PA­RE­JAS EN­GAN­CHA­DAS

ANALIZAMOS EL BU­CLE TÓ­XI­CO DE AL­GU­NAS RE­LA­CIO­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEXTO: NOE­LIA SILVOSA

Tó­xi­caes la pa­la­bra que de­fi­ne a mu­chas re­la­cio­nes que se aca­ban tan­tas ve­ces co­mo se re­to­man. Al hi­lo del enési­mo re­gre­so de Se­le­na Gó­mez y Jus­tin Bie­ber no po­día­mos re­sis­tir­nos a ana­li­zar es­ta ten­den­cia tan adic­ti­va co­mo au­to­des­truc­ti­va. «Que le ha­ble es una fal­ta de res­pe­to hacia sí mis­ma y hacia to­da su fa­mi­lia», di­jo un fa­mi­liar de Se­le­na tras ver que la chi­ca vuel­ve a tro­pe­zar en la mis­ma pie­dra una vez más. Nos gus­ta­ría ha­cer una cro­no­lo­gía de las ve­ces que vol­vió a caer ren­di­da a Bie­ber, pe­ro son tan­tas que es im­po­si­ble. De mo­men­to, no pue­de qui­tar­se la son­ri­sa de la ca­ra. Les fo­to­gra­fia­ron en­can­ta­dos de la vi­da du­ran­te un pa­seo en bi­ci­cle­ta, y des­pués de que de­ja­sen a sus res­pec­ti­vas pa­re­jas. Siem­pre se re­pi­te la mis­ma

his­to­ria, que di­ría Ca­mi­lo Sex­to. La de Rihan­na y Ch­ris Brown es otra re­la­ción tor­men­to­sa don­de las ha­ya, con mal­tra­to fí­si­co in­clui­do. Es­tán, de­jan de es­tar, si­guen re­la­cio­nán­do­se o co-

men­tán­do­se en Ins­ta­gram a pe­sar de sa­ber que no se con­vie­nen. Ka­te Moss sí ha con­se­gui­do des­en­gan­char­se de Pe­te Doherty, aun­que sus años y sus ex­ce­sos le cos­ta­ron. ¿Es­ta­mos li­bres de que nos pa­se al­go así? El psi­có­lo­go Ma­nuel La­ge di­ce que no.

TE PUE­DE PA­SAR A TI

«A cual­quier per­so­na nos pue­de ocu­rrir ca­si de to­do. En las re­la­cio­nes in­flu­ye el mo­men­to en el que es­tés tú, la ex­pe­rien­cia con esa per­so­na... No to­do es blan­co y ne­gro», ex­pli­ca el ex­per­to, que aña­de que en es­tos ca­sos «es po­si­ble que el equi­li­brio en­tre atrac­ción y re­cha­zo sea tan fino que la ba­lan­za no se aca­be de de­can­tar por uno u otro». La per­so­na que se en­cuen­tra en es­ta si­tua­ción ve en la otra cua­li­da­des que le re­sul­tan más po­de­ro­sas que to­do lo de­más. «Es co­mo Eli­sa­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton, que se ca­sa­ron y se se­pa­ra­ron va­rias ve­ces. ¿Por qué? Por­que ha­bía al­go, un atrac­ti­vo ca­si ani­mal a pe­sar de que la par­te in­te­lec­tual les de­cía que no se con­ve­nían y que eran ma­la in­fluen­cia el uno pa­ra el otro», di­ce Ma­nuel La­ge, que de­ja bien cla­ro que es­ta de­pen­den­cia «no es clí­ni­ca­men­te sa­na. Aun­que tam­po­co es sano co­mer dul­ce... Mu­chas ve­ces nos atrae lo que me­nos nos con­vie­ne». ¿A más ma­du­rez, me­nos pro­ba­bi­li­da­des de en­trar en una re­la­ción tó­xi­ca? «Sí, por­que ten­dre­mos me­nos ten­den­cia a la im­pul­si­vi­dad. Cuando el neo­cór­tex, que es nues­tro ce­re­bro ra­cio­nal, to­ma el con­trol, so­mos más re­fle­xi­vos. Pe­ro cuando es­ta­mos en fa­se de enamo­ra­mien­to el que lo to­ma es el sis­te­ma lím­bi­co, el emo­cio­nal, que es el que ha­ce que co­me­ta­mos mu­chos erro­res. Lo ideal es un equi­li­brio en­tre am­bos», se­ña­la el psi­có­lo­go.

UN MUN­DO IRREAL

A las pa­re­jas de fa­mo­sos tam­po­co les ayu­da esa fa­ma. «Es­tos chi­cos vi­ven en un mun­do irreal, co­mo los fut­bo­lis­tas. Nun­ca tie­nen que lla­mar al fon­ta­ne­ro, no sa­ben có­mo se ha­cen esas co­sas. No tie­nen los mis­mos pro­ble­mas que el res­to de la gen­te. Y, ade­más, es­tán so­me­ti­dos a unas pre­sio­nes enor­mes, por lo que emo­cio­nal­men­te no es­tán en una si­tua­ción ade­cua­da pa­ra ma­du­rar, y es ha­bi­tual que ten­gan pro­ble­mas emo­cio­na­les», se­ña­la La­ge. ¿Có­mo «cu­rar­nos» de la adic­ción a una per­so­na que no nos con­vie­ne? «La pri­me­ra pau­ta es in­ten­tar evi­tar te­ner con­tac­to o in­for­ma­ción de ella por cual­quier vía. Bo­rra el te­lé­fono, el Fa­ce­book, des­haz­te de sus car­tas, cam­bia tus ru­ti­nas y tus ho­ra­rios pa­ra no coin­ci­dir. Si no es po­si­ble por­que tra­ba­ja con­ti­go, por ejem­plo, in­ten­ta ale­jar­te to­do lo que pue­das. Aho­ra pue­des es­tar muy se­gu­ro de que no quie­res con­tac­to, pe­ro a las 2 de la ma­dru­ga­da igual no lo es­tás tan­to. Eli­mi­na cual­quier co­sa que pue­da de­vol­ver­te su ima­gen, su re­cuer­do. Es la úni­ca for­ma de des­in­to­xi­car­te», ase­gu­ra La­ge. El tiem­po lo cu­ra to­do, o eso di­cen...

1

3

KA­TE MOSS Y PE­TE DOHERTY

Ella con­si­guió des­in­to­xi­car­se, pe­ro mu­chos años y adic­cio­nes des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.