Ra­joy desafía a Ri­ve­ra por­que no cree que se atre­va a rom­per

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - G. B.

Te­nía el PP in­ten­ción de cum­plir el pac­to de in­ves­ti­du­ra con Ciu­da­da­nos cuan­do lo fir­mó? A juz­gar por las de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das ayer por los po­pu­la­res, es evi­den­te que no. «En aquel mo­men­to es­ta­ba en juego la go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña y es ló­gi­co que di­jé­ra­mos sí a las con­di­cio­nes, por­que eran irre­nun­cia­bles» ase­gu­ró Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo, el nue­vo hom­bre fuer­te del PP. La pri­me­ra con­clu­sión es que fir­ma­ron aquel do­cu­men­to a sa­bien­das de que no cum­pli­rían. Pe­ro la se­gun­da, y aca­so más im­por­tan­te, es que con­si­de­ran que aho­ra ya no es­tá en juego la go­ber­na­bi­li­dad del país y por eso pue­den per­mi­tir­se, al con­ta­rio que en­ton­ces, po­ner las car­tas bo­ca arri­ba y de­cir­les que no a los de Al­bert Ri­ve­ra. Es de­cir, que Ma­riano Ra­joy no da nin­gu­na cre­di­bi­li­dad a las ad­ver­ten­cias de Ciu­da­da­nos y es­tá se­gu­ro de que los na­ran­jas no tie­nen más sa­li­da po­lí­ti­ca que apo­yar­lo, cum­pla o no, por­que lo con­tra­rio con­du­ci­ría a unas nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en las que, de ce­le­brar­se, el PP es­tá con­ven­ci­do de que re­cu­pe­ra­ría una buena par­te de los vo­tos ce­di­dos a la for­ma­ción de Ri­ve­ra. Del otro la­do, es­te se en­cuen­tra en un com­pro­mi­so. Ra­joy le ha ido ga­nan­do to­dos los pul­sos que ha echa­do has­ta aho­ra y ade­más li­mi­ta ca­da día su pa­pel al de «so­cio pre­fe­ren­te», de­jan­do cla­ro que no lo con­si­de­ra el úni­co so­cio po­si­ble. Si quie­re con­ser­var su ima­gen de par­ti­do que sir­ve de con­trol y con­tra­pe­so a al PP, Ciu­da­da­nos es­tá aho­ra obli­ga­do a ha­cer un ges­to con­tun­den­te que per­mi­ta vi­sua­li­zar que es al­go más que una bi­sa­gra de los po­pu­la­res y que no te­me a las con­se­cuen­cias de rom­per su acuer­do con ellos.

Si hay al­go se­gu­ro, es que Ra­joy no va a ce­rrar­se la puer­ta a vol­ver a ser can­di­da­to, por lo que la li­mi­ta­ción de man­da­tos ja­más sal­drá ade­lan­te con los vo­tos del PP. Y, res­pec­to a la otra pie­za cla­ve del acuer­do, la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de los po­pu­la­res, la es­tra­te­gia es di­la­tar al má­xi­mo ese pro­ce­so, pe­ro sin dar un por­ta­zo, por­que Ra­joy es cons­cien­te de que re­sul­ta­ría ca­tas­tró­fi­co que esa co­mi­sión lle­ga­ra a crear­se con una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va, ya que eso su­pon­dría que PP y Ciu­da­da­nos per­de­rían el con­trol de la in­ves­ti­ga­ción y, lo que es peor, de sus con­clu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.