El agua no mo­ja, re­se­ca

DIGÁMOSLO EN AL­TO. Lle­ga el ve­rano, y con él se mul­ti­pli­can las fan­ta­sías pla­ye­ras y el de­seo a la ho­ra de la du­cha. Pe­ro, ¿es el agua un buen alia­do pa­ra el se­xo? De­fi­ni­ti­va­men­te, NO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE SEXO - TEX­TO: SIL­VIA RA­MOS

Lo­que va­mos a con­tar aquí ja­más se in­clui­ría en el guion de una pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca. Me­nos aún en un anun­cio de pre­ser­va­ti­vos, siem­pre tan eró­ti­co-fes­ti­vos. Pe­ro ojo, que no por ello es me­nos cier­to. Con el sol y el des­pe­lo­te se ace­le­ran las ga­nas de se­xo, eso lo sa­be­mos to­dos. Pe­ro tam­bién suben co­mo la es­pu­ma de las olas las ga­nas de te­ner­lo en el agua. En la pla­ya, en la pis­ci­na, en la du­cha... Cual­quier si­tio se con­vier­te en idí­li­co siem­pre y cuan­do sea den­tro del lí­qui­do ele­men­to. To­do pa­re­ce acom­pa­ñar, y son in­con­ta­bles las fan­ta­sías acuá­ti­cas que po­de­mos en­con­trar­nos en el ci­ne y en la te­le. Lo que pa­sa es que, co­mo ca­si siem­pre, las co­sas cam­bian cuan­do uno las lle­va a la prác­ti­ca. Y más aún, a ni­vel ama­teur. Uno em­pie­za bien. Lle­ga­mos de la pla­ya, to­ca du­cha re­la­jan­te y, por qué no, en­tra­mos a la vez. Así, co­mo quien no quie­re la co­sa, en­tre el agua y el ja­bón em­pie­za el ma­greo. To­do va co­rrec­to has­ta que lle­ga­mos al pun­to ál­gi­do. Jus­to cuan­do uno em­pie­za a ma­nio­brar, se agua la fies­ta (iro­nías de la vi­da). De re­pen­te, no­ta­mos una se­que­dad im­pro­pia del mo­men­to. ¿Có­mo es po­si­ble? Y aquí, pre­ci­sa­men­te aquí, las se­xó­lo­gas to­man la pa­la­bra pa­ra arran­car­nos cual­quier res­qui­cio de fan­ta­sía que pu­die­se que­dar­nos den­tro. «Lo más lla­ma­ti­vo del agua es que se lle­va la lu­bri­ca­ción», ase­gu­ra Aránzazu Gar­cía. «Tan­to la na­tu­ral co­mo la ar­ti­fi­cial», aña­de Na­ya­ra Mal­ne­ro. Zas­ca. Pues va a ha­ber que dar­les la ra­zón. Aránzazu di­ce que es­ta «se­quía» afec­ta a los dos, pe­ro a la mu­jer más que al hombre. «Ella lo no­ta más por­que la va­gi­na es más sen­si­ble y se per­ci­be an­tes, in­di­ca la ex­per­ta, que de­ja una sa­li­da pa­ra no re­nun­ciar a la fan­ta­sía del ve­rano. «En la du­cha es dis­tin­to, por­que pue­des apar­tar­te del cho­rro, pe­ro si es­ta­mos su­mer­gi­dos no hay lu­bri­ca­ción que val­ga», sen­ten­cia Aránzazu, que des­ta­ca tam­bién la pre­sen­cia de es­tas es­ce­nas en pe­lí­cu­las tan cé­le­bres co­mo Lu­cía y el se­xo o Show Girls.

EL RO­CE TIE­NE SO­LU­CIÓN

«Es que es agua que se di­suel­ve con agua», in­sis­te Mal­ne­ro, que nos da la úni­ca so­lu­ción po­si­ble pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes acuá­ti­cas sin ro­ces ni mo­les­tias. «Una bue­na al­ter­na­ti­va son los lu­bri­can­tes de si­li­co­na, que no se los lle­va el agua. Los de­más sí que los eli­mi­na», re­ve­la la ex­per­ta, que ade­más nos di­ce cuál es la tem­pe­ra­tu­ra ideal del agua: «Me­jor tem­pla­da o un po­co ca­lien­te, por­que a ellos hay que evi­tar­les el frío y, ade­más, evi­ta­mos me­jor las in­fec­cio­nes». Ella tie­ne muy cla­ro por qué nos gus­ta tan­to el cho­rro. «Hay tres ra­zo­nes di­fe­ren­tes pa­ra que nos gus­te. Por ser un me­dio di­fe­ren­te, por­que nos lo ven­den en la te­le, en el ci­ne y en la li­te­ra­tu­ra y por­que es una fan­ta­sía muy exó­ti­ca, pe­ro a la vez muy ac­ce­si­ble», zan­ja.

La se­xó­lo­ga cons­ta­ta que la del agua es de las fan­ta­sías se­xua­les más re­cu- rren­tes, así que lle­ga­dos a es­te pun­to, les pre­gun­to a am­bas por el rán­king de de­seos. «Fan­ta­sía no es lo mis­mo que de­seo», me co­rri­ge Aránzazu an­tes de con­tar qué es lo que más ima­gi­na­mos cuan­do en­tra­mos en ma­te­ria. Y, de nue­vo, vol­ve­mos al agua. «Ha­cer­lo en la pla­ya es muy fre­cuen­te en­tre las mu­je­res, que a ve­ces son me­nos trans­gre­so­ras», ase­gu­ra la ex­per­ta, que aña­de otra bue­na lis­ta: «Ha­cer­lo en lu­ga­res pú­bli­cos con ries­go de ser des­cu­bier­tos, man­te­ner se­xo con gen­te mi­ran­do, ha­cer tríos con per­so­nas co­no­ci­das...». La pro­fe­sio­nal tie­ne muy cla­ras cuá­les son las pre­fe­ren­cias mas­cu­li­nas: to­das las que tie­nen que ver con el porno. «Se­xo en gru­po, una mu­jer pa­ra va­rios hom­bres, re­la­cio­nes anales... Ellos con­su­men mu­cha por­no­gra­fía y, al fin y al ca­bo, la gen­te re­cuer­da co­sas que vio y lue­go las mo­di­fi­ca. No sé có­mo se­rían las fan­ta­sías mas­cu­li­nas sin porno, la ver­dad. Ellos vuel­can mu­cho to­da esa es­té­ti­ca, in­clu­so en la ro­pa, las ac­ti­tu­des de do­mi­na­ción...», ase­gu­ra la ex­per­ta, que acla­ra que las mu­je­res tam­bién con­su­men por­no­gra­fía, aun­que de otra for­ma: «Cla­ro que la ven y es­tá en su idea­rio fan­ta­sio­so, pe­ro igual tie­ne me­nos pe­so en sus gus­tos y, ade­más, ge­ne­ral­men­te con­su­men es­ce­nas un po­co más light». Las re­la­cio­nes con ab­so­lu­tos des­co­no­ci­dos y el jue­go de ro­les son otras de las fan­ta­sías que des­ta­ca Mal­ne­ro, que di­ce que el fac­tor am­bien­tal es de­ter­mi­nan­te. «El tiem­po fa­vo­re­ce. En ve­rano, si no tie­nes pa­re­ja y ade­más pa­sas más tiem­po al ai­re li­bre, au­men­tan tus opor­tu­ni­da­des de co­no­cer a al­guien», ex­pli­ca. La ex­per­ta re­cu­rre a una ci­ta pa­ra ex­pli­car por qué nos va lo inusual: «To­do lo exó­ti­co se vuel­ve eró­ti­co». Pues vis­to lo vis­to, to­ca po­ner­se aventurero. Eso sí, an­tes pa­sa por una far­ma­cia por­que sin si­li­co­na, vas lis­to. Al me­nos den­tro del agua...

La al­ter­na­ti­va son los lu­bri­can­tes de si­li­co­na, y me­jor si es en agua ti­bia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.