Donde di­je di­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - ER­NES­TO S. POMBO

El tiempo se­rá quien nos des­cu­bra si Ciu­da­da­nos es una for­ma­ción po­lí­ti­ca, un co­ro de vo­ces mix­tas o una aso­cia­ción de ami­gos de las al­men­dras ga­rra­pi­ña­das. Por lo vis­to has­ta aho­ra, to­do nos lle­va a pen­sar que se tra­ta de un con­sor­cio de in­tere­ses con un lí­der de­di­ca­do a jus­ti­fi­car sus per­ma­nen­tes al­te­ra­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes de pro­me­sas y pro­gra­ma.

Des­de aquel «no va­mos a apo­yar nin­gún Go­bierno de Ma­riano Ra­joy», que hi­zo his­to­ria, la exis­ten­cia de Ciu­da­da­nos ha si­do una tra­ve­sía de rec­ti­fi­ca­cio­nes y des­men­ti­dos. Lo que iba a ser no fue y lo que pu­do ser, tam­po­co. Y así ha lle­ga­do a una si­tua­ción que lo co­lo­ca a un pa­so del des­cré­di­to ab­so­lu­to, por mu­cho que Ri­ve­ra de­di­que las vein­ti­cua­tro horas al día a jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble.

Aho­ra mis­mo, C’s tie­ne un se­rio pro­ble­ma en Mur­cia. Se lla­ma Pe­dro An­to­nio Sán­chez y es un impu­tado que pre­si­de la co­mu­ni­dad, si­tua­ción que el par­ti­do, o lo que sea, di­jo que no per­mi­ti­ría. Pe­ro ahí si­gue y los po­pu­la­res no pa­re­cen dis­pues­tos a apear­se del bu­rro. Aun­que no so­lo es Mur­cia. La lu­cha con­tra la co­rrup­ción, la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, los afo­ra­mien­tos, la li­mi­ta­ción de man­da­tos, la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos y otras mu­chas con­quis­tas que si­tua­ron co­mo líneas ro­jas, aho­ra re­sul­ta que son asun­tos sin im­por­tan­cia.

Ra­joy, que se las sa­be to­das, ha ju­ga­do in­te­li­gen­te­men­te con Ri­ve­ra, que es un ad­ve­ne­di­zo. Y le ha tras­la­da­do un pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad, de com­pro­mi­so con sus mi­li­tan­tes y elec­to­res y has­ta de su­per­vi­ven­cia. El pro­ble­ma no lo tie­nen los po­pu­la­res, lo tie­nen quie­nes se enor­gu­lle­cie­ron de de­cir­nos que con ellos na­da iba a ser igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.