¿ES­TO ES CA­NA­RIAS?

EL AN­TI­CI­CLÓN SE HA HE­CHO GALLEGO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - POR­TA­DA - TEX­TO: XA­VIER FONSECA

Si pre­gun­tá­se­mos a un tu­ris­ta cuál es la pri­me­ra ima­gen que aso­cia con Ga­li­cia, muchos di­rían la llu­via. Nues­tra fama es­tá bien jus­ti­fi­ca­da. Por la si­tua­ción geo­grá­fi­ca, so­mos el co­mi­té de bien­ve­ni­da de la in­men­sa ma­yo­ría de los fren­tes que van de la mano de las bo­rras­cas que cir­cu­lan por el Atlán­ti­co. Pe­ro a ve­ces las eti­que­tas son un las­tre di­fí­cil de qui­tar­se de en­ci­ma. Si bien es cier­to que los días gri­ses son abun­dan­tes a lo lar­go del año, las pre­dic­cio­nes rea­li­za­das des­de los me­dios na­cio­na­les, en al­gu­nas oca­sio­nes, dan a en­ten­der que la pre­mi­sa es co­lo­car un sím­bo­lo de llu­via en ca­so de du­da o por lo me­nos una nu­be. Sin em­bar­go, la me­teo­ro­lo­gía es una cien­cia car­ga­da de ma­ti­ces im­por­tan­tes.

Aho­ra pa­re­ce que la reali­dad me­teo­ro­ló­gi­ca ha da­do un gi­ro co­per­ni­cano de 180 gra­dos. Ga­li­cia lle­va años dis­fru­tan­do de un tiem­po se­co y con tem­pe­ra­tu­ras al­tas. Pa­ra­do­jas del des­tino, des­de que en el 2013 ame­na­za­ron con que nos que­dá­se­mos sin ve­rano he­mos en­ca­de­na­do un lar­go pe­río­do, que se man­tie­ne

has­ta hoy, con un cla­ro pre­do­mi­nio de días so­lea­dos y ca­lor. Y no so­lo du­ran­te el ve­rano. Lo real­men­te sor­pren­den­te es lo que su­ce­de en el res­to de las es­ta­cio­nes. El úl­ti­mo año la llu­via ha bri­lla­do por su au­sen­cia. Des­de ha­ce tiem­po nos pre­gun­ta­mos dón­de se han me­ti­do las bo­rras­cas. Sal­vo al­gún epi­so­dio ais­la­do, los tem­po­ra­les atlán­ti­cos han pa­sa­do por al­to Ga­li­cia y la nie­ve pa­re­ce ha­ber­nos ol­vi­da­do. In­clu­so po­dría­mos de­cir que los pro­nós­ti­cos se han vuel­to un po­co abu­rri­dos. Lo bueno de tra­ba­jar de hom­bre del tiem­po aquí es que nun­ca fal­ta tra­ba­jo, por­que la va­ria­bi­li­dad es al­go co­ti­diano.

CHA­PU­ZÓN EN MAR­ZO

Úl­ti­ma­men­te, sin em­bar­go, ten­go la sen­sa­ción de dar el tiem­po en Ca­na­rias. Des­de ha­ce ya de­ma­sia­dos me­ses el pro­nós­ti­co dia­rio tie­ne el mis­mo pro­ta­go­nis­ta, el an­ti­ci­clón de las Azo­res. Es­te sis­te­ma me­teo­ro­ló­gi­co ejer­ce de es­cu­do fren­te a las ba­jas pre­sio­nes que tie­nen co­mo des­tino nues­tra co­mu­ni­dad. Y co­mo su nom­bre in­di­ca, du­ran­te la ma­yor par­te del año sue­le te­ner su cen­tro de ac­ción so­bre las Azo­res. En oto­ño e in­vierno aban­do­na nues­tras la­ti­tu­des y se re­ti­ra ha­cia el sur man­te­nien­do, eso sí, su in­fluen­cia so­bre las Ca­na­rias. Esa es la ra­zón por la que el ar­chi­pié­la­go si­gue re­ci­bien­do tu­ris­tas de oc­tu­bre a ju­nio, por­que sa­ben que allí el sol es­tá ga­ran­ti­za­do.

Sin em­bar­go, el an­ti­ci­clón lle­va un par de años aban­do­nan­do de for­ma fre­cuen­te su po­si­ción na­tu­ral y si­tuán­do­se al nor­te de Ga­li­cia. Des­de ahí blo­quea cual­quier in­ten­to de que las bo­rras­cas nos afec­ten. Es­to ex­pli­ca por qué la llu­via ha des­apa­re­ci­do. El pa­sa­do mes de abril, por ejem­plo, fue uno de los más se­cos de la his­to­ria. Ocu­rre ade­más que des­de las is­las bri­tá­ni­cas, el an­ti­ci­clón, cu­yos vien­tos gi­ran a fa­vor de las agu­jas del re­loj, des­pla­za ai­re cá­li­do pro­ce­den­te del nor­te de Áfri­ca. Es de­cir, no so­lo te­ne­mos días so­lea­dos sino tam­bién ca­lor. Una de las jor­na­das más cá­li­das de la his­to­ria re­cien­te de Ga­li­cia se vi­vió en sep­tiem­bre, cuan­do se su­pe­raron los 35 gra­dos en bue­na par­te de la co­mu­ni­dad y se lle­gó a mar­car 42. Lla­ma la aten­ción que el día más ca­lu­ro­so del pa­sa­do ve­rano no ha­ya si­do ni en ju­lio ni en agos­to. Es­to va en sin­to­nía con una reali­dad que se vie­ne cons­ta­tan­do des­de ha­ce años, que el pe­río­do es­ti­val du­ra ca­da vez más. Ac­tual­men­te sep­tiem­bre go­za de muy bue­na fama.

El pa­sa­do 9 de mar­zo de nue­vo se re­gis­tra­ron va­lo­res de has­ta diez gra­dos por en­ci­ma de las ci­fras ha­bi­tua­les en ese mes, al­can­zán­do­se los 30 gra­dos. En es­te nue­vo escenario, Ga­li­cia se ha con­ver­ti­do en una re­gión don­de los días son so­lea­dos y las tem­pe­ra­tu­ras in­vi­tan a la pla­ya. A na­die le pa­re­ce ya ex­tra­ño dar­se un cha­pu­zón en mar­zo. In­clu­so es­tá cam­bian­do al­go que has­ta aho­ra era un cier­to hán­di­cap en un día de ca­lor, la tem­pe­ra­tu­ra del agua. En las Rías Bai­xas, por ejem­plo, en ve­rano os­ci­la en­tre los 13 y los 17 gra­dos. Ha­ce unos días al­can­zó los 18 gra­dos.

Por si fue­ra po­co, si le­van­ta­mos la lu­pa de Ga­li­cia ocu­rre al­go cu­rio­so. El an­ti­ci­clón, co­mo he­mos di­cho, im­pi­de el pa­so nor­mal de las bo­rras­cas. Pe­ro es­tas tie­nen que se­guir su ca­mino. Así que tie­nen que to­mar nue­vas ru­tas, bien ha­cia el nor­te o ha­cia el sur. Cuan­do con­tor­nean las al­tas pre­sio­nes por el sur, mu­chas ve­ces lle­van con­si­go el mal tiem­po ha­cia An­da­lu­cía y Ca­na­rias. Hay una re­gla que se cum­ple en muchos ca­sos que in­di­ca que cuan­do en Ca­na­rias ha­ce mal tiem­po, en Ga­li­cia lu­ce el sol. His­tó­ri­ca­men­te eso era con­si­de­ra­do co­mo una ra­re­za me­teo­ro­ló­gi­ca, pe­ro en el úl­ti­mo año ha ocu­rri­do mu­chas ve­ces. To­do es­to pue­de ser una con­se­cuen­cia de la va­ria­bi­li­dad del cli­ma y, por tan­to, que muy pron­to vol­va­mos a ser lo que siem­pre he­mos si­do. Pe­ro tam­bién pue­de ser una hue­lla del ca­len­ta­mien­to glo­bal, que lo es­tá cam­bian­do to­do.

FOTO: ÓSCAR VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.