El zu­mo que te con­vier­te en la Pres­ley

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SINPARAR - PA­BLO PORTABALES PE­RIO­DIS­TA

Una se­ño­ra lle­gó a la tien­da y di­jo «quie­ro que me ha­gáis el zu­mo de la Pres­ley». Ho­ras an­tes la pa­re­ja de Ma­rio Var­gas Llo­sa ha­bía des­ve­la­do en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión uno de sus se­cre­tos pa­ra lu­cir la piel de una quin­cea­ñe­ra. Isa­bel desa­yu­na un zu­mo de calabacín, pepino, bré­col, pi­mien­to ver­de, man­za­na ver­de y li­món. «A par­tir de ese día de­ci­di­mos po­ner­lo en la car­ta co­mo el zu­mo de la Pres­ley, y aho­ra mis­mo es el que más des­pa­cha­mos», co­men­ta Juan Pa­blo Mén­dez, pro­pie­ta­rio de la co­que­ta tien­da Li­tros y Ki­los, ubi­ca­da en la cén­tri­ca ca­lle Fran­cis­co Ma­ri­ño de A Co­ru­ña. Es un ne­go­cio tra­di­cio­nal con un to­que de­li­ca­te­sen en el que apues­ta por pro­duc­tos sa­lu­da­bles y en el que la li­cua­do­ra no pa­ra de sa­car el ju­go a fru­tas y ver­du­ras. «Mi pa­dre te­nía fru­te­rías en Ve­ne­zue­la y, ade­más, yo fui atle­ta de al­ta com­pe­ti­ción y eso me per­mi­tió via­jar mu­cho, ir vien­do co­sas y co­piar ideas de otros paí­ses», des­ta­ca Juan Pa­blo, que en la ac­tua­li­dad es maes­tro de es­gri­ma en un club de la Ca­sa del Agua, tam­bién en la ciu­dad her­cu­li­na. «Soy sa­blis­ta», pun­tua­li­za. No creo que sea bue­na pu­bli­ci­dad pa­ra su ne­go­cio de­cir que ma­ne­ja el sa­ble a la per­fec­ción. «No tie­ne na­da que ver con pe­gar sa­bla­zos, más bien el sa­ble pue­de ser­vir pa­ra cor­tar la fru­ta», ar­gu­men­ta con agi­li­dad. No hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas de que desa­yu­nar lo mis­mo que la Pres­ley ayu­de a te­ner la piel ter­sa o a ca­sar­se con un pre­mio No­bel, pe­ro yo voy a ir pro­ban­do.

PA­RA DE­POR­TIS­TAS

Me cuen­ta que el pró­xi­mo 30 de ju­nio a las nue­ve de la no­che va a lle­var a ca­bo un test en­joy. «Ca­da vez que apos­ta­mos por nue­vos pro­duc­tos se los ofre­ce­mos a la gen­te pa­ra que los prue­be. En es­te ca­so to­do es co­mi­da sa­lu­da­ble ba­ja en gra­sa, que me ayu­da a pre­pa­rar Ia­go Ca­giao». Hay arro­ces y pas­tas in­te­gra­les, qui­noa, se­mi­llas de chía y lino, ver­du­ras y fru­tas de pro­xi­mi­dad, el ága­ve, que mu­cha gen­te uti­li­za pa­ra en­dul­zar, y por su­pues­to zu­mos, co­mo los que es­tán des­ti­na­dos a la re­cu­pe­ra­ción de per­so­nas que ha­cen de­por­te. Es­ta­rán con­mi­go que en es­te sá­ba­do de re­sa­ca de la no­che de San Juan vie­ne muy bien des­in­to­xi­car el cuer­po con al­gu­na de es­tas pre­pa­ra­cio­nes. Por cier­to, la ci­ta del vier­nes que vie­ne es en el gim­na­sio 55 mi­nu­tos, tam­bién en el cen­tro de A Co­ru­ña. En po­co tiem­po, to­dos co­mo la Pres­ley. O pa­re­ci­dos.

EN­TRE MÉ­DI­COS

Acu­dí al en­cuen­tro mé­di­co que des­de ha­ce diez años or­ga­ni­za el Co­le­gio Ofi­cial de Mé­di­cos de A Co­ru­ña. Es­cu­ché ad­mi­ra­do el dis­cur­so car­ga­do de hu­ma­ni­dad que pro­nun­ció el gi­ne­có­lo­go fe­rro­lano Ja­vier Mar­tí­nez Pé­rez-Men­da­ña, que mi­nu­tos an­tes aca­ba­ba de re­ci­bir la me­da­lla de oro y bri­llan­tes del men­cio­na­do co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal. El es­pe­cia­lis­ta de­di­có el pre­mio a su mu­jer y a sus hi­jas, a las que vi sen­ta­das en las bu­ta­cas se­cán­do­se las lá­gri­mas con pa­ñue­los. Me en­can­tó la re­fle­xión del doc­tor so­bre la im­por­tan­cia de la do­cen­cia: «En­se­ñan­do se apren­de», di­jo el emi­nen­te fa­cul­ta­ti­vo. Con hu­mil­dad pi­dió per­dón si a al­gu­na pa­cien­te no le ha­bía ido bien con lo que él le ha­bía in­di­ca­do. To­do un ejem­plo de sen­ci­llez y sa­bi­du­ría de un hombre que por al­go es aca­dé­mi­co numerario de la Real Aca­de­mia de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía de Ga­li­cia, pre­si­den­te del Con­se­jo Ase­sor del Sis­te­ma Pú­bli­co de Sa­lud de la co­mu­ni­dad y res­pon­sa­ble de la Co­mi­sión de Éti­ca y Deon­to­lo­gía del ci­ta­do co­le­gio pro­fe­sio­nal de la pro­vin­cia co­ru­ñe­sa. Por su­pues­to, ha­bía de­ce­nas de mé­di­cos en la sa­la del even­to, en­tre ellos el en­do­cri­nó­lo­go Ovi­dio Vidal, al que es­tu­ve a pun­to de pre­gun­tar­le qué le pa­re­ce el desa­yuno de Isa­bel Pres­ley.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.