¿EL BAN­CO MÁS BO­NI­TO?

EN ES­TOS LU­GA­RES ES­TÁN PI­CA­DOS POR LA ME­JOR VIS­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MI­LA MÉN­DEZ, BE­GO­ÑA R. SOTELINO, CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ, NOE­LIA SILVOSA

El pi­que es­tá ser­vi­do. ¿Apues­tas? Si ofi­cial­men­te el me­jor ban­co del mun­do es­tá en Loi­ba, por­que así lo de­ci­dió el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, la can­di­da­tu­ra de Noa­lla con su ban­co con vis­tas a las Ons no se ha he­cho es­pe­rar. Hay quien di­ce que el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra sen­tar­se y mi­rar es­tá en el sur. ¿Pe­ro en San­xen­xo? Por­que en la pa­rro­quia de Ce­dei­ra, en Re­don­de­la, Fran J. Pei­xo­to pu­so su pri­vi­le­gia­do asien­to, ins­pi­ra­do por la im­pre­sión que le pro­du­jo otro.

A Fran le gustan mu­cho las es­ca­pa­das de fin de se­ma­na por Ga­li­cia y se ha en­con­tra­do «un mon­tón de si­tios chu­los». Una vez, en los ca­ño­nes del Sil, se fue a ver el Mi­ra­dor do Rei, una pa­sa­re­la acris­ta­la­da que sa­le de la mon­ta­ña. «Pa­re­ce que es­tás en­ci­ma. Me en­can­tó y pen­sé en ha­cer al­go en la mon­ta­ña de la Ra­ta, un si­tio alu­ci­nan­te». Fran es car­pin­te­ro y uno de los dos so­cios de la car­pin­te­ría C&F en la pa­rro­quia de San Vi­cen­te de Tras­ma­ñó. «Le co­men­té a mi com­pa­ñe­ro qué le pa­re­cía si mon­ta­ba un ban­co allí con unos re­ta­les y me di­jo que es­ta­ba lo­co», re­cuer­da. De to­das for­mas, lo hi­zo. La gen­te de la zo­na ya co­no­cía el pa­ra­di­sía­co en­cla­ve con vis­tas a la ría de Vi­go, pe­ro fue co­lo­car la pol­tro­na an­te las vis­tas y la no­ve­dad co­rrió co­mo la pól­vo­ra en re­des so­cia­les. «An­tes del ban­co, pa­ra lle­gar ha­bía que atra­ve­sar un ca­mino lleno de to­xos y sal­tar de pie­dra en pie­dra. Aho­ra hay ca­mi­nos por to­das par­tes.

Vas un do­min­go y es in­creí­ble el tra­sie­go», cuen­ta. El rin­cón de Fran y sus ve­ci­nos ya no es su­yo, pe­ro es­tán en­can­ta­dos de que se se­pa y de com­par­tir tal ma­ra­vi­lla, aun­que a ve­ces hay dis­gus­tos, por­que des­de el año pa­sa­do se lo des­tro­za­ron dos ve­ces. «Nos lo han re­for­za­do con unos hie­rros bas­tan­te efi­ca­ces», va­lo­ra. Pa­ra que aque­llo no se con­vier­ta en una ro­me­ría, el en­cla­ve no es­tá muy bien se­ña­li­za­do. «Uno de los ali­cien­tes es en­con­trar­lo», ase­gu­ra.

DE OU­REN­SE A LAS ESTRELLAS

A muy po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro de la ca­pi­tal de Ou­ren­se es­tá el par­que de Mon­tea­le­gre, lla­ma­do a ser el gran bo­tá­ni­co de la pro­vin­cia. Des­de es­ta co­li­na se di­vi­sa to­da la ciu­dad, ca­da ba­rrio y mo­nu­men­to. Des­de ha­ce po­co tiem­po se han ins­ta­la­do ban­cos en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos del par­que. Con el si­len­cio que so­lo rom­pe el so­ni­do le­jano del tren o el pa­so de al­gu­na ave, es­te rin­cón es­tá pen­sa­do pa­ra el re­lax. Os cas­tros de Tre­lle, A Va­len­zá, A Pa­ra­da, A Car­ba­llei­ro, Pi­ñor, el río Bar­ba­ña, la ca­te­dral, San Fran­cis­co, el Se­mi­na­rio Ma­yor, el au­di­to­rio, la zo­na ter­mal de A Cha­vas­quei­ra, el Puen­te del Mi­le­nio, O Pino, A Ra­ba­za, Os Chaos de Amoei­ro y a Serra Mar­ti­ñá es­tán al al­can­ce de la vis­ta. Y el ca­mi­nan­te pue­de ele­gir la zo­na de­pen­dien­do de la ho­ra, de la luz o del lu­gar del par­que don­de se en­cuen­tre. Las vis­tas abar­can los ele­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos del cas­co ur­bano y de los mon­tes que lo ro­dean. Si las vis­tas le­ja­nas son in­creí­bles no son me­nos las que es­tán más cer­ca. Sen­de­ros acon­di­cio­na­dos pa­ra re­co­rrer el mon­te y zo­nas de plan­ta­cio­nes con es­pe­cies úni­cas com­ple­tan la vi­si­ta. Y si la vis­ta es es­pec­ta­cu­lar de día, cuan­do em­pie­za a ano­che­cer se ve có­mo se en­cien­den las lu­ces de la ciu­dad y da la sen­sa­ción de es­tar so­bre las estrellas.

FA­MO­SO EN 15 DÍAS

Pa­ra des­pe­dir­se del Sol, hay un ban­co in­creí­ble que co­ro­na Pun­ta Fa­xil­da. Pe­sa más de 200 ki­los y ve co­mo el Sol se po­ne en­tre las Ons y Sálvora. Las vis­tas no pue­den ser mejores. A la de­re­cha tam­bién aso­man las Cíes. El asien­to es­tá sien­do to­da una re­vo­lu­ción. Un re­ga­lo sor­pre­sa que de­jó la Na­vi­dad. «Subimos a pri­mei­ra fo­to ás re­des en Noi­te­boa. Á ma­ñá se­guin­te is­to es­ta­ba cheo de xen­te»,

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

«VE­XO VI­GO, VE­XO CAN­GAS» DES­DE RE­DON­DE­LA RÍA DE VI­GO Fran Pei­xo­to cons­tru­yó el ban­co de ma­de­ra y lo co­lo­có en un es­pec­ta­cu­lar en­cla­ve que per­te­ne­ce a la pa­rro­quia re­don­de­la­na de Ce­dei­ra.

NOA­LLA

SAN­XEN­XO El ban­co que co­ro­na Pun­ta Fa­xil­da es uno de los gran­des com­pe­ti­do­res que le han sa­li­do a Loi­ba. Es es­pec­tac­tu­lar ver có­mo el Sol se po­ne en­tre las Ons y Sálvora sen­ta­do en es­te asien­to de ma­de­ra que se hi­zo fa­mo­so en 15 días, tras col­gar es­ta No­che­bue­na su pri­me­ra fo­to en las re­des so­cia­les.

FO­TO: SAN­TI M. AMIL

MON­TEA­LE­GRE

OU­REN­SE Des­de lo al­to del par­que de Mon­tea­le­gre se con­tem­pla to­da la ciu­dad. Hay va­rios ban­cos co­lo­ca­dos en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. En oca­sio­nes se oye has­ta la lle­ga­da del tren. Si las vis­tas son úni­cas, el en­torno ha­ce el res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.