Un re­clu­so ex­per­to en ar­tes mar­cia­les agre­de y hie­re a seis fun­cio­na­rios en Tei­xei­ro

El pre­so, ex­per­to en ar­tes mar­cia­les, arre­me­tió con­tra los cus­to­dios en el pa­tio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - AL­BER­TO MAHÍA

Un re­clu­so de 25 años, su­da­me­ri­cano, ex­per­to en ar­tes mar­cia­les, de gran for­ta­le­za y con un am­plio his­to­rial de pe­leas car­ce­la­rias se en­fren­tó el pa­sa­do sá­ba­do a seis fun­cio­na­rios y to­dos ellos aca­ba­ron en la en­fer­me­ría. Tres de ellos con­ti­núan de ba­ja.

Ocu­rrió al me­dio­día. El pre­so se en­con­tra­ba dis­fru­tan­do de su pa­seo ma­ti­nal en el pa­tio del mó­du­lo 13 cuan­do un fun­cio­na­rio le in­for­mó de que ya te­nía que su­bir a la cel­da. El reo hi­zo co­mo que no es­cu­cha­ba y el cus­to­dio se acer­có para re­pe­tír­se­lo. El re­clu- so lo mi­ró y, sin me­diar pa­la­bra, le pro­pi­nó tres fuer­tes pu­ñe­ta­zos que lo ti­ra­ron al sue­lo. Sin de­fen­sa al­gu­na, el pre­so iba a con­ti­nuar con la pa­li­za, pe­ro se lo im­pi­die­ron otros cin­co fun­cio­na­rios que se en­con­tra­ban en el mó­du­lo 13 y en otros pró­xi­mos. No fue na­da fácil re­du­cir­lo. El de­lin­cuen­te se en­fren­tó a to­dos, sol­tan­do pu­ñe­ta­zos y pa­ta­das. Des­ple­gó to­dos sus co­no­ci­mien­tos en ar­tes mar­cia­les, cau­san­do he­ri­das a los tra­ba­ja­do­res, que fi­nal­men­te lo­gra­ron so­me­ter­lo.

Mien­tras to­do eso ocu­rría, otros dos in­ter­nos, ami­gos del agre­sor, in­ci­ta­ban al res­to de los re­clu­sos que se en­con­tra­ban en el pa­tio a su­mar­se a la pe­lea. Afor­tu­na­da­men­te, a nin­guno con­ven­cie­ron, «pues de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos ha­blan­do de un su­ce­so to­da­vía más gra­ve», se­gún in­di­ca Pe­dro Váz­quez, miem­bro del sin­di­ca­to Acaip, que agru­pa a tra­ba­ja­do­res del ser­vi­cio pú­bli­co.

Ais­la­mien­to

Con el pre­so ya re­du­ci­do, al igual que sus com­pa­ñe­ros que in­ci­ta­ron al res­to, los cus­to­dios los tras­la­da­ron a ais­la­mien­to. Los seis fun­cio­na­rios que sol­ven­ta­ron el pro­ble­ma re­sul­ta­ron he­ri­dos con múl­ti­ples con­tu­sio­nes. A uno de ellos le rom­pió un de­do y al pri­me­ro al que gol­peó le pro­vo­có fuer­tes con­tu­sio­nes en la man­dí­bu­la y en el glo­bo ocu­lar. Mien­tras tres de ellos pu­die­ron re­to­mar el tra­ba­jo una vez asis­ti­dos en la en­fer­me­ría del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, los otros han cau­sa­do ba­ja.

J.D.G.C. es un pre­so ca­ta­lo­ga­do co­mo muy pe­li­gro­so. Fue re­clu­so en nu­me­ro­sas pri­sio­nes de to­da Es­pa­ña, donde pro­ta­go­ni­zó, en ca­si to­das, al­ter­ca­dos si­mi­la­res, ya fue­ra con agre­sio­nes a otros pre­sos co­mo a fun­cio­na­rios. Ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to, se en­cuen­tra en el mó­du­lo 13, uno de los que cus­to­dian a los in­ter­nos más con­flic­ti­vos o con­de­na­dos por de­li­tos de san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.