Trump acu­sa a Oba­ma de ur­dir las fil­tra­cio­nes y pro­tes­tas en su con­tra

Crí­ti­cas al pre­si­den­te de 120 ge­ne­ra­les por au­men­tar el gasto mi­li­tar a cos­ta de la di­plo­ma­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Do­nald Trump si­gue vien­do la mano de su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma en mu­chas de las ac­cio­nes ne­ga­ti­vas que han te­ni­do lu­gar a lo lar­go de sus cin­co se­ma­nas de man­da­to. «Creo que Oba­ma es­tá de­trás», di­jo rotundo Trump al re­fe­rir­se a las pro­tes­tas que mu­chos con­gre­sis­tas republicanos han su­fri­do en los town halls (asam­bleas lo­ca­les) de sus dis­tri­tos. «Es­tá de­trás por­que su gen­te es­tá de­trás, pe­ro en­tien­do que así es la po­lí­ti­ca», aña­dió el pre­si­den­te acu­san­do también al Par­ti­do De­mó­cra­ta.

Las impu­tacio­nes no se que­da­ron ahí. Trump también vio a Oba­ma co­mo la mano que me­ce la cu­na de to­das las fil­tra­cio­nes que ator­men­tan a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción y ase­gu­ró te­ner «al­gu­na idea» so­bre quié­nes fil­tran in­for­ma­ción, te­nien­do en cuen­ta que al­gu­nas agencias del Go­bierno y la pro­pia Casa Blan­ca man­tie­nen «a gen­te de otros go­bier­nos». A día de hoy, Trump so­lo ha nom­bra­do a 30 car­gos de los 550 que de­pen­den de la Casa Blan­ca.

El pre­si­den­te apro­ve­chó para po­ner­se no­ta a sí mis­mo: So­bre­sa­lien­te en es­fuer­zo y lo­gros. A pe­sar de que la hu­mil­dad no es una sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el neo­yor­quino qui­so ha­cer au­to­crí­ti­ca y de ma­ne­ra na­da ha­bi­tual se pu­so un apro­ba­do ras­pa­do en cuan­to a la co­mu­ni­ca­ción que han prac­ti­ca­do des­de su ga­bi­ne­te. «Po­dría­mos ha­ber ex­pli­ca­do me­jor las co­sas», di­jo en alu­sión a las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias que tan­tas crí­ti­cas han des­per­ta­do en to­do el mun­do. Pe­ro su pul­so per­ma­nen­te no es so­lo en cues­tio­nes de in­mi­gra­ción.

En las úl­ti­mas horas, su in­ten­ción de re­cor­tar el gasto del De­par­ta­men­to de Es­ta­do y sus pro­gra­mas de ayu­da ex­te­rior, ha desata­do la ira de buena par­te de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se. Así, 120 ge­ne­ra­les y al­mi­ran­tes re­ti­ra­dos han en­via­do una car­ta a los lí­de­res del Con­gre­so en la que aler­tan del ries­go para la seguridad mun­dial, que su­po­ne de­jar sin fon­dos a la di­plo­ma­cia. Agencias co­mo Usaid, por ejem­plo, «son crí­ti­cas para pre­ve­nir el con­flic­to y re­du­cir la ne­ce­si­dad de en­viar a nues­tros hom­bres y mu­je­res al fren­te».

En­tre los fir­man­tes de la mi­si­va se en­cuen­tran fi­gu­ras tan re­le­van­tes co­mo el ex­je­fe de las fuer­zas ar­ma­das, Geor­ge Ca­sey, o el ex­di­rec­tor de la CIA, Da­vid Pe­traeus y a quien el pro­pio Trump con­si­de­ró co­mo can­di­da­to para li­de­rar la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do.

El re­cor­te or­de­na­do por el pre­si­den­te es ne­ce­sa­rio para que el re­pu­bli­cano cum­pla su ob­je­ti­vo de au­men­tar el gasto mi­li­tar en 54.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

El mag­na­te se da un so­bre­sa­lien­te en lo­gros y es­fuer­zo y un apro­ba­do ras­pa­do en co­mu­ni­ca­ción

BRENDAN SMIALOWSKI AFP

Con­way, des­cal­za en el des­pa­cho oval. Una in­tras­cen­den­te re­cep­ción de Trump a un gru­po de lí­de­res uni­ver­si­ta­rios ne­gros desató una nue­va polémica por la ima­gen de la ase­so­ra Kell­yan­ne Con­way des­cal­za, so­bre uno de los so­fás del des­pa­cho pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.