SO­MOS CUÑADÍSIMOS

Y QUE­RE­MOS CE­NAR JUN­TOS EN NO­CHE­BUE­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

Sies­tos dos pa­res de cu­ña­dos tu­vie­sen que es­pe­rar a que lle­ga­se la No­che­bue­na pa­ra ce­nar jun­tos, les da­ría al­go. To­das las se­ma­nas, y con­cre­ta­men­te to­dos los domingos, co­men jun­tos. Así que es­to de jun­tar­se pa­ra las fies­tas no es na­da es­pe­cial en ellos. «Es bo­ni­to apro­ve­char la Na­vi­dad pa­ra es­tar con la gen­te que quie­res, pe­ro aquí to­dos los domingos hay que­da­da de los cu­ña­dos. Nos lle­va­mos ge­nial», di­ce Leo, que po­sa a la iz­quier­da con su mu­jer, La­ra. Al otro la­do de la me­sa, en­con­tra­mos a Ra­món y a su mu­jer, Lorena. En el me­dio, sus res­pec­ti­vos hi­jos. Ellas son her­ma­nas, y va­ya par de her­ma­nas. «Son bas­tan­te pe­leo­nas, cuan­do se jun­tan pa­ra ha­cer cam­pa­ña con­tra no­so­tros es me­jor es­ca­par. Siem­pre ha­cen piña», cuen­ta nues­tro cu­ña­do por­ta­voz en­tre re­sig­na­do y di­ver­ti­do.

El ro­ce ha­ce el ca­ri­ño, pe­ro la cer­ca­nía tam­bién. Y ellos lo tie­nen to­do: «Vi­vi­mos cer­ca, a unos 15 o 20 ki­ló­me­tros, y te­ne­mos mu­cho con­tac­to». Por te­ner, tie­nen 20 años de an­ti­güe­dad. «Siem­pre es­tu­vi­mos jun­tos los cua­tro, in­clu­so cuan­do aún no es­tá­ba­mos ca­sa­dos. Ra­món y yo so­mos ami­gos más allá del pa­ren­tes­co. Da­te cuen­ta de que nos co­no­ci­mos con vein­ti­po­cos años», ase­gu­ra Leo, que aña­de que su re­la­ción es bue­na en sí mis­ma. «Nun­ca tu­vi­mos que atra­ve­sar nin­gu­na si­tua­ción fa­mi­liar gra­ve, pe­ro nos ayu­da­mos mu­cho. Y des­de que na­cie­ron los ni­ños to­da­vía más. Las her­ma­nas son ma­dri­nas de sus res­pec­ti­vos so­bri­nos, y yo soy tam­bién el pa­drino del de mi cu­ña­da», re­la­ta.

NO HAY REN­CI­LLAS

Con tan­to buen ro­llo, ca­si cues­ta pre­gun­tar­le por esa ma­la ima­gen que se le sue­le acha­car al cu­ña­do. «Es que la ver­dad es al­go que ni pien­sas, por­que no le en­cuen­tro mu­cha ló­gi­ca. Lo de los sue­gros es más en­ten­di­ble, por­que los pa­dres siem­pre sue­len ti­rar más por los hi­jos y eso pue­de ge­ne­rar cier­tos ro­ces, pe­ro con lo de los cu­ña­dos no lo com­pren­do», di­ce con­ven­ci­do Leo, que so­lo le ve ven­ta­jas a te­ner uno en su vi­da: «Sue­len ser pa­re­jos en edad, los co­no­ces en un mo­men­to en el que ya sa­bes lo que es la vi­da y no de­ja de ser gen­te con la que con­vi­ves tam­bién fue­ra de tu ám­bi­to fa­mi­liar. No me pa­re­ce muy nor­mal que ha­ya ren­ci­llas», zan­ja. Al­go pa­re­ci­do opi­nan La­ra y Lorena, que ade­más de ser unas her­ma­nas muy bien ave­ni­das, dis­fru­tan de la bue­na re­la­ción de la que pre­su­men sus ma­ri­dos y de la su­ya pro­pia con sus res­pec­ti­vos cu­ña­dos. «Cal­que­ra dos ca­tro le­vá­mo­nos igual de ben, te­mos un­ha re­la­ción moi di­rec­ta», di­ce Laura, que ase­gu­ra que en­tre ellos «non hai nin­gun­ha ma­nía de­sas dos cu­ña­dos. Es­ta­mos moi con­ten­tos de es­tar tan ben en­tre nós», di­ce.

Si los cua­tro se jun­tan el do­min­go, en­tre se­ma­na son fe­li­ces los tres. «Mi­ña ir­má Lorena xa vén to­dos os días a co­mer á no­sa ca­sa, por­que lle que­da máis pre­to do tra­ba­llo, pe­ro o do­min­go non per­de­mos a opor­tu­ni­da­de de xun­tar­nos to­dos», in­di­ca la mu­jer de Leo, que dis­fru­ta vien­do la amis­tad en­tre los dos hom­bres que ella y su her­ma­na eli­gie­ron pa­ra com­par­tir sus vi­das. «Lé­van­se de ma­ra­bi­lla, e iso que non se co­ñe­cían de na­da, pre­sen­tá­mo­los nós», cuen­ta.

Una co­sa más que tie­nen que agra­de­cer a las dos mu­je­res con las que en­con­tra­ron el amor y les con­vir­tie­ron en cu­ña­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.