¿CUÁL ES EL PEOR MES?

To­dos te­ne­mos fo­bias y, a ve­ces, es­tas tie­nen nom­bre pro­pio en el al­ma­na­que. Des­pués de ana­li­zar una por una las do­ce pie­zas del ca­len­da­rio, he­mos lle­ga­do a una con­clu­sión. Es­ta épo­ca no nos con­vie­ne na­da. ¿Lo peor? Cues­ta pro­nos­ti­car­la.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: INÉS DEL MAR

NO­VIEM­BRE Y FE­BRE­RO TIE­NEN MU­CHOS PUN­TOS A FA­VOR

ElLOS DÍAS MÁS ABU­RRI­DOS

so­lo en al­gu­nas lo­ca­li­da­des. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con fe­bre­ro, don­de los car­na­va­les, a pe­sar de su arrai­go, no son jor­na­da de asue­to en la to­ta­li­dad de con­ce­llos. Sin em­bar­go, es­tos cua­tro meses tie­nen al­go bueno: tie­nen 30 días. Ade­más, ex­cep­to fe­bre­ro, el res­to se sue­le re­la­cio­nar con el in­cre­men­to de ho­ras de luz y tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das. A no ser que la as­te­nia pri­ma­ve­ral o las aler­gias sean un pro­ble­ma.

EL PEOR TIEM­PO

Al me­nos, pa­ra los más ho­ga­re­ños. No­viem­bre ga­na en­te­ros co­mo el mes más tris­te. To­da­vía nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a las pues­tas de sol a las cin­co de la tar­de tras el cam­bio de ho­ra en oc­tu­bre y hay que aho­rrar pa­ra di­ciem­bre. ¿Lo bueno? Es la me­jor tem­po­ra­da pa­ra dis­fru­tar, por ejem­plo, de los co­lo­res de oto­ño. Los adic­tos a las com­pras aña­di­rían aquí el Black Friday. Las tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas lle­gan a par­tir de enero. Uni­das a la fa­mo­sa cues­ta pro­du­ci­da por el gas­to de­sen­fre­na­do Me­nos mal que es­tá San Va­len­tín pa­ra sal­var­lo. No es aquí cuan­do el co­ra­zón más pa­de­ce: «es en las vacaciones fa­mi­lia­res cuan­do te­ne­mos más con­sul­tas, con di­fe­ren­cia», apun­tan des­de el bu­fe­te es­pe­cia­li­za­do en di­vor­cios Abe­lla Mo­reno Abo­ga­dos. «Se no­ta mu­cho por­que son épo­cas crí­ti­cas en los des­pa­chos. Cuan­do em­pie­za nues­tro des­can­so es­ti­val es cuan­do re­ci­bi­mos más lla­ma­das. En ju­lio y agos­to, sobre todo. Otra co­sa es que lue­go se ma­te­ria­li­cen en sep­tiem­bre, ya que mu­chas se di­lu­yen», aña­den.

Si la pre­gun­ta del re­por­ta­je se la for­mu­la­mos a un eco­no­mis­ta, su pun­to de vis­ta se­ría muy di­fe­ren­te: los meses del ve­rano son los peo­res pa­ra la Bol­sa y pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes. «No hay nin­gún estudio que de­mues­tre que un cam­bio es­ta­cio­nal, o men­sual, puede in­fluir en el es­ta­do aními­co ge­ne­ral. Los bio­rrit­mos se adap­tan a los cam­bios. Es una cues­tión de ex­pec­ta­ti­vas. El re­sul­ta­do de la ecua­ción entre lo que es­pe­ra­mos y con­se­gui­mos. La per­ver­sión de la so­cie­dad que se em­pe­ña ha­cer inal­can­za­bles esas me­tas», afir­ma Ma­nuel La­ge. Lle­ga­dos a es­te pun­to: ¿Qué con­clu­sión ex­trae­mos? Apro­ve­che ca­da uno de los días del al­ma­na­que. Lo úni­co se­gu­ro es que no se re­pi­ten.

año sue­le em­pe­zar car­ga­do de re­tos, cuan­do no de obs­tácu­los. La fiesta se pa­ra de gol­pe el 1 de enero. Hay que afron­tar la re­sa­ca de las ta­reas y las cuen­tas pen­dien­tes. Desea­ría­mos via­jar en el tiem­po, a los meses cá­li­dos. Que­da por de­lan­te el lar­go in­vierno. Se­gu­ro que en su en­torno, fa­mi­lia­res, amigos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo le han ex­pre­sa­do en más de una oca­sión su aver­sión a cier­tos meses, ¿cuál es el peor de año? Fe­bre­ro y no­viem­bre se dispu­tan la res­pues­ta, aun­que des­gra­na­mos los pros y los con­tras de al­gu­nos otros en el ca­len­da­rio. Tal vez, si los iden­ti­fi­ca­mos, sea­mos ca­pa­ces de lle­var­los me­jor. Si la me­teo­ro­lo­gía va a ser de­ter­mi­nan­te, di­ciem­bre ten­dría to­das las de ga­nar co­mo peor mes. Es el más llu­vio­so en Ga­li­cia se­gún los re­gis­tros his­tó­ri­cos y, tam­bién, el que más os­cu­ri­dad nos brin­da. El día 21 es el de me­nos luz del año, ape­nas nue­ve ho­ras. «Va­rios es­tu­dios han co­rro­bo­ra­do que si hay al­go que con­di­cio­na el es­ta­do de áni­mo a ni­vel ge­ne­ral es la luz. Su au­sen­cia se vin­cu­la con la posibilidad de desa­rro­llar es­ta­dos de­pre­si­vos. En los paí­ses nór­di­cos hay in­clu­so po­lí­ti­cas de es­ti­mu­la­ción lu­mí­ni­ca», apun­ta el psi­có­lo­go Ma­nuel La­ge. Las Na­vi­da­des sue­len com­pen­sar la ba­lan­za.

Si hay al­go que con­di­cio­na nues­tro es­ta­do de áni­mo es la luz”

en Re­yes o Pa­pá Noel, con­vier­ten al mes inau­gu­ral del ca­len­da­rio en el más in­cle­men­te. En los hos­pi­ta­les ga­lle­gos es tam­bién el del pi­co de gri­pe. La epi­de­mia se agu­di­za y hay que an­dar con ojo pa­ra no co­ger­la. Le pi­sa los ta­lo­nes fe­bre­ro. Con to­da cer­te­za, si ha­ce una en­cues­ta entre sus alle­ga­dos, es un mes po­co apre­cia­do. Si un mes bueno vie­ne mar­ca­do por la ex­cep­ción que nos sal­ve de la ru­ti­na, es­te 2018 tres se pueden ha­cer es­pe­cial­men­te lar­gos pa­ra los ga­lle­gos. Ni abril, ni ju­nio ni tam­po­co sep­tiem­bre nos pre­mian con nin­gún fes­ti­vo na­cio­nal o au­to­nó­mi­co. El se­gun­do día de abril, el lu­nes de Pas­cua, se­rá no la­bo­ra­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.