¿El fin de Es­pa­ña? ¡Me­nos lo­bos!

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Lo ha pro­cla­ma­do Fran­cesc Homs, ofi­cian­do de ale­vo­so Nos­tra­da­mus: si hay con­de­nas con­tra quie­nes or­ga­ni­za­ron un re­fe­ren­do ile­gal, «se­rá el fin del Es­ta­do es­pa­ñol». So­bre­co­ge­do­ra pro­fe­cía: Es­pa­ña (el Es­ta­do es­pa­ñol, en la jer­ga na­cio­na­lis­ta), a las puer­tas de su des­apa­ri­ción por un mo­ti­vo que so­lo se pue­de ca­li­fi­car co­mo tri­vial: cuatro o cin­co di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, pre­sun­tos au­to­res de va­rios de­li­tos ti­pi­fi­ca­dos en to­das las le­yes pe­na­les de­mo­crá­ti­cas del mun­do, son juz­ga­dos con ple­nas ga­ran­tías por los tri­bu­na­les in­de­pen­dien­tes de un Es­ta­do de de­re­cho; los pro­ce­sa­dos se de­fien­den se­gún las re­glas del sis­te­ma pe­ro ame­na­zan­do al pro­pio sis­te­ma con el que han in­ten­ta­do lo­grar su ab­so­lu­ción: si es­ta no se pro­du­je­ra rom­pe­rían la ba­ra­ja y se­ría «el fin del Es­ta­do es­pa­ñol».

¡Hom­bre, un po­co de hu­mil­dad y de me­su­ra! Si con­de­nan a Homs y a Mas a va­rios años de in­ha­bi­li­ta­ción, se­rá el fin, pe­ro no de Es­pa­ña, sino de sus ca­rre­ras po­lí­ti­cas, que ellos han apro­ve­cha­do para im­pul­sar a lo lo­co dos desas­tres cla­mo­ro­sos. Homs, Mas y su ga­vi­lla han lle­va­do a la an­ti­gua CiU a una de­ba­cle for­mi­da­ble y a Ca­ta­lu­ña a un trá­gi­co ato­lla­de­ro que no tie­ne más sa­li­da que el aban­dono del de­li­rio in­de­pen­den­tis­ta y la len­ta re­com­po­si­ción de unas re­la­cio­nes con el res­to del país que los se­ce­sio­nis­tas han hecho cis­co a sa­bien­das, con su irres­pon­sa­bi­li­dad des­co­mu­nal.

Pe­ro, ¡el fin del Es­ta­do es­pa­ñol! ¡Me­nos lo­bos, Ca­pe­ru­ci­ta! Sin ir más allá del pe­río­do cons­ti­tu­cio­nal de nues­tra his­to­ria, Es­pa­ña ha re­sis­ti­do en las dos úl­ti­mas cen­tu­rias ca­si to­do lo que una men­te hu­ma­na pue­de ima­gi­nar: una gue­rra con­tra Na­po­león, que los es­pa­ño­les ga­na­ron al em­pe­ra­dor fran­cés, en­ton­ces el hom­bre más po­de­ro­so de la Tie­rra; el se­xe­nio ab­so­lu­tis­ta y la dé­ca­da omi­no­sa; tres gue­rras car­lis­tas en po­co más de cuatro décadas; va­rias gue­rras co­lo­nia­les; no me­nos de ocho cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les; re­vo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes; gol­pes de Es­ta­do, se­ma­nas trá­gi­cas, pro­nun­cia­mien­tos, dic­ta­du­ras y dic­ta­blan­das. Y para aca­bar, una Gue­rra Ci­vil de­vas­ta­do­ra y una atroz e in­ter­mi­na­ble dic­ta­du­ra.

A to­do eso, y a mu­cho más, han so­bre­vi­vi­do Es­pa­ña y los es­pa­ño­les, quie­nes tu­vie­ron la fuer­za y el sen­ti­do co­mún necesarios para sa­lir de ese inau­di­to la­be­rin­to cons­tru­yen­do a par­tir de 1977 una de­mo­cra­cia com­pa­ra­ble a las más avan­za­das de su en­torno, un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do que so­lo im­pug­nan los que se han ser­vi­do de él para in­ten­tar di­na­mi­tar­lo (y lle­nar­se de pa­so los bol­si­llos) y un Es­ta­do de de­re­cho gra­cias al cual los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes pue­den, sin ries­go al­guno, pre­su­mir de sus de­li­tos, ame­na­zar a los tri­bu­na­les y pro­cla­mar, co­mo si tal co­sa, que ha­rán es­ta­llar el Es­ta­do si al­guien se atre­ve a apli­car­les la ley a la que es­ta­mos su­je­tos los de­más. Pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te y los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes lo han su­pe­ra­do muy de lar­go. Es ho­ra ya de que se en­te­ren de una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.