Pon­te­ve­dra, la ciu­dad que ha con­se­gui­do do­mes­ti­car el trá­fi­co

En los úl­ti­mos años se ha ido con­quis­tan­do para los pea­to­nes el es­pa­cio que an­tes ocu­pa­ban los co­ches

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - SERXIO BA­RRAL

En mu­chos lu­ga­res de Eu­ro­pa se co­no­ce a Pon­te­ve­dra co­mo «la ciu­dad sin co­ches». Co­mo tal ha apa­re­ci­do en los úl­ti­mos años en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en mo­vi­li­dad, así co­mo en do­cu­men­ta­les, re­por­ta­jes e in­for­ma­ti­vos de te­le­vi­sión de Fran­cia, Ita­lia, Bél­gi­ca o Ale­ma­nia. In­clu­so des­de Co­rea del Sur o Mé­xi­co han lle­ga­do equi­pos de re­por­te­ros para co­no­cer el mo­de­lo.

No es cier­to que Pon­te­ve­dra ha­ya eli­mi­na­do los co­ches —las más de do­ce mil mul­tas, la in­men­sa ma­yo­ría por es­ta­cio­na­mien­tos irre­gu­la­res, que pu­so la Po­li­cía Lo­cal el año pa­sa­do así lo ates­ti­guan—, pe­ro sí es ob­vio que la ciu­dad del Lé­rez ha lo­gra­do «do­mes­ti­car» el trá­fi­co a tra­vés de dos gran­des me­di­das: re­con­quis­tan­do para los pea­to­nes espacios an­tes ocu­pa­dos por los vehícu­los y cal­man­do la ve­lo­ci- dad al con­ver­tir­se en la pri­me­ra ciu­dad de Es­pa­ña, y una de las pri­me­ras de Eu­ro­pa, en de­cre­tar zo­na 30 to­do el ám­bi­to ur­bano. Es­te ti­po de de­ci­sio­nes han si­do re­co­no­ci­das con pre­mios en me­dio mun­do y han con­ver­ti­do Pon­te­ve­dra en una re­fe­ren­cia.

To­do em­pe­zó por el cen­tro his­tó­ri­co. Fue ape­nas un mes des­pués de la lle­ga­da de Miguel An­xo Fer­nán­dez Lo­res (BNG) a la al­cal­día. El 1 de agos­to de 1999 se prohi­bió el apar­ca­mien­to en to­do el cen­tro his­tó­ri­co, y pla­zas que an­tes eran bol­sas de es­ta­cio­na­mien­to que­da­ron ex­pe­di­tas para los pea­to­nes (y las te­rra­zas). Del cas­co his­tó­ri­co se pa­só a la trans­for­ma­ción de gran par­te del cen­tro ur­bano, ga­nan­do zo­nas pea­to­na­li­za­das en de­tri­men­to de los co­ches, un avan­ce que hoy to­da­vía con­ti­núa con nue­vos pro­yec­tos de re­for­ma. La di­fe­ren­cia es que, si a principios de la dé­ca­da pa­sa­da los co­mer­cian­tes po­nían el gri­to en el cie­lo, aho­ra es es­te mis­mo sec­tor el que de­man­da más pea­to­na­li­za­ción.

Uno de los gran­des ca­ba­llos de ba­ta­lla en la do­mes­ti­ca­ción del trá­fi­co en Pon­te­ve­dra es el apar­ca­mien­to. «Ser pro­pie­ta­rio dun co­che non che ou­tor­ga o de­rei­to a apar­car on­de quei­ras»,

sue­le afir­mar Lo­res. La ciu­dad (65.000 ha­bi­tan­tes en el cas­co ur­bano, 84.000 en to­do el mu­ni­ci­pio) cuen­ta con una red de apar­ca­mien­tos gra­tui­tos en el ex­tra­rra­dio. Pe­ro en Pon­te­ve­dra ha­blar de ex­tra­rra­dio es ha­blar de ape­nas 15 mi­nu­tos ca­mi­nan­do has­ta el cen­tro. Hay nue­ve de esos es­ta­cio­na­mien­tos di­sua­so­rios que su­man más de 1.600 pla­zas de apar­ca­mien­to li­bre.

Apar­ca­mien­tos de 15 mi­nu­tos

En el cen­tro se ha im­pues­to el apar­ca­mien­to de servicios, en con­tra­po­si­ción a la zo­na azul que pre­do­mi­na en otras ciu­da­des. En Pon­te­ve­dra, son pla­zas en to­da la ciu­dad donde se pue­de es­ta­cio­nar un má­xi­mo de 15 mi­nu­tos. Sin

cos­te. Hay al­re­de­dor de mil pla­zas de es­te ti­po en el cen­tro ur­bano y Lo­res as­pi­ra a du­pli­car­las en es­te man­da­to. El go­bierno lo­cal echa sus cálcu­los: ca­da pla­za de servicios pue­de ser ocu­pa­da por cuatro co­ches en una ho­ra, diez horas al día; si hay mil pla­zas, y aun­que fue­ra la mi­tad del uso (dos co­ches por ho­ra), pue­de ha­ber una ro­ta­ción de vein­te mil vehícu­los dia­rios. Al­go im­pen­sa­ble si se tra­ta de es­ta­cio­na­mien­to li­bre, «on­de a xen­te che­ga ás se­te da ma­ñá e non mo­ve o co­che en to­do o día», in­sis­te el al­cal­de.

Otro as­pec­to de la re­con­quis­ta de espacios es la am­plia­ción de las ace­ras en to­do el cas­co ur­bano, lo que ha per­mi­ti­do li­mi­tar mu­chas de las ca­lles a un

úni­co ca­rril. Con ello se ha pa­lia­do uno de los gran­des ma­les de las ciu­da­des ac­tua­les: la do­ble fi­la.

En cuan­to a cal­mar el trá­fi­co, la zo­na 30 en to­do el ám­bi­to ur­bano de­ja da­tos in­con­tes­ta­bles. De seguridad, pues van ya va­rios años sin un so­lo fa­lle­ci­do por atro­pe­llo o ac­ci­den­te en las zo­nas tra­ta­das, a lo que acom­pa­ña una re­duc­ción drás­ti­ca de los he­ri­dos gra­ves. Y am­bien­tal, pues se es­ti­ma que las emi­sio­nes de ga­ses se han re­du­ci­do en un 60 %. Y, con­tra­ria­men­te a lo que se pu­die­ra pen­sar, de esas do­ce mil mul­tas im­pues­tas du­ran­te el año pa­sa­do por los agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal prác­ti­ca­men­te nin­gu­na fue por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad.

CAPOTILLO

El cen­tro de Pon­te­ve­dra ha ex­pul­sa­do el caó­ti­co trá­fi­co ur­bano que pre­si­de otras ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.