­bro Hygge (Ed. Cúpula). Para prac­ti­car­lo y ser más fe­li­ces, su ma­ni­fies­to re­co­mien­da «apa­gar el mó­vil» y ren­dir­se a los en­can­tos de la cal­ma, el bie­nes­tar, la ca­li­dez, lo ho­ga­re­ño, lo cer­cano y lo práctico co­mo con­tra­pun­to al ca­pi­ta­lis­mo y el con­su­mis­mo.

—¿Có­mo na­ce Hygge en Di­na­mar­ca? —For­ma par­te de nues­tra he­ren­cia y es una for­ma de es­tar y sen­tir­se bien tan­to or­ga­ni­zan­do una ce­na co­mo dis­fru­tan­do de un cho­co­la­te ca­lien­te fren­te a la chi­me­nea. Pe­ro para los daneses, Hygge es una es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia, una for­ma de sa­car al­go bueno en los me­ses de frío y os­cu­ri­dad. —¿Qué es lo que más im­pac­ta en nues­tra fe­li­ci­dad? —Hay tres ca­te­go­rías. Na­ce­mos más o me­nos fe­li­ces, pe­ro lue­go in­flu­ye la ge­né­ti­ca, la po­lí­ti­ca y nues­tros há­bi­tos y com­por­ta­mien­tos: en qué in­ver­ti­mos mues­tro tiem­po para ser más o me­nos fe­li­ces. Di­cen que no va­le de na­da ser pe­si­mis­ta por­que no fun­cio­na (bro­mea).

—¿Có­mo se mi­de la fe­li­ci­dad? —En el ins­ti­tu­to, nos cen­tra­mos en dis­tin­tos as­pec­tos para diag­nos­ti­car si la gente tie­ne una vi­da bue­na en con­jun­to, si es­tá fe­liz, cuá­les son sus ob­je­ti­vos. Para los daneses, una vi­da fe­liz es una vi­da lle­na de sen­ti­do. Les pre­gun­ta­mos có­mo se sien­ten y se­gui­mos a gru­pos un tiem­po para ver có­mo in­flu­yen los cam­bios en su vi­da co­ti­dia­na: si se ca­san, se se­pa­ran, si cam­bian de tra­ba­jo… —Si en­con­tráis gente in­fe­liz, ¿in­ter­ve­nís co­mo la po­li­cía? —(Ri­sas) No da­mos con­se­jos pe­ro les ayu­da­mos. Es­ta­mos en­tre el mun­do aca­dé­mi­co y el po­lí­ti­co e in­ten­ta­mos con­ver­tir lo que en­con­tra­mos en nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes aca­dé­mi­cas en po­lí­ti­cas para crear una vi­da me­jor. —¿Cuá­les son las ini­cia­ti­vas en mar­cha para crear fe­li­ci­dad? —Son va­rias. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con el go­bierno de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, uno de los paí­ses más ri­cos del mun­do pe­ro que quie­re ser tam­bién uno de los paí­ses más fe­li­ces del mun­do, para que pon­ga en mar­cha una ma­ne­ra de me­dir la fe­li­ci­dad en su país. Tam­bién he­mos tra­ba­ja­do tres años con un sin­di­ca­to para ayu­dar­le a en­ten­der lo que ge­ne­ra fe­li­ci­dad en los em­plea­dos y he­mos v que en­con­trar sen­ti­do al tra­ba­jo ay a ser más fe­li­ces. —¿En Emi­ra­tos Ára­bes les fal­ta fel dad por­que tie­nen de­ma­sia­do? —Cla­ro, allí la nor­ma es te­ner un Bent así que se plan­tean por qué no te­ner —Así que el di­ne­ro es un obs­tácu­lo ra ser fe­liz… —Sí y no. El di­ne­ro im­por­ta pe­ro t bién im­por­ta si no lo tie­nes. El di­ne­ro c sa fe­li­ci­dad pe­ro cuan­do ya tie­nes c ta can­ti­dad no cam­bia tu for­ma de ex ri­men­tar el mun­do o sen­tir emo­cio Ade­más nos cen­tra­mos mu­cho en lo tie­nen los de­más por­que nos preoc nues­tra po­si­ción en la so­cie­dad. —El ins­ti­tu­to re­ci­be vi­si­tas de m da­ta­rios que desean im­por­tar el H ge. ¿Os ha vi­si­ta­do al­gún re­pre­sent te es­pa­ñol? —Na­die, pe­ro sí he­mos te­ni­do pe dis­tas. —¿Y con­ven­dría vi­si­ta­ros para exp rar al­gu­na po­lí­ti­ca so­bre fe­li­ci­dad Es­pa­ña? —Sí, pe­ro tam­bién les acon­se­ja­ría vis a la oe­ne­gé Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio que tra­ba­ja la go­ber­nan­za para red la co­rrup­ción, ya que la es­ta­bi­li­dad lí­ti­ca y fac­to­res co­mo la sa­lud, la seg dad fa­mi­liar y la­bo­ral au­men­tan la c fian­za de la gente y su fe­li­ci­dad. —¿Qué co­sas que nos han mo­tiv para ser fe­li­ces es­tán em­pe­zan­do a der fuer­za? —Es­ta­mos apren­dien­do que ser una cie­dad más ri­ca no ha­ce que la gente más fe­liz. He­mos al­can­za­do un pi­co fe­li­ci­dad ma­te­rial. Un ejem­plo para má­ti­co es Co­rea del Sur, que ha pas de ser uno de los paí­ses más po­bres a de los más ri­cos en so­lo dos ge­ne­ra­cio Pe­ro sien­te que ha fa­lla­do al con­ver­ti ri­que­za en bie­nes­tar, ya que tie­ne la gun­da ta­sa de sui­ci­dio más al­ta del m do, ejer­ce una pre­sión bru­tal en­tre la ne­ra­ción más jo­ven y tra­ba­jan 16 ho al día… Pe­ro se han da­do cuen­ta de es­tán ha­cien­do las co­sas mal y por es el país que más nos vi­si­ta. An­tes q rían se­guir a EE. UU. y aho­ra es­tán ran­do a los paí­ses nór­di­cos para red ñar­se por­que to­dos te­ne­mos bue­nos sul­ta­dos en fe­li­ci­dad. —¿Hygge es co­mo abrir una ven­ta nueva para ai­rear­nos del con­su­mis

—Sí, es así. Lo que me­jor fun­cio­na en

cul­tu­ras nór­di­cas es que la ri­que­za y el es­tar bien es­tán se­pa­ra­dos. —El Hygge pres­ta aten­ción a la decoración y la ar­mo­nía del ho­gar. ¿Coin­ci­de en cier­ta me­di­da con el Feng Shui? —El Feng Shui se ba­sa en la or­ga­ni­za­ción de un es­pa­cio en tér­mi­nos de ener­gía, co­mo no sen­tar­se de es­pal­das a la puer­ta. En el Hygge da­mos prio­ri­dad a crear un es­pa­cio agra­da­ble. —De to­dos mo­dos sí que coin­ci­de con mu­chas fi­lo­so­fías ho­lís­ti­cas que es­tán sur­gien­do en es­tos mo­men­tos. ¿Tie­ne el Hygge al­go de es­pi­ri­tual? —No para los daneses, por­que no so­mos es­pe­cial­men­te es­pi­ri­tua­les. No es una moda sino la ma­ne­ra en la que vi­vi­mos. —En vues­tro ma­ni­fies­to, «apa­ga las lu­ces» ocu­pa el pri­mer lu­gar. Di­ces que los daneses hu­yen de los fluo­res­cen­tes, co­mo los vam­pi­ros del ajo. —La ca­li­dad de la luz en Di­na­mar­ca es uno de nues­tros ico­nos. Los daneses siem­pre bus­can te­ner una luz con ca­li­dad y es­ta­ble. Qui­zás nues­tra ob­se­sión por la luz es por no te­ner­la una gran par­te del año. Que­re­mos re­co­brar la ca­li­dad de las lám­pa­ras de pe­tró­leo com­bi­nán­do­la con la es­ta­bi­li­dad de la luz eléc­tri­ca. Pe­ro nos si­gue gus­tan­do lle­nar la ca­sa de ve­las (ri­sas). —¿Qué pa­pel ocu­pa la tec­no­lo­gía, en vues­tro ma­ni­fies­to en se­gun­do lu­gar apa­re­ce «apa­ga el mó­vil»? —La tec­no­lo­gía nos ayu­da a re­la­cio­nar­nos en la dis­tan­cia pe­ro en las re­des co­mo Fa­ce­book re­ci­bes mu­chas no­ti­cias so­bre co­sas bue­nas que les pa­san a los de­más y son ar­mas de dis­trac­ción ma­si­va. Des­via­mos nues­tra aten­ción de­ma­sia­do y de­ja­mos de vi­vir el pre­sen­te. Te­ne­mos aún que ave­ri­guar la me­jor ma­ne­ra de ajus­tar­nos a la tec­no­lo­gía y la me­jor ma­ne­ra de uti­li­zar­la. —Tam­bién par­te de vues­tra fe­li­ci­dad es la de­bi­li­dad por las tar­tas. ¿Pre­pa­ras las tu­yas? —No, pe­ro ayu­do a mi no­via, que es me­jor re­pos­te­ra. Es par­te de la cul­tu­ra, to­do se ce­le­bra con pas­te­les y tam­bién los lle­va­mos a las reunio­nes de ne­go­cios. Cuan­do ter­mi­né de es­cri­bir el li­bro lo ce­le­bré con mi equi­po yen­do a co­mer tar­ta. —Es im­por­tan­te la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, y la im­por­tan­cia de la so­cie­dad por en­ci­ma del yo. —No so­mos cons­cien­tes de que to­dos es­ta­mos me­jor si vi­vi­mos en una so­cie­dad igua­li­ta­ria. Hay un ma­len­ten­di­do en es­te sen­ti­do. Los que vi­ven me­jor creen que la igual­dad es al­go im­por­tan­te so­lo para los que vi­ven peor. Pe­ro con igual­dad la so­cie­dad tam­bién es más vi­vi­ble para ese 10 % que más tie­ne. —¿De­ja­rías Di­na­mar­ca para ir­te a vi­vir a un país con sol? —Sí, ro­tun­da­men­te. Pe­ro si me pu­die­ra lle­var el sol a Di­na­mar­ca se­ría me­jor por­que nues­tro ve­rano du­ra cua­tro ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.