Una sies­ta de una ho­ra ron­da los 9 eu­ros

CUÁN­TAS VE­CES HAS SO­ÑA­DO CON UNA CA­MA en un ra­to muer­to en el tra­ba­jo o en la sa­la de es­pe­ra de un ae­ro­puer­to. Los sue­ños se cum­plen. La ca­ma ya es­tá aquí, aho­ra so­lo fal­ta que tu je­fe te la pon­ga en la ofi­ci­na. ¿Te ima­gi­nas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Las me­jo­res ideas vie­nen sin pen­sar­las. Y si no lo creen, sí­gan­me. Un buen día del 2016 Adriano, su mu­jer y sus tres hi­jos via­ja­ban de Bar­ce­lo­na a Bie­lo­rru­sia, de don­de es na­tu­ral su pa­re­ja. Ima­gí­nen­se la es­ce­na, los críos, el ca­rri­to, las bol­sas de mano... las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra que se de­ja­ran en la puer­ta de em­bar­que la mo­chi­la con los pa­sa­por­tes de to­dos. Pa­ra su­bir al avión no hu­bo pro­ble­ma, co­no­cían a la per­so­na de la com­pa­ñía aé­rea que se en­car­ga­ba del em­bar­que, pe­ro al pi­sar tie­rra, la his­to­ria no fue tan sen­ci­lla. Su mu­jer y sus hi­jos, co­mo tie­nen do­ble na­cio­na­li­dad, pu­die­ron en­trar sin pro­ble­ma al país. Adriano, en cam­bio, que­dó en tie­rra de na­die. «Es­tu­ve dos días en una zo­na de de­por­ta­dos, has­ta que un ami­go, vía Kiev, me tra­jo los pa­sa­por­tes, y por cor­te­sía me me­tie­ron en una es­pe­cie de ca­ja de za­pa­tos de ma­de­ra. De ahí me vino la idea de ha­cer unas ca­bi­nas có­mo­das, in­te­li­gen­tes, au­to­má­ti­cas, y que tu­vie­ran un sis­te­ma que pu­die­ras pa­gar por mi­nu­tos pen­san­do en ae­ro­puer­tos», ex­pli­ca es­te bar­ce­lo­nés que ha de­ja­do su pro­fe­sión pa­ra vol­car­se en es­te nue­vo pro­yec­to.

Des­cu­brió que ha­bía una gran de­man­da de es­te sis­te­ma de des­can­so en em­pre­sas y ofi­ci­nas, pe­ro que to­da­vía na­die ha­bía pre­sen­ta­do una so­lu­ción. Y pen­só: ¿por qué no? Es­to fue en ju­nio del 2016, y se pa­só el año si­guien­te bus­can­do quien se las fa­bri­ca­ra. Re­co­rrió más de 20 em­pre­sas has­ta que dio con una. Hu­bo en­ten­di­mien­to, tan­to que en bre­ve se con­ver­ti­rán en so­cios. Fi­nal­men­te ha­brá tres, Adriano con el 80 % y otros dos con el 10 %, que se en­car­ga­rán de la par­te in­dus­trial y tec­no­ló­gi­ca. En sep­tiem­bre la ca­bi­na es­ta­ba de­fi­ni­da, y en oc­tu­bre em­pe­za­ba a ser reali­dad, aun­que no es­tu­vo lis­ta has­ta cua­tro días an­tes del Mo­bi­le World Con­gress, don­de se pre­sen­tó.

La aco­gi­da fue una au­tén­ti­ca ava­lan­cha. To­do el mun­do que­ría en­trar. Y en YES no va­mos a ser me­nos. Es­tá pen­sa­da pa­ra per­ma­ne­cer en su in­te­rior en­tre 20 mi­nu­tos y 4 ho­ras, pe­ro no hay má­xi­mo. Al ha­cer el check out pa­gas por lo que has es­ta­do y lis­to. En prin­ci­pio 15 cén­ti­mos por mi­nu­to, aun­que cuan­to más tiem­po es­tés más eco­nó­mi­co se­rá.

Ve­mos que no tie­ne ser­vi­cio por una cues­tión de olo­res, pe­ro que no cun­da el pá­ni­co, por­que es­tá pen­sa­da pa­ra ae­ro­puer­tos u ofi­ci­nas. Va­mos con el chec­king. Pa­re­ce fá­cil. So­lo nos pi­de un email y un te­lé­fono, que se­rá el có­di­go que nos ser­vi­rá pa­ra vol­ver a en­trar. Con acer­car el DNI o el pa­sa­por­te al es­cá­ner es su­fi­cien­te, los da­tos se re­lle­nan so­los. In­me­dia­ta­men­te la luz ex­te­rior se po­ne ro­ja (ocu­pa­do) y la puer­ta se abre. Y en­ton­ces... la sá­ba­na se cam­bia so­la, las per­sia­nas se ba­jan y la te­le te da la bien­ve­ni­da.

En un mes ins­ta­la­rán las pri­me­ras ca­bi­nas en Spa­ces, un co­owor­king de Bar­ce­lo­na en el que tra­ba­jan más de 450 per­so­nas y es­tá en ne­go­cia­cio­nes con Goo­gle pa­ra lle­var­las a su cam­pus; con Fe­rro­vial pa­ra co­lo­car­las en sus cin­co ae­ro­puer­tos, en­tre ellos Heath­row o Stans­ted en Lon­dres; con Vue­ling pa­ra im­plan­tar­las en El Prat.. Pin­ta muy bien. ¿Ten­drá al­go que ver que en Es­pa­ña no per­do­na­mos la sies­ta? «Sí que so­mos de sies­ta, pe­ro yo es­to no lo plan­teo pa­ra que sea un si­tio don­de echar la sies­ta. Es­to va a ser un be­ne­fi­cio pa­ra las em­pre­sas. Si un tra­ba­ja­dor a la una de la tar­de te di­ce que se va a ca­sa por­que le due­le la ca­be­za, al 99 % no vuel­ve a tra­ba­jar. El cos­te dia­rio de ese em­plea­do pue­de ser 50-60 eu­ros, y ya es­tá per­dien­do 40. Pe­ro si se es­ti­ra 30 mi­nu­tos y se to­ma un ibu­pro­feno pro­ba­ble­men­te es­té ap­to pa­ra tra­ba­jar», ex­pli­ca Adriano. Re­du­cir la au­sen­cia la­bo­ral —co­men­ta—, es una de las ven­ta­jas, pe­ro otra po­dría ser lle­var una vi­da sa­lu­da­ble, y com­pa­gi­nar me­jor el tra­ba­jo con el es­ti­lo de vi­da. «Por ejem­plo, tie­nes me­dia ho­ra li­bre que te ha so­bra­do de la co­mi­da, pues pue­des pe­dir un ma­sa­je a tra­vés de una app, por­que igual no tie­nes li­bre al sa­lir». Oye, pues...

4 TE­LE­VI­SIÓN Hay un es­pe­jo que se con­vier­te en una te­le­vi­sión de 32”, don­de pue­des ver los ser­vi­cios en strea­ming, in­clui­do Net­flix.

2 IN­DI­VI­DUAL O DO­BLE Hay dos ver­sio­nes. La in­di­vi­dual, pa­ra una per­so­na, y la do­ble, don­de ca­ben dos en una li­te­ra.

3 LLA­MA­DA SOS La ca­bi­na es de 4 me­tros cua­dra­dos, y tie­ne una lla­ma­da SOS que co­nec­ta al mo­men­to con la cen­tral de emer­gen­cias.

1 AM­PLI­TUD Su te­cho re­tro­ilu­mi­na­do pa­re­ce un cie­lo, y tie­ne una me­sa se con­vier­te en un es­pe­jo in­fi­ni­to. Las per­sia­nas son au­to­má­ti­cas y pue­des ver el ex­te­rior, pe­ro des­de fue­ra nun­ca se ve lo de den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.