Ar­tur Mas ale­ga an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo que na­die les di­jo que el 9N po­día ser un «gran de­li­to»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

Po­co más de vein­te mi­nu­tos du­ró ayer la com­pa­re­cen­cia de Ar­tur Mas en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de­cla­ró an­te el tri­bu­nal de la Sa­la Se­gun­da (de lo pe­nal) que juz­ga al dipu­tado y por­ta­voz par­la­men­ta­rio de PDECat, Fran­cesc Homs, por de­li­tos de desobe­dien­cia gra­ve y pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, por los que el fis­cal pi­de nue­ve años de in­ha­bi­li­ta­ción. Mas com­pa­re­ció en su do­ble con­di­ción de tes­ti­go y acu­sa­do, ya que tie­ne una cau­sa abier­ta por los mis­mos he­chos que ya ha si­do juz­ga­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC), donde re­cla­man para él diez años de in­ha­bi­li­ta­ción para em­pleo o car­go pú­bli­co.

En su in­ter­ven­ción, re­cor­dó que tras el acuer­do del Par­la­men­to ca­ta­lán para ce­le­brar el «pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo» del 9 de no­viem­bre del 2014 la pri­me­ra ver­sión del pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, fue que se tra­ta­ba de una no­ti­cia «ex­ce­len­te» por­que se ha­bía ro­to la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. «Yo le con­tes­té que a ve­ces las no­ti­cias ex­ce­len­tes du­ran po­co y la si­guien­te de­ci­sión del Go­bierno fue de mo­fa, de reír­se y me­nos­pre­ciar una nue­va ocu­rren­cia de Mas», se­ña­ló el com­pa­re­cien­te. «Nun­ca pen­sé que una ocu­rren­cia, co­mo di­jo el pre­si­den­te Ra­joy, aca­ba­ría en el Su­pre­mo o en el TSJC», sub­ra­yó Mas por la res­pues­ta de los tri­bu­na­les al desafío so­be­ra­nis­ta. «Na­die di­jo que po­dría ser un gran de­li­to, co­mo pa­re­ce aho­ra», ma­ti­zó.

Jus­ti­fi­ca­cio­nes

Al re­ci­bi­mien­to de molt ho­no­ra­ble pre­si­dent por par­te de la abo­ga­da de la de­fen­sa, Eva La­bar­ta, Mas re­la­tó al tri­bu­nal los trá­mi­tes que de­ri­va­ron en la ce­le­bra­ción del «pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo» del 9N, sus­pen­di­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y de for­ma pos­te­rior de­cla­ra­do ile­gal. «Ade­lan­té las elec­cio­nes por­que hu­bo una ma­ni­fes­ta­ción muy im­por­tan­te en sep­tiem­bre del 2012 y en­ten­dí que aque­lla pre­sión que ha­bía en la ca­lle de­bía con­fir­mar­se en las ur­nas. Que­ría com­pro­bar has­ta qué pun­to ha­bía una ma­yo­ría a fa­vor del de­re­cho a de­ci­dir. En de­mo­cra­cia es lo pri­me­ro que va­le, al me­nos para mí», ase­gu­ró Mas.

El re­sul­ta­do en fa­vor del de­re­cho a de­ci­dir, su­pe­rior a dos ter­cios, fue un pri­mer man­da­to del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co para pro­mo­ver una con­sul­ta que per­mi­tie­ra es­cu­char la voz de la gen­te en ese mo­men­to, di­jo Mas. «No se to­ma­ron de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les. Se in­ten­tó y se em­pe­zó a cons­truir un mar­co le­gal en Ca­ta­lu­ña para pro­mo­ver una con­sul­ta le­gal y ese fue el ob­je­to de dis­tin­tos man­da­tos del Par­la­men­to», se­ña­ló el tes­ti­go para de­fen­der su ac­tua­ción.

Mas sub­ra­yó que ni la con­sul­ta que pro­mo­vie­ron ni el pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo que se ideó en sus­ti­tu­ción de la con­sul­ta «te­nían efec­tos le­ga­les vin­cu­lan­tes». «Es­ta­mos ape­lan­do al de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción, a la li­ber­tad de ex­pre­sión e ideo­ló­gi­ca, y di­je per­so­nal­men­te que eso no te­nía con­se­cuen­cias le­ga­les vin­cu­lan­tes, te­nía po­lí­ti­cas, pe­ro no le­ga­les vin­cu­lan­tes».

Al igual que Homs el pa­sa­do lu­nes, reite­ró que la re­so­lu­ción sus­pen­si­va del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal fue po­co cla­ra y que las ad­ver­ten­cias de con­se­cuen­cias le­ga­les y pe­na­les no exis­tie­ron. «El co­rreo elec­tró­ni­co que re­ci­bi­mos con la sus­pen­sión se trans­for­mó en una no­ti­fi­ca­ción por co­rreo y nun­ca más tu­vi­mos co­no­ci­mien­to de nin­gu­na otra reac­ción del Cons­ti­tu­cio­nal», ase­gu­ró Mas, quien tu­vo una cu­rio­sa des­pe­di­da con el pre­si­den­te del tri­bu­nal, Ma­nuel Mar­che­na. «Que ten­ga buen via­je», le di­jo es­te; «Que ten­gan us­te­des bue­nos jui­cios», res­pon­dió Mas.

A la sa­li­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo fue in­cre­pa­do e in­sul­ta­do por va­rios ul­tras. «Trai­dor», «se­di­cio­so» y «gol­pis­ta» fue­ron los ad­je­ti­vos más sua­ves. Hoy con­clu­ye el jui­cio con los in­for­mes pe­ri­cia­les y la úl­ti­ma pa­la­bra de Homs. Mas com­pa­re­ció ayer co­mo tes­ti­go an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

ZIPI EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.