¿PER­DE­MOS AMI­GOS?

HAY UN MO­MEN­TO EN QUE CERRAMOS EL CÍRCU­LO. ES ES­TE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEXTO: NOE­LIA SILVOSA

Ha­ya­mi­gos y ami­gos. Ami­gos de juer­gas, ami­gos de cam­pus, ami­gos del tra­ba­jo y ami­gos de ver­dad. Que unos no son ex­clu­yen­tes de los otros ya lo sa­be­mos, pe­ro hay una ten­den­cia irre­fu­ta­ble a lo lar­go de nues­tras vidas: a me­di­da que pa­sa el tiem­po, va­mos es­tre­chan­do el círcu­lo. No es que de­je­mos de te­ner ami­gos, sino que nos que­da­mos con los úl­ti­mos de la lis­ta, los de ver­dad. Esos a los que pue­des con­fe­sar­les ca­si cual­quier co­sa, los in­sus­ti­tui­bles. Pe­ro, ¿a qué edad em­pe­za­mos en­ton­ces a per­der ami­gos has­ta que­dar­nos con los ele­gi­dos? A los 25. Eso con­clu­ye una in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro Na­cio­nal para la In­for­ma­ción de la Bio­tec­no­lo­gía, que ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el nú­me­ro de gen­te nue­va que co­no­ce un in­di­vi­duo a esa edad des­cien­de drás­ti­ca­men­te. El mé­to­do uti­li­za­do con­sis­tía en cal­cu­lar el nú­me­ro de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que rea­li­za una per­so­na al mes y, se­gún ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res, la vi­da so­cial des­cien­de a par­tir de los 25 por­que en los años pre­vios el in­di­vi­duo ex­pe­ri­men­ta so­cial­men­te, an­tes de asen­tar­se en un gru­po de ami­gos. No les fal­ta ra­zón.

La psi­có­lo­ga del Cen­tro de Aten­ción Fa­mi­liar e Infantil (CAFI) Pau­la Mar­tí­nez Figueiras le ve sen­ti­do al re­sul­ta­do del es­tu­dio. «No sé si es a los 25 con­cre­ta­men­te, pe­ro sí que coin­ci­de en ese tra­mo de edad. En la ado­les­cen­cia hay una eclo­sión a la ho­ra de ha­cer ami­gos por­que es par­te del via­je, es el mo­men­to de for­mar par­te de un gru­po de igua­les. Ade­más, en ese mo­men­to es­ta­mos en con­tex­tos so­cia­les di­fe­ren­tes (co­le­gio o uni­ver­si­dad, de­por­tes, ac­ti­vi­da­des...), y te­ne­mos un aba­ni­co de re­la­cio­nes muy am­plio», in­di­ca.

«Los ni­ños pe­que­ñi­tos que se en­cuen­tran en el par­que se di­cen el nom­bre y ya son ami­gos. Des­pués, en la ado­les­cen­cia, ya hay pan­di­lla, pe­ro si­gues co­no­cien­do gen­te nue­va, igual que en la uni­ver­si­dad, don­de es­tás abier­to a ello», in­di­ca la psi­có­lo­ga Arán­za­zu Gar­cía. Am­bas ex­per­tas es­tán de acuer­do en que cuan­do se aca­ban los es­tu­dios y nos in­cor­po­ra­mos al mun­do la­bo­ral, em­pe­za­mos a ce­rrar el círcu­lo. «Tra­ba­jar su­po­ne un cam­bio de vi­da en el que los in­tere­ses y las ape­ten­cias cam­bian. Es co­mo ese sal­to de ir a un pub a co­no­cer gen­te nue­va o ir para es­tar con tu gen­te, sin in­ter­fe­ren­cias aje­nas», ex­pli­ca Gar­cía, que aña­de que a par­tir de los 25 em­pe­za­mos a plan­tear­nos una re­la­ción es­ta­ble e, in­clu­so, el for­mar una fa­mi­lia. «Las fa­mi­lias, cuan­do tie­nen ni­ños, pa­san más tiem­po los fi­nes de se­ma­na con sus pa­dres y con los her­ma­nos o

pri­mos que tam­bién tie­nen hi­jos que con los ami­gos. Con la edad, los in­tere­ses cam­bian. A los 46 no sa­les de no­che con la mis­ma ape­ten­cia que a los 18», in­di­ca la psi­có­lo­ga, que lo acha­ca a la ma­du­rez pro­pia de la edad: «Lo de ir asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des tie­nen que ver con un pro­ce­so de ma­du­ra­ción interno en el que di­ces: ‘Es­to ya no me apor­ta tan­to por­que ya lo vi­ví, ya lo co­noz­co’. Por eso hay tan­ta gen­te ma­du­ra que se apun­ta a las apps y a las webs de bús­que­da de pa­re­ja, para sal­tar­se to­do ese pro­ce­so de sa­lir por la no­che».

PU­RA SE­LEC­CIÓN

Cla­ro que no hay que ol­vi­dar que pa­sa­dos los años, nos va­mos per­fi­lan­do. «Con­for­me va pa­san­do el tiem­po nos de­fi­ni­mos, y ya no nos va­le to­do el mun­do. Nos que­da­mos con los que tie­nen más en co­mún con no­so­tros», di­ce Pau­la Mar­tí­nez, que re­cuer­da nues­tra ten­den­cia evo­lu­ti­va a la ho­ra de se­lec­cio­nar re­la­cio­nes: «El ser hu­mano es­tá en con­ti­nua evo­lu­ción. Cuan­tos más años, me­nos ami­gos te­ne­mos. Es pu­ra se­lec­ción. En la ado­les­cen­cia quie­res can­ti­dad, des­pués quie­res so­lo los que te im­por­tan». Eso y la ru­ti­na ha­cen que nos ce­rre­mos, por­que te­ne­mos me­nos opor­tu­ni­da­des, la con­ci­lia­ción es me­nor y ne­ce­si­ta­mos in­ver­tir el tiem­po en nues­tros pro­yec­tos de vi­da a lar­go pla­zo. Va­mos, que no te so­bra el tiem­po, pe­ro las dos ex­per­tas ad­vier­ten: cui­da­do con el ais­la­mien­to.

«Va­le que hay pro­ble­mas que no quie­res di­fun­dir, pe­ro con un ami­go leal los lle­vas me­jor que tra­gán­do­los», di­ce Mar­tí­nez. Arán­za­zu va más allá: «Para es­tar psi­co­ló­gi­ca­men­te ple­nos ne­ce­si­ta­mos to­dos los víncu­los de in­ter­ac­ción. En te­ra­pia fa­mi­liar con­ta­mos la his­to­ria de la man­da­ri­na y la man­za­na. Si eres una man­da­ri­na y se te es­tro­pea un ga­jo, tie­nes más que te van a sos­te­ner. Pe­ro si eres una man­za­na y se te es­tro­pea un tro­zo, va a ex­ten­der­se por to­do, por­que no tie­nes otras par­ti­cio­nes so­bre las que apo­yar­te. No pue­des de­jar­te lle­var so­lo por las co­sas obli­ga­to­rias del día a día. Si no, te pa­sa lo que a Ma­fal­da, que de­cía: ‘Lo ur­gen­te no me de­ja ha­cer lo im­por­tan­te’. Esa no es una bue­na es­ca­la de prio­ri­da­des. Hay que sa­car tiem­po para una lla­ma­da o un ca­fé de vez en cuan­do, y no ce­rrar­te en ti mis­mo ni des­vin­cu­lar­te, es­tés en la eta­pa vi­tal en la que es­tés». Tou­ché.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.